Poc5004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19980417

Título: Nosotros participamos de la Pasion del Senor, al igual que de su Resurreccion

Original en audio: 4 min. 15 seg


Es muy interesante constatar en esa primera lectura cómo los personajes que intervienen y las técnicas que utilizan en la persecución de los Apóstoles, son semejantes a los que se utilizaron con Jesús.

De nuevo interviene los sumos sacerdotes, volvemos a escuchar los mismos nombres de la Pasión de Cristo: Anás, Caifás; de nuevo la cárcel, de nuevo los soldados, de nuevo los juicios, las acusaciones, los interrogatorios. Y ya aquí una enseñanza: lo que le pasó a Jesús, le pasa a los discípulos de Jesús.

Este es el cumplimiento de algo que había dicho el mismo Cristo; Él les había dicho "Sí a mí me han perseguido, os perseguirán a vosotros" San Juan 15,20. Y especialmente en este relato del comienzo del capítulo cuarto de los Hechos, vemos que así sucede tal cual.

Por decirlo de alguna manera, ellos creen que utilizando los mismos recursos que valieron contra Cristo, podrán detener a los seguidores de Cristo.

Y el desenlace hasta cierto punto es semejante; por ejemplo, el Apóstol Santiago, el hermano de Juan, pues va a ser degollado; Santiago, el hermano de Juan, va a seguir el camino de Jesús hasta el martirio, hasta el derramamiento de su propia sangre.

O sea que en ese sentido, el destino de los cristianos se parece al destino de Cristo, pero otras veces el poder de Dios hará prodigios como las liberaciones milagrosas de la cárcel y otras obras semejantes, con las cuales se muestra, ya en esta tierra, el poder de la Resurrección del Señor.

Lo interesante es comprobar, pues por una parte eso, que nosotros seguimos el camino de Jesús, y por consiguiente participamos de su Pasión, pero por otra parte comprobar, ver que el poder de su Resurrección ya obra en nosotros. Así, mientras que Jesús en su Pasión era como Cordero manso, más bien las palabras que el Espíritu Santo le inspira a Pedro hacen que los que los estaban juzgando a ellos terminan siendo juzgados.

Con altanería, con la fuerza del que tiene el poder, les preguntan: "Con qué poder o en nombre de quién habéis hecho eso?" Hecho de los Apóstoles 4,7, como si fuera un crimen.

Y lo primero que hace Pedro es decir: "Bueno, pues hoy nos están juzgando porque hemos hecho una obra buena" Hecho de los Apóstoles 4,9, con lo cual quedan juzgados los jueces.

Un juez que juzga y pretende condenar por el bien, ¿qué clase de juez es? Y luego les dice: "Pues quede bien claro a todos vosotros que ha sido el Nombre de Jesucristo Nazareno, a quien vosotros crucificasteis, y a quien Dios resucitó de entre los muertos" Hecho de los Apóstoles 4,10.

Pedro invierte el juicio, y quedan juzgados los que pretenden juzgarlos a ellos. De este modo, aunque participamos de la Pasión del Señor, ya experimentamos la gracia de su Resurrección. Y como después dirían los Santos Padres: "Al perseguirnos nos multiplican; y la sangre de mártires es semilla de nuevos cristianos".