P075014a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

En la primera lectura encontramos a un pagano, a un hombre llamado Festo, él le está explicando a otro pagano, un rey llamado Agripa, le está explicando el cristianismo, como él lo ve, éste es un pagano, Festo, hablándole a otro pagano, Agripa.

Lo interesante de este planteamiento es que Festo, trata de entender, creemos y para entender el escucha lo que dice el Apóstol San Pablo, por un lado y escucha lo que dicen los acusadores de Pablo, es decir muchas autoridades judías de aquella época. Festo se encuentra perdido, dice él mismo en esa discusión, por un lado, está Pablo y por otro lado están los acusadores de Pablo y lo que dice pues es contradictorio, él dice que son discusiones de su religión y también de un asunto de un difunto llamado Jesús, que Pablo dice que está vivo. En las palabras de este pagano siendo como es un pagano podemos reconocer rasgos muy profundos de lo que es nuestra fe cristiana. En primer lugar, está claro que nuestra fe cristiana hunde sus raíces como un injerto compara alguna vez San Pablo, refiriéndose a la fe de nosotros los venidos de la gentilidad. Nuestra fe hunde sus raíces en el suelo judío, hemos recibido todo el Antiguo Testamento, toda la hermosura de las promesas y todo el testimonio de una ley sabia y santa, eso lo hemos recibido de los judíos, así que claramente ahí hay un aspecto en el que Festo acierta.

En segundo lugar acierta, porque el cristianismo no es una derivación o una manera de vivir el judaísmo, claramente, eso lo ve él perfectamente, claramente hay una ruptura, claramente hay discusión y se ve que no hay modo de componer una cosa con la otra y esa claridad que tiene Festo, es importante para nosotros porque nos están enseñando lo segundo, que aunque venimos del judaísmo, no somos judíos, nuestra salvación está puesta en el Nombre de Jesucristo, y eso el judaísmo por sus solas fuerzas no lo afirma, que Jesús de Nazaret sea el Mesías, el Hijo de Dios de nuestra carne, que murió para perdón de nuestros pecados y resucitó para que fuéramos salvos en su Nombre no lo admite el judaísmo.

El tercer rasgo, es la centralidad de la resurrección, lo que hace que Cristo no sea un profeta más, como decir Jeremías, Isaías, lo esencial está en la resurrección de Cristo, porque eso sí marca una victoria definitiva sobre el pecado, como dice la Carta a los Hebreos: “En cambio se presentó Cristo como sumo sacerdote de los bienes futuros a través de una tienda mayor y más perfecta, no fabricada por mano de hombre, es decir, no de este mundo. Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una liberación definitiva”. (Hb 9,11-12). Nosotros no estamos repitiendo sacrificios por el perdón de los pecados, es solamente un sacrificio, es solamente una ofrenda, la de la cruz, que ha sido acogida, aceptada y ratificada por el Padre, en el hecho de la resurrección es solamente ahí donde está nuestra esperanza, es solamente ahí donde está nuestra alegría.

Los tres grandes rasgos principales del cristianismo, así los entendió Festo, que hundimos nuestras raíces en el judaísmo, que no somos simplemente judíos ni una manera de vivir la religión judía y que lo central para nosotros es la resurrección, ahora hagamos una pregunta, si lo entendió Festo, que era un pagano, ¿Por qué parece a veces que hay tantos católicos que no terminan de enterarse, por dónde va su fe?. Que Dios nos ayude. Amen.