P075007a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20110610

Título: Un difunto llamado Jesús que sin embargo está vivo: esta es la clave de nuestra fe

Original en audio: 4 min. 22 seg.


La primera lectura del día de hoy en la Santa Misa tiene un testimonio demasiado interesante: se trata de la visión de un pagano sobre el misterio cristiano. Este pagano es un funcionario del Imperio Romano, su nombre es Festo.

Festo acaba de asumir su oficio que ha recibido de su antecesor, un hombre llamado Félix. Y resulta que Félix había apresado a Pablo, en parte lo había apresado para salvarlo porque querían linchar a Pablo, enemigos de parte del Judaísmo querían linchara Pablo. Entonces Félix lo metió en la cárcel.

Félix terminó su oficio, llegó su sucesor que se llamaba Festo, y este Festo tiene que presentar informe sobre Pablo a otro funcionario de mayor rango llamado Agripa, el rey Agripa.

Entonces Festo tiene que explicar, siendo pagano, tiene que explicar en sus propias palabras cuál es el problema con ese tal Pablo, y es aquí donde digo que su testimonio resulta demasiado interesante.

Porque Festo es un hombre inteligente, Festo no es ningún tonto, Festo además tiene un cierto sentido de la justicia, él quiere que se sigan los patrones, quiere que se siga el criterio que utilizan los romanos, que por algo son famosos en esto del Derecho, se habla del Derecho Romano.

Festo, pues, tiene un sentido de la justicia y un sentido de la verdad, y entonces ve que todo el problema entre Pablo y sus acusadores es un asunto de religión, y resume el problema con las siguientes palabras: "Se trata de una discusión sobre un difunto llamado Jesús que Pablo dice que está vivo" Hechos de los Apóstoles 25,19.

Esta es la mirada que un pagano tiene sobre el mundo cristiano: "De lo que se trata es de un difunto llamado Jesús que Pablo dice que está vivo" Hechos de los Apóstoles 25,19. Y qué buen resumen, si lo pesamos bien, porque ahí está todo.

Cuando se habla de ese difunto, es decir, cuando se habla de la muerte de Cristo, se habla también del desenlace de su misión, se habla también del tamaño de su entrega, y se habla también de los sentimientos más hermosos de ese corazón, como por ejemplo, perdonar a sus enemigos y orar por los que lo estaban torturando.

De modo que en la muerte de Cristo hay todo un mensaje, pero ese mensaje quedaría en el absurdo sin la otra parte: "Se trata de un difunto llamado jesús, -dice Festo-, un difunto que Pablo dice que está vivo" Hechos de los Apóstoles 25,19.

Es decir que esa manera de vivir y morir que tuvo Cristo, esa generosidad, esa bondad, esa oración, no han caído en el absurdo, más bien, esa bondad es más fuerte que la muerte, y por consiguiente, ese modo de amar y vivir es el camino para nosotros, también para Festo y para Félix, también para Agripa y por supuesto para Pablo.

Ahí está entonces la clave de nuestra fe: un difunto llamado Jesús que sin embargo está vivo. Uno que ha vivido y ha amado de tal modo, Uno que ha estado unido al Padre, Uno que viene del Padre como regalo y que ha vencido a la muerte, y así es camino de salvación para todos los que creemos en Él.

Bendito su Nombre por siempre.

Amén.