P053002a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20100505

Título: Nuestra Iglesia, guiada por el Espiritu Santo, va encontrando una ruta a lo largo de las dificultades en los distintos siglos.

Original en audio: 12 min. 56 seg.


Queridos Hermanos:

En la primera lectura, tomada del libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos el ambiente, el contexto que dio lugar a lo que se ha llamado el Primer Concilio de la Iglesia.

La Iglesia, a lo largo de su historia, ha tenido momentos de especial discernimiento, de especial dificultad, en los cuales ella misma se ha visto en la necesidad de orar, de pedirle luz a Dios para esclarecer el camino.

Por ejemplo, recordaremos todos el Concilio Vaticano Segundo, que se reunió entre los años 1962 y 1965; es decir, no hace mucho relativamente.

En cada concilio, la Iglesia ha tenido que abordar dificultades diversas. A veces se trata de problemas doctrinales.

Por poner el caso, a comienzos del siglo cuarto se reunió un concilio en la pequeña ciudad de Nicea; así se llama: Nicea. Y en ese concilio, el primero que se celebró en Nicea, hubo que reflexionar sobre un problema muy serio.

Resulta que había un cierto sacerdote que andaba por ahí predicando que Cristo no era de la misma naturaleza del Padre. Este hombre se llamaba Arrio, y dio origen a toda una corriente que se conoce como el arrianismo. Y entonces, la divinidad de Cristo resultaba imposible de afirmarse según éso que enseñaba este sacerdote.

Según Arrio, Cristo no era verdaderamente Dios, sino que Cristo era creado por Dios. Fíjate que en El Credo nosotros decimos exactamente lo contrario de lo que aseguró Arrio. Nosotros decimos que Cristo es "engendrado, no creado".

Y sucede que él manifestaba que Cristo había sido creado por Dios al comienzo de toda la Creación. Es un problema teológico de considerable dificultad, en el cual es posible argumentar de muchas maneras.

Hay textos bíblicos que parecen apoyar la idea de Arrio: por ejemplo, cuando Cristo afirma que, "el Padre es mayor que Él" (véase San Juan 14,28). Pero, hay otros textos que definitivamente contradicen a Arrio, como aquel que dice: "En el principio existía la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios" (véase San Juan 1,1).

Uno ve que no hay una solución fácil en ese punto, en ese discernimiento, y por eso se reunieron los obispos de aquella época. En el año 324 se reunieron en la ciudad de Nicea para discernir ese problema tan difícil.

Otro concilio que también es muy famoso, es el Concilio de Trento. Éste se reunió en varias ocasiones en la segunda mitad del siglo dieciséis. El Concilio de Trento tuvo que afrontar las dificultades causadas por el surgimiento del protestantismo, es decir, todo ese movimiento reformista que tiene su origen en hombres como Martín Lutero, como Juan Calvino y algunos otros.

Entonces, la reforma protestante, el movimiento protestante, estaba teniendo un serio impacto en la vida de los cristianos de aquella época. Y el Concilio de Trento, aunque trató de muchas maneras de muchos temas, le dio una importancia fundamental a esclarecer la doctrina que estaba siendo cuestionada por los reformadores protestantes.

El Concilio de Trento, entre otras cosas, fue también el que estableció la creación de los seminarios. Nosotros sabemos que quienes se forman para sacerdotes en esta Diócesis de Chiquinquirá, sacerdotes del clero diocesano, tienen que ir al seminario.

En el caso de esta diócesis, van a un seminario grande, el Seminario de Tunja. Otras diócesis o arquidiócesis tienen su propio seminario. Por ejemplo, Bogotá, por supuesto, tiene el seminario que se llama Seminario Conciliar San José.

Pues bien, ésto de que los sacerdotes se formen en seminarios, fue una decisión que tomó el Concilio de Trento.

¡Qué hermosa es la historia de la Iglesia! En el recorrido por estos distintos concilios, uno puede ver que la Iglesia realmente es como una nave que ha tenido que surcar todo tipo de aguas, a veces relativamente tranquilas, pero con mucha frecuencia aguas encrespadas, aguas tormentosas.

A finales del siglo diecinueve hubo un concilio importante que se reunió en el Vaticano, que se llama, precisamente, el Concilio Vaticano, o para ser más exactos, Concilio Vaticano Primero. Porque, el Concilio Vaticano Segundo fue éste que se reunió como ya dije, entre 1962 y 1965.

El Concilio Vaticano Primero se llevó a cabo por los años sesenta, pero del siglo diecinueve. Y ahí tuvo que afrontar otro tipo de problemas, especialmente los creados por las tendencias ateas, por el liberalismo extremo y también por el comunismo ateo.

En ese ambiente tan adverso a la Iglesia, el Concilio Vaticano Primero tuvo que hablar con mucha fuerza sobre la posibilidad de conocer a Dios usando nuestra razón, indicando así que el conocimiento de Dios no es algo contrario a la naturaleza del ser humano, sino más bien conforme a nuestro propio ser, a nuestra propia naturaleza.

El Concilio Vaticano Primero tuvo una gran importancia, tuvo bastante impacto, pero tuvo que terminar también de una manera un poco abrupta, por la situación política de Italia en aquella época.

Les repito, mis hermanos: la historia de la Iglesia es fascinante. Yo creo que nosotros como católicos, deberíamos hacer mucho más para conocer esta historia. Porque, detrás de cada concilio, no solamente había grandes problemas, sino que también hubo grandes hombres, grandes santos, grandes maestros, grandes testigos del Evangelio.

Hombres, y además, por supuesto, algunas mujeres, que con sus intuiciones, con sus palabras, con sus escritos, han ayudado a descubrir la voz de Dios en el transcurso de los siglos.

Pues, toda esta historia de concilios, toda esta historia que podemos llamar gloriosa, porque es finalmente la presencia providente y amorosa de Dios, tiene su origen, o tiene su comienzo, en el Concilio de Jerusalén, que es la situación a la que hace referencia la primera lectura de hoy.

En aquella ocasión el problema que había que afrontar era éste: Si una persona no es judía, ni viene de familia judía, ni ha practicado nunca la Ley de Moisés que es para los judíos, si esa persona se convierte al cristianismo, ¿tiene que practicar las leyes, los preceptos de Moisés? ¿Rige la Ley de Moisés sobre estos convertidos del paganismo?

Nos damos cuenta, ya por el texto que leímos hoy, que ésto dio ocasión a una serie de discusiones. Como sucedió o como ha sucedido en todos los concilios, las distintas posturas tenían argumentos fuertes.

Por ejmplo, alguien podría decir: "Si la Ley de Moisés fue dada verdaderamente por Dios, y si la Ley del Señor es perfecta y es descanso del alma, -"el precepto del Señor es fiel e instruye al ignorante" (véase Salmo 19,7), como dice uno de los salmos-, ¿cómo vamos a rechazar esa Ley de Moisés? Tiene que ser válida para todo el mundo".

Sin embargo, hay otros argumentos, como lo que nos dice la Carta a los Hebreos cuando afirma que, "la primera alianza ha mostrado ya su insuficiencia" (véase Carta a los Hebreos 8,13). Y además: "Lo viejo ha pasado, lo nuevo ha comenzado" (véase 2 Corintios 5,17).

De manera que nosotros estamos en alianza con Dios, pero no en los términos de la alianza que se selló con Moisés, sino en los términos que se selló en la Sangre del Cordero Pascual, nuestro Cordero Pascual que es Jesucristo.

Una vez más, esta situación, este problema, está lleno de dificultades, está lleno de cierta confusión; pero al mismo tiempo, está lleno de esa presencia providente de Dios.

Lo importante en todas estas discusiones y en todos estos procesos de discernimiento, es que nosotros nos afiancemos en la certeza de que es el Espíritu Santo el que nos guía hacia la verdad completa.

Éso lo dijo Jesucristo a sus Apóstoles en la Última Cena: "El Espíritu, el Paráclito los va a llevar hacia la verdad completa" (véase San Juan 16,13).

Con esa certeza, nosotros nos sentimos acompañados y dirigidos por el Espíritu Santo de Dios. Sentimos que Él está con nosotros, sentimos que no somos un pueblo abandonado únicamente al capricho de lo que diga la mayoría.

¡Qué tristeza la gente que sólo tiene democracia para guiarse en este mundo! ¡Qué tristeza! Porque, éso significa que ahí se cumple lo que dijo Cristo: "Ciegos guiando a otros ciegos" (véase San Mateo 15,14).

Cuando sólo existe la democracia, es decir, cuando sólo existe la opinión de la mayoría, pues, finalmente lo que termina sucediendo es el imperio de la retórica, la publicidad, el marketing, el que sepa persuadir con mayor eficiencia.

¡Y qué triste herramienta es ésa cuando se trata de encontrar la verdad y de hallar una ruta por los caminos a veces tan inciertos de esta vida!

Afortunadamente, o digo yo mejor, providencialmente, nuestra Iglesia no se encuentra en esa condición. Hay que decir con alegría: ¡Nuestra Iglesia no es una democracia!

Nuestra Iglesia va siendo guiada, va siendo acompañada por el Espíritu Santo, y según el ministerio, según el servicio de nuestros pastores, va encontrando una ruta a lo largo de las dificultades en los distintos siglos.

Con esa conciencia del acompañamiento que nos da el Espíritu Santo de Dios, con esa certeza de la voz de Dios en la voz de nuestros pastores, sigamos esta celebración eucarística llenos de gozo, porque somos el pueblo de Dios.

Amén.