P036005a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20030510

Título: La carne no es solamente cuerpo

Original en audio: 10min.2seg.


Dice Jesús: "El Espíritu es el que da vida, la carne no sirve de nada" (véase San Juan 6, 60-69 ).

¿Qué sería lo que quería enseñarnos Jesús con esas palabras?

"El Espíritu es el que da vida, la carne no sirve de nada". Bueno, carne ahí no puede ser solamente cuerpo, porque en este mismo Capítulo Sexto, recordemos que Jesús nos dijo: "Mi carne es verdadera comida" ( véase San Juan 6, 48-58 ). Entonces la carne sí sirve de algo, porque Jesús dice: "Mi carne es verdadera comida".

Carne ahí no es solamente cuerpo. Cuando Jesús dice: "La carne no sirve de nada" ( véase San Juan 6, 60-69 ) , ¿a qué se refiere? No debe ser solamente al cuerpo.

En la mentalidad judía la carne se refiere, se refiere como a esa condición que tenemos los seres humanos, que nos hace por una parte abiertos a comunicarnos con los demás, porque uno se comunica es a través del cuerpo.

Nosotros nos comunicamos es con la mirada que hacemos, con la voz que pronunciamos, con el abrazo que damos. Toda comunicación es una comunicación corporal mientras estamos en esta tierra.

De manera que la carne es la posibilidad de comunicación, pero la carne es también toda la fragilidad del ser humano, toda esa búsqueda de sustento.

Y por eso San Pablo, cuando habla de los pecados de la carne, no se refiere solamente a los aspectos de la sexualidad humana, sino se refiere, por ejemplo, a las roscas que llamamos en Colombia, los partidos, ese aliarse varias personas para sentirse fuertes, esa necesidad de estar buscando uno como compinches ,o como amigos ,o como amiguitos o amigotes, amiguitas o amigotas , ésa necesidad, ésa necesidad tan grande.

Esa necesidad, pues pertenece a nuestra naturaleza social, pertenece a nuestra fragilidad, pertenece a nuestra carne. Y Jesús está diciendo que de esa carne, de esa carne no se puede esperar nada.

Yo puedo relacionar esto con las intenciones que comentábamos hace un momento. Alguna de ustedes, por ejemplo, habla de una prima que se acaba de fugar de la casa.

Y están cerca de nosotros y nosotros quisiéramos que ,porque son de nuestra carne y nuestra sangre, entendieran más fácilmente el mensaje. Pero la carne muchas veces no lo logra.

Es solamente el Señor con su Espíritu el que hace la obra.

Quién de nosotros no tiene en la familia un caso parecido: un hermano o una hermana, a veces el mismo papá o la misma mamá que se vuelven como impermeables, se vuelven como refractarios, se vuelven como duros.

Y nuestras opciones les parecen caprichos, y nuestros grandes amores les parecen ridículos, y nuestras devociones les parecen pérdida de tiempo. Y son de nuestra carne y nuestra sangre. Y nuestra carne y nuestra sangre no logran nada en esas personas.Ahí se cumple la Palabra de Cristo. Realmente ,porque sean carne nuestra y sangre nuestra,no quiere decir nada.