P031007a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20120423

Título: Jesus nos muestra cual es la transicion que hay que dar entre el pan material y el Pan del Cielo

Original en audio: 4 min.


La Iglesia ha querido que, durante el tiempo pascual, contemplemos con ojos nuevos, los ojos que nos da la Pascua, el milagro de la multiplicación de los panes. Como ya hemos comentado, este milagro lo cuentan los cuatro Evangelios, pero Juan, como de costumbre, le da un enfoque distinto, especial.

Recordemos que para el Evangelista Juan no solamente interesa el hecho de que se multiplicaron los panes, le interesa el significado; hecho y significado, con esta ventaja: mientras que el hecho pasa y queda necesariamente en el ayer, el significado permanece. Y el capítulo sexto de San Juan es el que nos va conduciendo como de la mano en esa transición del hecho al significado. La parte que hemos oído en el evangelio de hoy es exactamente el momento en el que se da esa transición.

Según nos cuenta Juan, Jesús hace la multiplicación de los panes, se sube a orar a la montaña, y entonces sus discípulos van por el lago; Jesús no se va con ellos, pero luego los alcanza y no hay explicación posible a ojos de la gente de qué es los que ha sucedido.

"Maestro, ¿cuándo has venido aquí?" San Juan 6,25, le pregunta la gente. Se dan cuenta que, además del milagro del pan, hay otros milagros que Jesús está realizando, hay otras cosas extrañas que rodean la figura de Cristo. Pero Jesús no responde directamente a la pregunta. Esto no debe extrañarnos porque, en el evangelio de Juan, preguntar es una señal de poder, de autoridad; el que pregunta, el que cuestiona siempre hace una demostración de poder. Así por ejemplo, es el juez el que le pregunta a un acusado, no el acusado el que le pregunta al juez.

Jesús en el evangelio de Juan muy pocas veces o ninguna responde directamente a una pregunta, porque en el evangelio de Juan Jesús manifiesta soberanía: es realmente el que viene de parte de Dios con poder. Y Jesús, en su respuesta a la gente, empieza a mostrarles cuál es esa transición que hay que dar entre el alimento material, es decir, el pan que sirve para llenar la barriga, y ese otro Pan, el Pan del Cielo.

Y la transición empieza con la palabra "trabajo", porque la gente trabaja para tener pan, para poner pan sobre su mesa, y Jesús les dice: "Trabajen por el alimento que perdura" San Juan 6,27. Y ese Alimento que perdura es el alimento que solamente Jesús puede darnos. Y ese Alimento que perdura es el que Jesús anuncia para aquellos que creen, que verdaderamente creen en Él.

Pidamos al Señor que nosotros podamos acoger, que podamos recibir ese mandato de Cristo, y podamos trabajar por ese otro alimento y, guiados por el Evangelista, iremos encontrando cómo en las palabras de Cristo está la fuente de la fe que nos lleva a trabajar por el Alimento que no muere.

¡Bendito sea el Señor que nos permite, a través de su Palabra y a través de su Espíritu, levantarnos de las cosas más inmediatas y encontrar aquellas que verdaderamente perduran!