P026007a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20110507

Título: A lo largo del tiempo la Iglesia ha tenido que enfrentar diversas tensiones

Original en audio: 4 min. 30 seg.


Son tantos los elogios que hemos hecho de los primeros cristianos que a veces uno puede tener la impresión de que todo era santidad, armonía, alegría, buen ejemplo, y resulta que tampoco, tampoco es ese el caso.

Es verdad, hay testimonios sublimes de martirio, el primero de los mártires se llama Esteban; el primer Apóstol que derramó su vida por Cristo, Santiago el Mayor, estos son testimonios grandes; los demás Apóstoles están dispuestos a ser azotados y salen felices de padecer por Cristo, este es un ejemplo maravilloso. Pero esto no quiere decir que ya el cielo se esté realizando en la tierra; también hay tensiones, también hay dificultades.

Y yo creo que la Sagrada Escritura nos hace un bien inmenso cuando nos cuenta el testimonio de los santos, pero nos hace otro bien, que no es menor, cuando nos muestra, que la Iglesia, aún siendo santa, necesita continuamente purificarse, y tiene que vencer, en no pocas ocasiones, dificultades internas, divisiones, prejuicios.

Eso es lo que nos cuenta en particular el capítulo sexto del libro de lo Hechos de loa Apóstoles. Tenemos aquí que la comunidad cristiana va creciendo, y tenemos que surge una tensión. Sucede que los convertidos a la fe cristiana venían unos de raza completamente judía, mientras que otros provenían de lengua griega, es decir, pertenecían a esa especie de anillo que rodeaba al pueblo judío culturalmente hablando, afectivamente hablando, lo que en esa época se llamaban los "prosélitos" o los "temeroso de Dios".

A ver explicamos muy brevemente. De lo que se trata es esto: el judaísmo nunca fue una religión de evangelización, de salir a conquistar adeptos; más bien, los judíos trataron, y hasta cierto punto siguen tratando de conservar celosamente, fielmente lo que Dios les ha dado a ellos.

Pero lo judíos como tales no eran una comunidad que estuviera saliendo a buscar nuevos adeptos; sin embargo, sí que había gente que simpatizaba con el alto estándar moral del judaísmo, y simpatizaban también, desde el punto de vista intelectual, con las convicciones que son propias de la fe judía, por ejemplo aquello de que hay un solo Dios, y que ese Dios es santo, omnipotente y sabio.

Cuando eso se compara con las religiones paganas, en las que los dioses más parecen actores de Hollywood que otras cosas, pues uno entiende que surgieran estas personas, hombres y mujeres, que simpatizaban con el judaísmo, incluso acudían a las fiestas judías, no eran judíos en el sentido de haber sido admitidos formalmente o de haberse circuncidado, pero estaban muy próximos afectivamente y en términos doctrinales.

Entonces, cuando llega la fe cristiana, que sí es una fe que busca conquistar corazones para el Reino de Dios, pues los convertidos, por una parte venían del judaísmo, y por otra parte venían de estos otros grupos de prosélitos; y surgen tensiones, y en la solución de esas tensiones, se establece, en este capítulo sexto de Hechos de los Apóstoles, la elección de unos diáconos, palabra que originalmente quiere decir servidores.

Lo más importante en esto ¿qué es? Que la Iglesia, en su misión universal, constantemente necesita trabajar en la tensión de crecer, y al mismo tiempo ser una, dilatarse, y seguir siendo el rebaño de Jesucristo, fiel al Evangelio que no muere y que abre la puerta de la eternidad.