O251005a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

La primera lectura del día de hoy está tomada del libro de los Proverbios, este libro es uno de los llamados Libros Sapienciales en la Sagrada Escritura, este adjetivo quiere decir que son libros que nos conducen hacía la sabiduría; sapiencia es una de las características del hombre que vive en Dios y que sigue el mandato de Dios. Ser sabios es saber vivir en la Biblia; la sabiduría de la que nos habla la Biblia no es una simple acumulación de conocimientos; por eso no debemos confundir sabiduría con erudición, erudita es aquella persona que sabe muchas cosas; pero sabio según la Biblia, es aquel que sabe vivir. Incluso hay otra connotación y es que la palabra sapiencia también significa “sabor” de manera que la verdadera sabiduría no es simplemente del que sigue instrucciones, que es bueno para obedecer, ¡no, no basta eso! la verdadera sapiencia implica encontrar el sabor, podríamos decir, más allá de la dificultad, en llevar una vida recta, buena, santa; porque el que hace el bien, pero el que lo hace obligado, en realidad parece que lleva una vida de esclavo; esclavo que tiene miedo al castigo, que simplemente está tratando de proteger sus intereses. En cambio en la Biblia la idea de sabiduría es tan hermosa, porque es el saber vivir, que incluye también el saber encontrar ese sabor de la vida, “saber” y “sabor” están bien relacionados en los Libros Sapienciales, donde los consejos en estos libros son sumamente prácticos y cercanos a la cotidianidad, porque finalmente estas colecciones de dichos querían servir como de lámpara, como de guía para los miembros del pueblo elegido.

Hoy por ejemplo destacan dos, primero que no nos encerremos en nuestro egoísmo, que cultivemos la caridad, que el prójimo en necesidad no encuentre nuestra mano cerrada, sino que encuentre en nosotros un manantial de generosidad, ¡es una invitación a la caridad!. En segundo lugar es una invitación a la rectitud, una invitación para que delante de DIos llevemos una vida agradable a Él. Estas dos sencillas invitaciones tienen una enorme sabiduría, rectificar la vida, vivir rectamente ante Dios para abrirnos a sus bendiciones y vivir en caridad para favorecer al prójimo, especialmente al prójimo en su necesidad. Estas son las recomendaciones simples pero tan profundas que nos da este pasaje del capítulo tercero al Libro de los Proverbios. Sea una invitación para acercarnos a la Biblia, veo que en los supermercados se encuentran con frecuencia una cantidad de libros de superación personal, podríamos decir “recetas” para ser feliz, para tener éxito, para llevarse bien con la pareja y para educar a los hijos; definitivamente todos en todas las épocas necesitamos luces, pero la Biblia tiene mucho que ofrecernos y quizás no le hemos dado a la Biblia la atención que merece.

Acerquémonos a la Palabra de Dios y encontremos en ella esa lámpara encendida, que verdaderamente nos puede guiar, entre otras cosas, es mucho más barato que todo lo que encuentres en el supermercado.