Diferencia entre revisiones de «O236003a»

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar
(La idolatría y la mezcla de la fe católica con falsas creencias son comportamientos peligrosos, que nos llevan a buscar seguridades fuera de Dios y a darle culto al demonio.)
 
(Sin diferencias)

Revisión actual del 19:43 7 sep 2016

La primera lectura de hoy está tomada de la Primera Carta a los Corintios en el capítulo décimo. Hay dos enseñanzas que hoy no podemos dejar perder, la primera tiene que ver con la naturaleza de la idolatría, básicamente lo que nos enseña San Pablo es algo muy serio, el idólatra en realidad le está dando culto al demonio; los ídolos como tal no son nada, explica San Pablo, pero quien termina recibiendo el homenaje que damos a los ídolos es el demonio. Conviene aquí aclarar el tema de los ídolos no es un tan sencillo como decir las estatuas, antes me daba mucha ira y ahora casi me da compasión ver que muchos protestantes quieren reducir el problema de la idolatría a un problema de estatuas ¡Dios santo si fuera tan fácil! ¡si fuera tan fácil librarse de los ídolos! el problema no son las estatuas, si vemos una estatua por ejemplo de la Virgen o del Sagrado Corazón sabemos que simplemente es una representación, lo mismo que una fotografía es una representación de una persona que es importante para uno, eso está claro, es decir ese no es el problema; el problema grave está en que el corazón busca su seguridad fuera de Dios, ese es el problema. El problema está en que se me pueden volver idolatría muchas cosas, incluyendo el éxito, el dinero, el placer, un sistema de ideas.

Ya que hemos mencionado a los protestantes es dramático ver por ejemplo a Martín Lutero atrapado en su sistema de ideas, de modo tal que él mismo decía que no podía rezar el Padre Nuestro sin lanzarle maldiciones al Papa, es decir calcula hasta donde estaba prisionero ese corazón, y supuestamente él quería una religión libre de idolatría, pero su corazón estaba encadenado de una manera horrorosa. Entonces, la primera enseñanza es que la idolatría finalmente termina siendo culto al demonio.

Pero la segunda enseñanza no es menos importante, y es que aunque parezca increíble es muy fácil revolverle a la fe lo que no es fe. Me da mucho dolor ver que en algunos de nuestros países católicos, de una raíz tan firme se presentan unas combinaciones absurdas; por ejemplo hay personas que se consideran católicas y creen en la reencarnación; ¡la reencarnación no tiene nada que ver con nuestra fe! la reencarnación proviene del mundo hinduista, y de hecho es contraria a la resurrección, porque la resurrección afirma y canta la grandeza y dignidad del cuerpo humano; en cambio la reencarnación trata al cuerpo como si fuera un saco, un suéter que me quito o me pongo, escontrario, pero muchos católicos revuelven religiones. Hay personas que son católicas y que sin embargo creen que pueden darle ayuditas al poder de Dios, por ejemplo visitando personas que en el fondo practican la brujería, en Colombia hay una gran cantidad de centros que tienen que ver con eso, toda esta cuestión del indio amazónico y María Lionsa.

A veces se utilizan figuras que probablemente fueron muy virtuosas pero que están como secuestradas por los brujos, es decir la memoria está como secuestrada por los brujos, es el caso del doctor José Gregorio Hernández, parece que era una persona recta, pero estos brujos utilizan ese nombre para hacer toda una serie de invocaciones y una cantidad e espiritismo, entonces eso ya no tiene que ver con el verdadero personaje. Y muchos católicos van a eso, es decir que sí es fácil combinar.

Este personaje el Ekeko que hay en Perú o la santa muerte, así llamada en México es esa clase de combinación repugnante y es lo que Pablo nos quiere decir: “no puedes beber de los dos cálices”.

Finalmente de lo que se trata es del primer mandamiento de la ley de Dios: “amarás al Señor tu Dios”, no dice con gran parte de tu corazón, con un pedazo sustancial de tu vida, ¡no! Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser, con todas tus fuerzas.