Nslo004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20120211

Título: En sus apariciones, la Virgen Maria cumple un papel de misionera, de evangelizadora, porque nos acerca a Jesus

Original en audio: 4 min. 32 seg.


Hace un poco más de ciento cincuenta años, en la pequeña población de Lourdes, al suroriente de Francia, sucedieron acontecimientos que cambiaron profundamente la vida de aquella aldea, la vida de una familia, la familia Soubirous, y también la experiencia de fe de millones de católicos y no católicos, desde esa época.

Ustedes saben de qué estoy hablando: se trata de una serie de manifestaciones de la Santísima Virgen a una humilde jovencita llamada Bernardette, Bernardita. Esta niña, que tenía apenas una instrucción básica en la fe, encuentra a esta amable y hermosa Señora, y Ella, la Virgen María, se presenta diciendo que es la "Inmaculada Concepción".

Una señal de autenticidad de estas apariciones es que aquella campesinita, Bernardita Soubirous, ni siquiera sabía qué significaba la expresión "Inmaculada Concepción". Pero cuando la Virgen le dijo que ese era su nombre, pues así lo transmitió Bernardita con toda fidelidad.

El lugar de esas apariciones se ha convertido en centro de peregrinación, especialmente para el orbe católico. Es uno de los santuarios más conocidos en todo el mundo, un lugar donde, a través de la oración, particularmente, a través del Santo Rosario, muchas conversiones y un número no despreciable de curaciones físicas, mentales, afectivas, espirituales, han sucedido.

Quizás algunos puedan extrañarse de esta manera de obrar de Dios; no faltan quienes piensan que si se le da tanto realce a un santo, en este caso, a la Madre misma de Cristo, ello va en detrimento de una fe que debe centrarse únicamente en el misterio de la redención, únicamente en el Redentor, únicamente en Jesús.

Pero en este santuario de la Virgen como en otros que también conocemos, como Fátima, Guadalupe, o Chiquinquirá, siempre se repite el mismo fenómeno: la belleza, la hermosura, la calidez, el esplendor de María, no están al servicio de María; más bien, Ella cumple una labor de evangelización atrayendo, podemos decir, a tantos hacia ese lugar de plegaria, pero allí quien realmente hace la obra es su Hijo, es Jesús.

Es decir, lo que está haciendo María es llevándonos hacia Jesús, su papel es el de una evangelizadora, es el de una misionera. Lo mismo que hace el misionero cuando a través de sus cantos, cuando a través de la fuerza de sus palabras, cuando a través de los milagros, porque esos también suceden en las misiones, se atrae a la gente, ¿para qué se la atrae? Para que caiga a los pies de Cristo, para que sean amados y transformados por Cristo.

Así que esta ha de ser una oportunidad para darle gracias a Dios por todo o que sucedió en ese 1858, allá, en Lourdes, y para seguir agradeciendo a esta hermosa misionera, que con el esplendor de sus virtudes, con la belleza de la obra de la gracia, nos acerca tanto a Jesús.

Bendita eres, María, y desde aquí te saludamos con afecto y gratitud.