K043002a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20010328

Título: Las tres acusaciones que se hicieron contra Cristo

Original en audio: 12 min. 21seg.


Se va acercando el final de la Cuaresma, estamos en la cuarta semana, nos queda esa próxima semana la quinta, y entraremos en la que llamamos la Semana Mayor, la Semana Santa.

Dios no quiere imponerse por la fuerza en nosotros; la única fuerza que Dios quiere usar con nosotros es la fuerza del amor, y por eso la Palabra nos prepara para que tengamos el alma dispuesta, un alma que se quiera dejar amar por Dios.

De modo, que en esa Semana Mayor, Semana Santa, estemos dispuestos a dejarnos amar; dispuestos como cera muy blanda para que Dios imprima su figura, su imagen en nosotros; reviviendo, reanimando lo que verdaderamente debemos ser.

Porque Él es nuestro Creador, y nosotros somos su imagen; se va, pues, aproximando el final de la Cuaresma. Y las lecturas que vamos encontrando nos presentan cada vez más estos conflictos dolorosos, complejos que vivió Nuestro Señor Jesucristo al final de su ministerio.

Se trata de polémicas, se trata de discusiones de Cristo con las autoridades judías de la época, y es importante asomarnos a esas discusiones, por dos razones.

Primera, para que tengamos una idea más clara de cómo fue la muerte de Nuestro Señor Jesucristo. ¿Por qué sucedió? ¿De qué se le acusaba? ¿Qué se le recibió, y qué se le rechazó? Es importante conocer el contexto de la muerte de Cristo para conocer el tamaño del amor que llevó a Cristo hacia la muerte.

En estos días van a aparecer varias de esas discusiones, casi todas tomadas del evangelio de Juan, polémicas acusaciones, respuestas de Cristo. Son evangelios densos, son textos que nos invitan a profundizar en aquello que rodeó la muerte de Cristo.

¿Qué circunstancias se dieron? ¿De qué fue acusado? ¿Por qué no se le aceptó? Recordemos, en el momento de la cruz, uno de los malhechores que estaba ahí crucificado dijo: "Pero lo nuestro es justo, porque nosotros hemos obrado mal, en cambio Éste no ha hecho nada" San Lucas 23,41.

Cristo es el inocente llevado a la muerte, ¿por qué? ¿Por qué sucede así? Sabemos que es para salvación nuestra, que es para perdón de nuestros pecados, pero ¿por qué ese modo de tratar a un inocente?

¿Por qué esa acusación contra Cristo? Necesitamos escuchar con particular atención y amor las lecturas de estos días para ir tomando, poco a poco, estos elementos que rodearon la muerte de Cristo.

Es importante, conocer este ambiente que rodeó la muerte de Cristo, repito, en primer lugar, para saber del amor, para saber qué amor tuvo Cristo y por qué y cómo se dio el despliegue de ese amor.

En segundo lugar, es importante conocer este contexto, por aquello que dice el mismo evangelio de Juan en otro lugar:_“Si me han perseguido a mí, los van a perseguir a ustedes; si me han odiado a mí, los van a odiar a ustedes” San Juan 15,18.

Conocer la muerte de Cristo, no es conocer historia, es conocer las entrañas de Dios en su misericordia, y es conocer también la entraña de pecado que tiene el mundo, y es necesario conocer las dos cosas.

Es necesario saber de esa maldad profunda que hay en el mundo, no para asustarnos, no para llenarnos de odio o de venganza, sino para saber cuál es la condición nuestra como discípulos de Cristo.

Ser discípulo de Cristo, es ser discípulo de un rechazado; ser discípulo de Cristo es ir detrás de uno que fue torturado, que fue asesinado; ser discípulo de Cristo es ir detrás de un perseguido.

Hay que conocer esa persecución. Persecución que adquiere distintas formas a lo largo de la historia; no estamos en los tiempos del Imperio Romano cuando se llevaba a los cristianos a que lucharan contra las fieras, o mejor dicho, a que fueran devorados por las fieras.

Ya no estamos en esos tiempos, no es esa la persecución, pero conocer la manera como el mundo rechaza a Cristo, es conocer también la manera como el mundo se aleja, la manera como el mundo rechaza, la manera como el mundo se distancia de la vida del cristiano y de la propuesta de nosotros los cristianos. Esta es la clave de lectura, me parece, para estos días que vienen, repito, lo esencial.

La mayor parte de las lecturas del evangelio, si no todas, van a estar tomadas del evangelio según San Juan, casi todas se refieren a discusiones de Cristo con los dirigentes judíos de la época.

Es decir, escribas, fariseos, sumos sacerdotes; además, estas lecturas nos presentan el ambiente, la atmósfera, el contexto que rodeo el final de la vida del Señor Jesús, y por lo tanto, en cuarto lugar, estas lecturas nos presentan los motivos que llevaron hacia la muerte a Cristo.

Y los motivos, podríamos decir, para ese despliegue, para esa manifestación de amor que es la Cruz del Señor y todo eso, es útil para nosotros para agradecer más lo que Cristo ha hecho por nosotros.

Pero, también para saber en qué mundo estamos, para no hacernos ilusiones; ya las persecuciones no son las de antes, pero eso no quiere decir que no haya persecución; ese es como el estilo, esa es la consigna que tenemos que tener ahora que va llegando el final de la Cuaresma, porque nos quedan unos pocos días antes de la Semana Santa.

Y hoy aparece un motivo: "Llama a Dios Padre suyo, se hace igual a Dios; hay que matarlo” San Juan 5,18. Efectivamente, en el judaísmo había un celo inmenso por la unicidad de Dios.

Dios es único, hay que salvarse de toda idolatría. Cristo llama a Dios Padre suyo, no sólo está el problema de abolir el sábado, de presentarse por encima del sábado, está el problema de llamar a Dios su Padre y hacerse igual a Dios.

Quedémonos con esos elementos. Tres acusaciones aparecieron contra Cristo hoy. Primera, no respeta el sábado; segunda, llama a Dios Padre suyo; tercera, se hace igual a Dios.

Sobre esas tres acusaciones. Ya tendremos ocasión de hablar, con la bondad de Dios, en otros momentos, pero por ahora quedémonos con esas tres acusaciones. Fíjate, no respeta el sábado.

¿A qué llamaban ellos que "no respeta el sábado"? San Juan 9,16. Pues, a lo que hemos visto en estos últimos milagros, que Jesús, por ejemplo, le dijo al hombre ese que estaba ciego de nacimiento: "Vete a la piscina de Siloé y lávate" San Juan 9,7.

Jesús había hecho un poco de barro con su propia saliva, entonces, decían: "¡Ah, éste no guarda el sábado, porque hace barro el sábado! Es una cosa casi de reírse, ¿no? Un poquito de barro que hizo Cristo con la saliva ahí en la tierra, entonces, "éste no respeta la ley de Dios y éste es un enemigo de Dios" San Juan 9,16.

¿Qué tal ese razonamiento? O lo de ayer, lo que escuchábamos en el evangelio de ayer, le dice al paralítico: "Levántate, toma tu camilla y echa a andar" San Juan 5,8.

Y, entonces, dicen: "¿Ve? Lo puso a cargar la camilla, lo puso a hacer trabajo en un día sábado, luego, éste no viene de Dios porque ¿qué tal eso de cargar una camilla en día sábado?" San Juan 5,10. ¡Una ceguera total frente al milagro, frente al amor, frente a la misericordia!

Y un legalismo y unas ganas de buscar de qué acusar a Cristo, y luego: "Llama a "Dios Padre suyo, se hace igual a Dios, tiene que morir" San Juan 5,18.

Tomemos esas acusaciones, mirémoslas en nuestro corazón, a lo largo de estos días iremos hablando sobre ellas. ¿Qué hay detrás de esas acusaciones, y qué hay en el corazón de Cristo también?

Amén.