I233004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20110907

Título: Las consecuencias que trae decirle "si" o "no" al Evangelio

Original en audio: [4 min. 31 seg.]


Creo que muchos de nosotros nos hemos familiarizado con la expresión "Sermón de la Montaña" o "Sermón del Monte", así se llama una colección de palabras de Jesucristo que se encuentran en el evangelio según San Mateo, en los capítulos cinco, seis y siete.

En esta distribución de su material, Mateo coloca en primer lugar, al comienzo del Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas. En la presentación de Mateo se trata de ocho bienaventuranzas, y menciono esto porque en el pasaje de hoy lo que tenemos son las bienaventuranzas pero en la versión de San Lucas; curiosamente, la escena o el escenario lo pone Lucas más bien en un llano, donde Cristo se reúne con sus discípulos y también con una multitud.

Los detalles geográficos son difíciles de establecer, es posible que Mateo lo que quiere indicar con la expresión o con el recuerdo que ha llegado hasta él de ese Sermón de la Montaña, es que este Cristo también como Moisés, desde una montaña, está promulgando la nueva ley. Es posible que esa sea la versión que haya llegado hasta Mateo, es posible también que Lucas, al referirse a un llano, está presentando a Cristo como aquel que se encuentra como a la misma altura, al mismo nivel de todos.

Porque precisamente Lucas destaca cómo todos tienen acceso a Cristo, en una o dos ocasiones habla de que la gente lo apretuja o incluso se lanza sobre Él. Y Cristo es el que está accesible a todos, Cristo es el que está cercano a todos, siempre presente con su misericordia y con su bondad.

Es decir que no deben preocuparnos tanto detalles escenográficos, porque es muy difícil que tantos años después hubiera un recuerdo preciso, preciso de cómo y dónde se dijeron las cosas; sabemos, con certeza, que la sustancia de las Bienaventuranzas viene, por supuesto, del corazón de Cristo, y ha sido y seguirá siendo una carta fundamental, una guía de navegación para los cristianos. Pero los otros datos probablemente dependen más de tradiciones peculiares y finalmente tienen más una importancia teológica que otra cosa.

Además de esta diferencia entre el monte y el llano, hay otra diferencia más notable entre Mateo y Lucas: Mateo nos presenta prácticamente sólo bienaventuranzas, mientras que Lucas divide entre cuatro bienaventuranzas y cuatro lamentaciones o malaventuranzas; es decir, Lucas no solamente dice que son bienaventurados los pobres, sino que dice: "¿Ay de vosotros los ricos!" San Lucas 6,24, mostrando que el Evangelio, aunque es una oferta, siempre tiene consecuencias el rechazar esa oferta.

Y yo creo que esto es bueno que se nos recuerde. Pensemos en una persona que sufre un desastre mientras se encuentra en un crucero por el mar. Si se le lanza un salvavidas, acoger ese salvavidas es acoger esa propuesta, eso que se le propone, eso que se le ofrece; pero por Dios, rechazar ese salvavidas, ¿qué es? Es escoger la muerte.

En este sentido, la versión dramática de Lucas nos ayuda a comprender lo que está en juego cuando le decimos "sí" o le decimos "no" al Evangelio.