I151004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20110711

Título: En vez de buscar un mundo mas justo, un mundo para todos, los seres humanos tendemos a optar por la eliminacion de los mas debiles Original en audio: [4 min. 36 seg.]


En la primera lectura de hoy podemos asomarnos al palacio del faraón. ¡Qué se discute ahí? ¿Cuál es el ambiente que se respira? La atmósfera es de miedo.

El temor del faraón se apoya entres cosas. Primera, los israelitas viven en Egipto pero no se han asimilado a los egipcios ni se han mezclado con ellos. Segundo, los israelitas están creciendo más que los egipcios, o sea, hay problema de natalidad ahí. Tercero, siempre existe la posibilidad, el riesgo temible de un ataque de algún imperio enemigo, y entonces estos numerosos israelitas podrían aliarse con ese enemigo y Egipto desaparecería del mapa.

Desde esa lógica, que es la lógica del miedo y del egoísmo, faraón intenta disminuir la fuerza de los israelitas, disminuirla ¿cómo? Pues, en primer lugar, fastidiándolos, pero eso no funciona, les pone en duro trabajo pero no funciona. Entonces oprimiéndolos, ya no se trata solamente de mucho trabajo sino se trata verdadera agresión, injusticia.

Y el texto sagrado anota algo interesante: "Mientras más los oprimía, más se multiplicaban" Exodo 1,12. En la mente del faraón llenar, sobrecargar de trabajo a los israelitas era una manera de impedir que se multiplicaran. Pero resulta que este pueblo, el pueblo elegido, parece tener muy claro el mandato que Dios le ha dado: es necesario crecer, florecer, multiplicarse.

Entonces faraón da otro paso más: si no funciona lo del trabajo excesivo ni lo de la agresión, entonces pasamos a la planificación familiar de un modo drástico: matar a los varones, dejar con vida a las niñas. Su propósito es forzar la mezcla étnica entre los israelitas y los egipcios. Lo que él quiere es forzar que se produzcan esos matrimonios mixtos.

La historia va a continuar y sabemos que se dirige hacia un hombre llamado Moisés. Pero por ahora miremos estos datos tenebrosos de un imperio que sólo miran por sus propios intereses y de un faraón lleno de miedo.

Miremos estos datos y hagámonos esta pregunta: ¿No es lo mismo que vemos suceder en nuestro mundo? ¿No es lo mismo que vemos suceder cuando muchas veces los préstamos económicos a las naciones que se llaman "en vías de desarrollo" son préstamos amarrados a condiciones de natalidad? Esa preocupación, esa angustia por disminuir el número en la fuerza del enemigo es algo que ha estado presente en todos los tiempos.

Entonces se han sucedido esterilizaciones masivas, en otros tiempos incluso sin conocimiento de las mismas personas. En países como India o en el África se han aplicado este tipo de esterilizaciones, especialmente a los hombres porque es más fácil el tema de la vasectomía, más fácil que esterilizar a la mujer, más rápido.

Entonces faraón sigue vivo y las técnicas del faraón siguen vivas; en vez de buscar un mundo más justo, un mundo para todos, la solución siempre es eliminar a los niños. Lo mismo sucede, también en otros países, no con la esterilización, sino con el crecimiento de un negocio multimillonario, el negocio de la anticoncepción. Faraón sigue vivo; necesitamos nuevos Moisés.