I141001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19970707

Título: Dios esta cerca de mi, y yo no me doy cuenta

Original en audio: [4 min. 01 seg.]


Queridos Hermanos:

Jacob, el Patriarca, va caminando, y como es peregrino, un día tiene que hacer de su propio camino, cama, lugar de descanso, porque va de camino, porque es peregrino.

Y en medio de su sueño, presencia, por medio de esa hermosa imagen que Dios le regala, una escalera de Ángeles; presencia, que Dios al mismo tiempo está lejos y está cerca; que es infinitamente grande, pero que es infinitamente presente.

Maravillado por esta visión, dice: "Qué terrible es este lugar; es la puerta del cielo, es la casa de Dios" Génesis 28,17, pero a él, ese lugar no le había parecido especial ni terrible; era el camino por el que él iba caminando.

Le parecía que ese lugar y ese camino no tenían importancia, pero Dios le abrió los ojos para que comprendiera, que en medio de su camino, así fuera un camino humilde, en medio de esa tierra y de ese suelo, estaba la puerta del cielo.

A mí se me ocurre que podemos dar una hermosa interpretación de esto que le sucedió a Jacob. Porque también nosotros somos caminantes, nosotros vamos recorriendo, ¿qué? Nuestros días; cada día es como una pequeña parada o como un trecho del camino.

Y muchas veces nosotros despreciamos nuestra propia vida, no le vemos ni sentido ni alegría a lo que hacemos, y creemos que simplemente hay que pasar por los días, así como Jacob iba pasando por el camino: "Ojalá se acabe rápido esto".

Pero de pronto un día, en medio del misterio de una visión, de un sueño o de una oración, Dios nos muestra que aunque Él es inmenso, está muy cerca, y aunque está muy lejos, sabe hacerse presente; y nos muestra también cómo los mismos Ángeles, que ven su rostro, acompañan nuestros pasos.

Que Dios quiera abrirnos nuestros ojos, así como abrió los ojos de Jacob. De pronto le vamos a tomar mucho cariño a nuestra vida, porque vamos a sentir lo que sintió Jacob: "Realmente el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía" Génesis 28,16.

"Realmente Dios estaba conmigo. Ha hecho el camino conmigo. Aunque yo he despreciado mi casa, tal vez; mi trabajo, tal vez; mis amigos, tal vez; o mis enfermedades o mis esfuerzos, o mis escaseces, todo lo que acompaña mi camino, aunque yo lo he despreciado, yo no sabía que Dios estaba ahí presente".

¿Qué tal que una de esas piedras del camino, así como a Jacob le sirvió primero de almohada y luego de altar, una de esas piedras del camino nos enseñe que nuestra vida es preciosa ante los ojos de Dios?

Qué tal que esta iglesia, y qué tal que esta Eucaristía sea como ese momento en que usted abra los ojos y diga: "Realmente el Señor estaba conmigo, siempre estuvo conmigo, y yo no me había dado cuenta.