I105002a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20010615

Título: La muerte esta actuando en nosotros, para que la vida actue en vosotros

Original en audio: [12 min. 39 seg.]


Las relaciones que tuvo el Apóstol San Pablo con la comunidad de Corinto fueron complicadas. Corinto era un puerto de mucho movimiento. Eso significa: comercio, tráfico, gente que va y viene, distintas predicaciones, filosofías, religiones, confusión.

En ese ambiente pagano y difícil, el Apóstol Pablo logró, por medio de la predicación del Evangelio, el nacimiento de una comunidad con características muy particulares. Fue la comunidad carismática por excelencia.

La Primera Carta a los Corintios tiene una cantidad de enseñanzas sobre los carismas, precisamente, porque Pablo tuvo que aclarar demasiadas cosas a esta comunidad, y de paso nos dejó unas enseñanzas magnificas, como por ejemplo, la primacía de la caridad y la necesidad de la enseñanza en la Iglesia.

Esta comunidad sufrió, prácticamente de todas las enfermedades que puede tener una comunidad cristiana. Todo tipo de excesos, de escándalos, divisiones, partidismos; ahí hubo de todo: injusticias económicas, problemas sexuales, abusos de religión, incomprensión, celos, disputas.

Por eso, nosotros podemos aprender muchísimo de las Cartas a los Corintios, porque en ellas podemos encontrar gente que padeció algo de lo que nosotros seguramente hemos padecido, o estamos padeciendo.

Dentro de los Corintios había divisiones, había partidos. Ellos estaban acostumbrados a que del Oriente llegaban todo tipo de predicaciones y religiones; y desde luego, que todo predicador encontraba siempre adeptos, y los seguidores de cada buen predicador, que simplemente tenía que ser más o menos locuaz; los seguidores de cada predicador pues iban constituyendo grupos. Es decir, era la feria de las sectas; Corinto era la feria de las sectas.

Y ese modelo de multiplicación de divisiones, que suena como una paradoja, se presentó luego dentro de la misma comunidad eclesial. De manera que fue en esta comunidad de Corinto donde Pablo tuvo que aclararles que qué era ese desorden: " que yo soy de Pablo", "yo soy de Pedro", "yo soy de Apolo", "yo soy de..." Estaban acostumbrados a vivir en la división.

Y desde luego que la persona que está acostumbrada a vivir en la división, está acostumbrada a vivir en los celos, en las descalificaciones, en las envidias, en las murmuraciones, en los insultos. Por eso, en la Segunda Carta a los Corintios Pablo tiene que entrar, por decirlo así, a presentar sus propias credenciales, a justificar, en cierto sentido, su propia misión como Apóstol.

En ese contexto podemos comprender un poco mejor el texto que hemos oído en la primera lectura de hoy. Dice Pablo: "Nos aprietan por todos lados, pero no nos aplastan; estamos saturados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados" 2 Corintios 4,8-9.

Es un rostro muy paradójico, el que presenta Pablo de su propio apostolado. A mí me hace recordar esto, algo de lo que acabo de vivir. Hace poco, pues, padecí un atraco. Fui amenazado, y, claro, no faltan los comentarios: "Bueno, y si usted, se supone que es quien es, le pasan esas cosas, entonces a los demás ¿qué no nos pasará?

Pero es que el hecho de que a uno le sucedan desgracias, no significa que uno sea ni muy agraciado, ni muy desgraciado. Pablo, precisamente en esta lectura, da respuesta a ese modo de pensar.

Ahí está diciendo que el hecho de ser amigo de Cristo, el hecho de estar cerca de Cristo, no significa estar vacunado contra todo mal y peligro, contra toda enfermedad, contra todo ataque, ni muchísimo menos.

El rostro del Apóstol es esto que dice aquí: "Nos aprietan por todos lados. Estamos acosados. Nos derriban. Llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús 2 Corintios 4,8-10. En cierto sentido, el sello del verdadero seguidor de Cristo es padecer algo de lo que padece Cristo.

Si Cristo fuera algo así como Og Mandino, o fuera como estos predicadores del éxito, que no les da ni gripa, no les duele una muela; pues entonces, claro, Si yo fuera Apóstol de los predicadores del éxito, pues se supone que yo tendría que ser una persona a la que se supone que no le pasa nada.

Pero si yo voy detrás de Cristo, y a Cristo veo que le suceden tantas cosas, a mí me parece que, más bien, como me decía mi papá después de este incidente: "Le salió barata, mijo"; más bien tengo que decir que me ha salido barata la vida.

Porque, predicar el mensaje de Jesucristo, porque unirme al mensaje de Jesucristo es unirme al destino de Cristo. Y esa es la lógica que con toda pulcritud muestra Pablo en el pasaje que hemos oído.

Claro que alguien dirá: "Bueno, y entonces sálgase de eso, hermano, porque, si eso es lo que le va a suceder".

O más bien, como decía Santa Teresa de Jesús en cierto tono de chiste: "Bueno, Jesús, pero si así tratas a los amigos, razón que tengas tan poquitos". "Sálgase de eso"; pues no, no hay necesidad de salirse de eso.

No hay necesidad de salirse porque Pablo nos da una explicación: "Mientras vivimos continuamente nos están entregando a la muerte por causa de Jesús" 2 Corintios 4,11, -esa es la cara dolorosa, la cara negativa-, "para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal" 2 Corintios 4,11.

El Apóstol es alguien que participa de la Cruz de Cristo, que participa de los dolores de Cristo, pero que participa también de la gloria de Cristo, del esplendor de Cristo y de la victoria de Cristo.

La vida del Apóstol no es una vida simplemente crucificada, es una vida pascual. Es mucho más exacto decir: es una vida pascual. Todo el que quiera entrar a seguir a Jesucristo, de veras; el que quiera entrar, en serio, en la vida cristiana, descubrirá que le sucede lo mismo.

Más bien, tengo que decir, comparado, repito, con otras vidas, y con otras historias, yo tengo que decir que es muy poco lo que ha sucedido en mi vida. Claro, me reconozco cobarde como para decirle a Cristo que venga más.

Además, me parece que es más sabio decirle a Cristo: "que venga lo que tú sabes que es mejor para mí y para tu Iglesia". Eso es lo que yo tengo que decirle. El misterio está en que nos están entregando a la muerte, para que se manifieste la vida de Jesús.

Es decir, que la misma persecución, la misma dificultad que nosotros padecemos por ser cristianos, esa dificultad es la que hace que se manifieste la vida de Jesús. Así como Jesús, a través de su sufrimiento, mostró el amor que llevaba adentro, así también el Apóstol, a medida que es despojado de tantas cosas, muestra lo que lleva adentro.

Pero cuando muestra lo que lleva adentro, derrama la luz, la bondad, el amor que lleva adentro, si es que lo lleva. Es lo que encontramos en la Sangre de Jesucristo. Cristo es golpeado. Cristo es escarnecido, Cristo es azotado, su Sangre brota.

Esa Sangre brota en razón del odio, pero esa Sangre lleva un mensaje de amor. "A ver, ¿qué es lo que tienes dentro?" Parece que le dijeran los que crucifican a Cristo, y Cristo muestra qué es lo que lleva dentro.

La Sangre de Nuestro Señor Jesucristo derramada en razón del odio de estas personas, que de algún modo eran embajadores de nuestros pecados, esa Sangre está testificando, está gritando: misericordia, está mostrando perdón.

De manera que nos entregan a la muerte y damos vida. Por otra parte, yo quiero hacer una aclaración, que es apenas justo, eso no es humildad, que a uno le suceda una cosa como esta del atraco, eso tampoco debe considerarse como una tribulación demasiado apostólica.

Porque ahí me atracaron, no porque yo fuera seguidor de Jesucristo, sino me atracaron porque presumieron que me podían quitar cosas que me quitaron; o sea, fue por ciudadano colombiano, o fue por ciudadano del mundo, o fue porque se pensaba que tenía cosas. Esa no es persecución todavía por el Evangelio.

Hay gente que ha tenido que padecer demasiado por ser de Cristo. Esos son nuestro verdadero modelo. Lo demás, hasta cierto punto es un accidente. Un accidente que podríamos llamar un accidente social, doloroso, que confunde,o lo que sea, pero que no debe llamarse, sin más, persecución.

Dice el Apóstol: "La muerte está actuando en nosotros; y la vida en vosotros" 2 Corintios 4,12, es de las frases más penetrantes de esta Segunda Carta a los Corintios. "La muerte está actuando en nosotros; y la vida en vosotros" 2 Corintios 4,12.

Hay un modo mucho más corto de decir esto mismo: "Estamos entregando vida, estamos dando la vida"; y desde luego, al darla, en cierto sentido, la perdemos. Tenemos que despojarnos de..., para conceder vida.

Este lenguaje es perfectamente comprensible. Todo el que haya tenido algo de amor en su corazón, sabe que eso es así. Pregúntale a una mamá, ¿qué vive una mamá? Eso, tiene que desprenderse de muchas cosas de sí misma, y tiene que morir a muchas cosas, y entregarlas para dar vida.

Eso significa que el verbo perder y el verbo dar están bastante relacionados. Y para dar vida necesito perder vida. "La muerte está actuando en nosotros; para que la vida actúe en vosotros".

La presencia de la vida en el mundo es como un gigantesco parto. Es un proceso de donación que tiene su expresión máxima en la Cruz de Cristo, que se realiza en los Apóstoles y que tiene mil metáforas, allí donde alguien ama de corazón a su hermano.

Tomemos, pues, esta enseñanza en serio. Pidámos a Dios que infunda su Espíritu en nosotros, y sigamos celebrando este Sacramento de amor, para que llegando a nosotros el amor de Cristo con esta abundancia, podamos nosotros también transmitir amor de Cristo con abundancia.