I103003a

De Wiki de FrayNelson
Revisión del 19:25 13 jul 2015 de Plataforma (Discusión | contribuciones) (Página creada con «El Evangelio de hoy esta tomado del capítulo quinto de San Mateo y de esa manera vamos continuando la escucha del sermón de la montaña, el cual es una colección de pred...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El Evangelio de hoy esta tomado del capítulo quinto de San Mateo y de esa manera vamos continuando la escucha del sermón de la montaña, el cual es una colección de predicaciones de Nuestro Señor Jesucristo que San Mateo, el evangelista ha recopilado y que presenta en los capítulos cinco, seis y siete de su Evangelio. En este momento estamos en el capítulo quinto y durante algunas semanas vamos a ir pasaje por pasaje con este sermón de la montaña.

Hoy encontramos un mensaje muy concreto y muy bello de Cristo sobre la relación entre su enseñanza y la ley de Moisés; no es fácil describir esa relación. Cuando introduje el tema de las bienaventuranzas que es el primer pasaje que escuchamos esta semana décima del tiempo ordinario, comentaba que Jesús aparece en el Evangelio de San Mateo como un nuevo Moisés; esto es muy bello porque nos está mostrando que así como Moisés sacó al pueblo elegido de la esclavitud de Egipto y lo llevó a la tierra prometida, así Cristo nos ha liberado del dominio del pecado, nos ha liberado de alguien mucho peor que el faraón, es decir de satanás y nos lleva por el desierto de esta vida, por la aridez que a veces tenemos que pasar, nos lleva hacia algo mejor que la tierra prometida, nos lleva hacia el cielo prometido; el paralelo es muy hermoso, pero eso nos obliga a preguntarnos, las palabras de Cristo entonces qué son?, Cristo está repitiendo las palabras de Moisés?, o es una ampliación, es una continuación, es una contradicción, es una negación; no es tan fácil esa relación entre la enseñanza de Cristo y la de Moisés; si se toman cualquiera de estas palabras te das cuenta que son inapropiados para describir la relación entre Cristo y Moisés.

Decir que Cristo continua a Moisés no corresponde con lo que dijeron algunos profetas, como Jeremías que hablaron de una nueva alianza que escriba la ley no en tablas de piedra, como hizo Moisés sino que la escriba en nuestros corazones; entonces no puede ser simplemente una continuación. Por la misma razón tampoco puede ser una simple ampliación de las palabras de Moisés, como dicen algunas caricaturas presentando los mandamientos, algo así como un primer capítulo y luego vendría el mandamiento número once, doce, trece y así sucesivamente, ese no es Cristo. Pero tampoco es contradicción porque Cristo llega al pueblo de la alianza como cumplimiento de las promesas y por eso es tan importante la Palabra que aparece en el Evangelio de hoy, Cristo es quien da plenitud a la ley, es decir que el sentido mismo de la ley de Moisés, lo que se quería con esa ley, que es un propósito muy bello que es de formar nuestra conciencia y de ayudarnos a descubrir qué es lo bueno y qué es lo malo, eso es lo que logra Jesucristo; lo que anunciaba pero que la ley de Moisés no podía cumplir, en la dirección en la que iba pero no podía llegar la ley de Moisés , ahí es donde llega el mensaje de Cristo y la novedad que trae Cristo, es que su mensaje no es una Palabra que queda afuera, sino que por el poder, por la hermosura de la acción del Espíritu, se grava en cada uno de nosotros; esa es la verdadera relación; lo que quería pero no podía lograr, hacia donde se dirigía, pero no alcanzaba la ley de Moisés allí es donde está el mensaje de Cristo pero es allí donde está sobre todo su sacrificio de amor y el don de Espíritu que trae a nuestras vidas.