Entendimiento

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Filosofía

El acto de entender simplifica todo menos la comprensión de sí mismo. Llegar a entender es como captar lo que ya "estaba ahí" pero no era visible, y en este sentido es un acto de simplificación o de unificación de múltiples realidades bajo un mismo título o idea. Pero ¿qué sucede exactamente cuando uno entiende algo? Esta fue la pregunta que llevó a Bernard Lonergan a escribir Insight, que lleva por subtítulo: un estudio del entendimiento humano.

El pensamiento clásico, con Santo Tomás de Aquino como su representante más típico en el Occidente cristiano, habla de dos instancias, modos, niveles, o formas de entendimiento (más que de dos "entendimientos"). El acto de entender algo es lo propio del entendimiento activo (intellectum agens); aquello que yo ya entiendo está en mi entendimiento pasivo (intellectum patiens).

Un problema que surge de inmediato es cómo se relacionan estos entendimientos, o funciones del entendimiento, con el individuo que los tiene. En efecto, en la perspectiva del realismo aquello que se entiende es el concepto, y lo que se afirme o niegue del concepto constituye el juicio, de modo que el juicio es el lugar propio de la verdad: uno sólo dice verdad o mentira cuando afirma o niega algo de algo (o de alguien). La cuestión es que si el conocimiento de la verdad está abierto a todos, como el mismo realismo lo supone, entonces cabe comprender si los actos de entendimiento que llevan a la formación de conceptos son al mismo tiempo del individuo y comunes a los demás individuos. Si niego lo primero estoy negando la naturaleza racional del individuo, si niego lo segundo estoy haciendo imposible cualquier lenguaje objetivo.

Hay entonces que afirmar que cada uno entiende con su propia cabeza pero que no es la cabeza la que determina cómo es el mundo, sino el mundo quien determina que debe estar en la cabeza. Este es el problema de la objetividad del entendimiento o de la objetividad del conocimiento.

El problema tiene notables implicaciones desde el punto de vista religioso, y de hecho, fue en el diálogo entre musulmanes y cristianos donde la discusión alcanzó sus cotas más altas. La tendencia de los musulmanes, encabezados por Averroes fue hablar de un solo entendimiento para toda la especie humana: esto debería garantizar dos cosas:

  • que hay una sola verdad, disponible para todos;
  • que Dios (Alá) y sólo Dios es fuente de conocimiento, por lo cual su palabra autorizada (el Corán) debe regir para todos.