El Rosario 01: La Biblioteca más Hermosa del Universo

De Wiki de FrayNelson
Revisión del 08:07 6 dic 2011 de Fraynelson (Discusión | contribuciones) (Texto reemplaza - 'Category:' a 'Categoría:')

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El Santo Rosario la Biblioteca más Hermosa del Universo

Tiempo: 23’28”

Queridos hermanos, el Santo Rosario es un instrumento muy sencillo, si lo miramos de una manera física, una cuerda con unas cuentas, es algo muy sencillo en su sencillez esconde algo muy profundo. Y para descubrir esta profundidad a veces ayudan algunas comparaciones, por ejemplo; podemos decir que el Rosario es un camino porque efectivamente en el Rosario vamos haciendo un recorrido y no cualquier recorrido, es el camino de la vida de Jesucristo, los misterios gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos, son el camino de Cristo. Rezar el Santo Rosario es caminar el camino de Cristo, entonces podemos decir que el Rosario es un camino.

Podemos decir también, que el Rosario en una catequesis, en la catequesis aprendemos los misterios de la fe y el Rosario mantiene viva en nosotros la catequesis fundamental del Cristiano por eso es imposible que se pierda en la fe una persona que ora con devoción el Santo Rosario.

Podemos decir que el Rosario es también una Biblioteca o tal vez la puerta para entrar a la biblioteca más preciosa del universo, ¿qué es lo que hay en una biblioteca?, libros, conocimiento. Pues yo pienso que el conocimiento más precioso que hay en el universo es el conocimiento de Cristo en el capitulo diecisiete del evangelio según San Juan leemos que Nuestro Señor dice orando al Padre celestial, le dice a Dios Padre estas palabras: [[ ]]“Esta es la vida Eterna, que te conozcan a ti y al que tu enviaste” ese es el conocimiento que nos da vida y conocer muchas cosas sin conocer a Cristo hace más daño que bien, en cambio conocer a Cristo aunque uno no supiera nada más da para vida Eterna. Decía el Apóstol San Pablo a los Corintios [[ ]] “Entre vosotros no me precie de conocer nada, sino a Cristo y este crucificado”, conocer a Jesucristo este es el camino hacia la vida, conocer a Jesucristo es conocer el misterio de la vida humana porque como gustaba de repetir el santo Papa Juan Pablo II “Jesucristo revela al hombre al mismo hombre’’.

No podemos descifrar el misterio de la vida sin el hombre con “h” mayúscula, sin el hombre por excelencia que es Jesucristo, sin el conocimiento de Cristo carecemos de las claves fundamentales para entender nuestra propia existencia, las preguntas más profundas de nuestro corazón quedarán para siempre sin respuesta si no tenemos a Jesucristo, ¿Para qué estamos en la tierra?, ¿Cuál es el propósito de nuestros días sobre este hermoso planeta?, ¿Cómo ha de organizarse la sociedad?, ¿Qué significa ser realmente feliz?, ¿Qué es lo que tiene valor y qué es lo que parece valioso pero no lo es?, todas estas preguntas que de una o de otra forma visitan el corazón humano quedarán para siempre sin respuesta si no está en nosotros el conocimiento de Jesucristo, sin el hombre con “h” mayúscula, sin el hombre por excelencia, sin Cristo la vida humana se convierte en ¿qué?, algunos filósofos y escritores dicen: “una pasión inútil”, esfuerzo, agitación sin dirección eso es la vida humana para muchas personas incapaces de soportar el absurdo de un camino sin propósito entonces intentan darle un sentido a la existencia estas personas, persiguiendo esto o aquello, hoy detrás de un ídolo, mañana detrás de un placer, pasado mañana detrás de un prestigio, todas cosas efímeras, pasajeras, finales.

Por eso el conocimiento fundamental es el conocimiento de Jesucristo cuando empezamos a escuchar a Jesucristo aún más cuando le vamos obrar y aún más cuando le vemos padecer, encontramos dónde está el valor de la vida humana, este Cristo desposeído de todo incluso de su ropa, este Cristo que lo ha entregado todo en su desnudez nos entrega da verdad sin anvajes, la verdad desnuda está pendiendo de la Cruz, la donación sublime del crucificado ilumina de un modo irrevocable la mente humana, nos entrega con claridad la denuncia de todo pecado y el anuncio de toda misericordia.

Por eso digo, que hay una biblioteca que es la más preciosa del universo, la biblioteca donde se guarda el conocimiento de Jesucristo, la biblioteca donde uno mejor puede aprender a Jesucristo, dice el Evangelista San Lucas en el capítulo segundo [[ ]] “Todos los que le veían se admiraban de lo que les decía los pastores sobre el niño y María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón”, esa es la biblioteca el Corazón Inmaculado de María, esa es la biblioteca más preciosa del universo porque si no hay un conocimiento que sea más importante que el conocimiento de Cristo, si no vale la pena saber algo, si uno no sabe quién es Cristo, si Cristo es quien le da su valor su y lugar a todo conocimiento, entonces no hay biblioteca más hermosa que el Corazón Inmaculado de la Virgen María porque en ese corazón está el conocimiento más extenso, más profundo y más limpio de Jesucristo, ahí podemos visitando ese corazón podemos conocer con mayor presteza, con mayor claridad y con mayor profundidad quien es Jesucristo.

Para conocer hay que aplicar el entendimiento a lo que se quiere conocer y esa aplicación del entendimiento supone esfuerzo como lo saben todos los estudiantes cuando están preparando sus exámenes, aplicar el entendimiento requiere esfuerzo, ese esfuerzo sin embargo se hace liviano y se hace mucho más eficaz cuando existe ese motor maravilloso que es el amor, por eso es un hecho que aprendemos con mayor facilidad aquellas materias que nos gustan, mientras que las que no nos gustan suponen un doble esfuerzo, tratar de aplicar el entendimiento a lo que no nos gusta es casi una tortura pero dónde está el motor del amor muy pronto sigue el entendimiento y con esa aplicación del entendimiento llega la claridad del conocimiento.

Esta reflexión nos dice mucho sobre por qué la biblioteca más preciosa del universo es el Corazón Inmaculado de María, en efecto, desde el punto de vista natural pocos amores se pueden comparar al amor de un madre por el hijo, muchos dicen que desde un punto de vista puramente natural es el amor más fuerte que existe, el filósofo Aristóteles, por ejemplo, explica la razón de este amor por el hecho mismo de la gestación y el parto, las mamás desde un modo casi inevitable y el casi lo digo porque siempre hay excepciones desnaturalizadas, la mamá siente que el hijo es parte suya y por eso es un amor que es anterior a toda pregunta, a toda reflexión, a todo cuestionamiento, es una amor que atraviesa las fibras más íntimas del corazón femenino , es un amor intensísimo que en no pocas ocasiones llega hasta el extremo de dar la vida por el hijo.

Ese amor que ya desde el punto de vista natural es tan intenso se hace infinitamente mayor cuando el hijo concebido como en el caso de María no es otro sino el hijo del Altísimo, Qué fue lo que le dijo el Ángel a la Virgen, le dijo: [[ ]] “Concebirás y darás a luz y tu hijo será llamado Hijo del Altísimo”, Jesús es el resumen de todos los regalos que recibió María, Jesús es el único plan, el único propósito, la única meta, la única razón de ser de la vida de Esta Santísima Mujer, la bendita entre todas las mujeres, ese es Jesús, de modo que María por razón de naturaleza y por razón de gracia y por razón de gratitud ama a su hijo Jesucristo con una intensidad que no cabe en palabra alguna, por eso en estos últimos tiempos ha crecido la devoción a los dos corazones el Sagrado Corazón de Jesús y El Inmaculado Corazón de María, porque estos dos corazones han quedado tan unidos por un misterio de naturaleza y de gracia que difícilmente se puede nombrar uno sin nombrar el otro, tal es la unión de amor que existe entre la Santísima y el Santísimo, ese volumen de amor de un modo podríamos decir avasallante empujó el entendimiento de María para contemplar, para admirar, para aprender quien es Cristo; es evidente que el alumno que tiene mejores capacidades y el que tiene más intereses es el que más aprende y ambas cosas se aprenden de María, Ella es quien tiene mayor interés de aprender a Cristo porque el amor que le mueve está más allá de todo lo que yo pudiera expresar y Ella es la que tiene mejor capacidad porque el mayor obstáculo para conocer el misterio de la gracia es el pecado, obstáculo que no existe en Ella.

Es Ella entonces la discípula aventajada, es Ella entonces la alumna estrElla en la ciencia más importante del universo; ‘conocer a Jesucristo’, sus ojos eran ventanas por donde podría entrar con plena confianza el raudal de la sabiduría divina derramado no solamente en cada palabra que dijera Cristo, sino en cada acción suya eso significa que María podía comprender las enseñanzas del Señor, podía comprender los gestos de Cristo, podía comprender los milagros de Cristo, podía entender el poder que se manifestaba en los exorcismos que Cristo realizaba, todo ello lo podía Ella beber muchísimo mejor que cualquier otra persona.

Y sin embargo, cosa admirable, había también elementos, palabras, actitudes de Cristo que Ella siendo quien era no terminaba de entender lo cual no habla mal de María sino que habla muy bien de Cristo, porque si la persona que mejor puede entender, escuchar, contemplar y aprender a Cristo algunas veces se sentía abrumada, si algunas veces se sentía incapaz de comprenderlo todo eso nos dice muy bien cuanto rebaza Dios a la Creatura. María, como buena enamorada de la Gracia Divina no se quedaba con no entendí, sino que bien lo dice San Lucas [[ ]] Meditaba en su corazón, es verdad que el corazón de María es como un jardín deliciosa en donde se encuentran los mejores sentimientos y en donde están frescas, lozanas y perfumadas las gracias más hermosas de Dios.

Pero todo este aspecto de los afectos, las emociones y los sentimientos no debe hacernos olvidar que en María como en todo ser humano hay una inteligencia y así como Ella utilizó de la mejor manera su cuerpo que se convirtió en sagrario de Dios y utilizó de mejor manera sus manos cuidando al hijo del Altísimo y de la mejor manera sus palabras educando al mismo que la educaba a Ella, así también debemos asegurar que María utilizó de la mejor manera posible su inteligencia de modo que aquello que no lograba entender en un primer momento con la paciencia que da el amor lo dejaba reposar en un lugar, un lugar maravilloso, su corazón, el Corazón Inmaculado de María, ese es el sitio que nosotros visitamos cuando rezamos el Santo Rosario, ese es el sitio, el Corazón Inmaculado de María. Como nos enseño muy bien el Papa Pablo VI, María es la que nos enseña a contemplar a Jesucristo cada vez que rezamos el Rosario o dicho de otra manera, el Santo Rosario es aprender a mirar a Cristo con los ojos de María.

Y por eso es apenas natural que el Rosario requiera repetición que el aspecto que quizá se le critica más, claro que tiene que tener repetición el Rosario, es apenas lógico, vámonos al taller de un orfebre o mejor de un herrero, vámonos mejor al un taller de un herrero y ¿por qué? Digo mejor de un herrero que de un orfebre porque yo no sé ustedes pero el corazón mía a veces es demasiado rebelde y demasiado frio se parece más al hierro que al oro y como mi corazón es así, frío oscuro y muchas veces duro como lo es el hierro yo sé que necesito un herrero y si voy donde el herrero me contarán ustedes si el herrero dará un solo martillazo o cuantos da, necesita muchos, muchos hasta darle la forma precisa, cuando luego ya uno mira una de esas rejas que las hay muy artísticas da la impresión de que ese material hubiera sido dócil para crea figuras maravillosas porque hoy hacen casi cualquier cosa con el hierro, entonces pueden hacer flores, árboles, personas, esculturas, objetos, casi cualquier cosa y parece que fuera un material dócil, parece que fuera un material amable y no lo es, muchos golpes han sido necesarios, golpes que hacen dos cosas calentar el hierro y cambiarle la forma, pues lo mismo necesita mi corazón y quizás el corazón tuyo, también nosotros necesitamos que nos calienten el corazón porque el corazón se enfría, el corazón se vuelve indiferente, Dios es un horno ardiente pero el corazón humano muchas veces es frío, necesitamos calor y necesitamos que nos cambien la forma del corazón porque ese corazón nuestro que deberían tener siempre grabada la imagen de su hacedor ese corazón nuestro tantas veces es la imagen encogida y repugnante del pecado. Por eso el Rosario tiene repetición, porque entrar al Rosario y esta será la comparación en este día, entrar al Rosario es entrar al taller a que le reformen a uno el alma. Rezar el Rosario es entrar en tratamiento espiritual para que el corazón aprenda a calentarse y para que se reforme, para que cambie su forma.

Amigos del Santo Rosario, amigos de esta Parroquia de Nuestra Señora del Rosario considerémonos felices, considerémonos agradecidos, el mismo regalo que recibió María, es decir, Jesucristo, es el regalo que quiere llegar a nuestras vidas a tomar posesión de nuestro ser y los mismos ojos que Ella tuvo son los ojos que Ella quiere darnos porque egoísta no es, esos ojos de Ella, ese amor de Ella y esa ciencia de Ella son los que Ella misma quiere comunicarnos cada vez que rezamos el Santo Rosario. Que Dios nos dé más amor al Evangelio, más amor a María y más amor a este instrumento precioso a esta biblioteca la más bella del universo. Amén.