Ecología

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Ciencia


Complejidad intrínseca de la cuestión ecológica

Al principio uno cree que la ecología es una ciencia entre otras: así como hay ciencias que estudian los minerales, o las plantas o los animales, es lógico que haya una ciencia que estudie el medio ambiente. Un momento de reflexión, sin embargo, muestra que no es tan sencillo: el medio ambiente no es una creatura, no es un ser, sino un complejo de relaciones entre seres. Yo no puedo estudiar cómo "nace" el medio ambiente o qué ambiente es necesario para que haya un medio ambiente.

Además, la ecología marca una dirección de estudio más que un objetivo de estudio. La dirección que marca es centrífuga, y su ideal es ocuparse del entorno, que por definición es lo que no está en el centro. Ahora bien, el entorno o el contexto son conceptos relativos: en cuanto empezamos a fijarnos demasiado en qué pertenece o marca a un entorno lo estamos convirtiendo en centro, con lo cual empezamos a olvidar otro entorno.

Esto no es un juego de palabras ni un divertimento lógico. Pensemos en qué es centro y qué es entorno cuando se trata de definir qué es una "plaga." A menudo se encuentran los científicos con que el rígido control de población de una determinada especie X produce una sobrepoblación de las especies Z y W que usualmente son predadas por X, o produce el desbordamiento de población de las especies Q, S y T que compiten comúnmente por los recursos que la diezmada X ha dejado de consumir. Queríamos controlar a X a quien considerábamos entorno pero el entorno de X son especies como las ya mencionadas. Todo pasa así porque, como decía, Joan Manuel Serrat en otro contexto, "nosotros somos los otros de los otros," y en el juego de qué es centro y qué es entorno, la mente termina obligada a danzar de modos a veces extraños.

Una parte de esa danza puede ser macabra, de hecho. Hay quien piensa que el problema del planeta somos nosotros, los humanos, y que por eso, si queremos disfrutar de un planeta realmente "verde," ¡lo único sensato es desaparecernos nosotros! El ideal más compartido, sin embargo, se parece a lo que suele llamarse desarrollo sostenible: un pacto entre razas, culturas, naciones y tecnologías para hacer posible una alianza con la tierra y no su simple explotación y aniquilación, que serían también las nuestras.

Origen y Concepto de Ecología

La Ecología es la ciencia que mira a los seres vivos en relación con su entorno y por ello mismo en la complejidad de sus mutuas relaciones. Es una ciencia con nombre hermoso porque la raíz "eco" viene del griego "oikos" que quiere decir "casa;" es la misma raíz que está en la palabra "economía." Según eso, la ecología quiere que conozcamos nuestra "casa común," que en cierto sentido es este planeta Tierra, y en otro sentido se confunde con el universo, con el cosmos mismo.

El surgimiento de la ecología hasta las primeras planas de los diarios no sucede por causas tan hermosas, sin embargo. El siglo XIX inició la llamada Revolución Industrial, de la cual podemos decir que no se ha detenido. Las máquinas de vapor, o más tarde, de los derivados del petróleo, el uso extenso de la electricidad y el fenómeno imparable del urbanismo han afectado no sólo nuestras vidas sino el presente y el futuro de la vida en el planeta. Los primeros usuarios de los vehículos de gasolina tenían demasiadas cosas de qué preocuparse para darse cuenta de que sus aparatos estaban también produciendo contaminación. Con una población motorizada de millones y millones de personas aglomeradas en espacios relativamente pequeños, pronto esta contaminación se hizo visible. Ciudades como Londres o Chicago se hicieron famosas por su "smog," neologismo para designar una niebla (fog) que viene del humo (smoke) de nuestras máquinas. El smog fue una de las primeras señales de que no todo iba bien con el avance acelerado de la industrialización.

Y pronto llegaron otras señales de desastre: las especies extintas o en vías de extinción, el avance de los desiertos, los desastres nucleares como Chernobyl, la polución a veces irreversible de ríos y canales, el mal manejo de basuras y desechos industriales, la deforestación acelerada, el avance del cáncer y también de daños genéticos en animales y personas... Todo ello fue revelando el rostro oscuro y preocupante del avance de la industrialización; todo ello hizo que la ecología dejara de ser una afición romántica o técnica y empezara a ser del interés de todos. Lo más grave, en efecto, está en que es muy fácil dañar la vida, porque la vida es frágil, pero es muy difícil corregir o restaurar lo que se daña.

Surgió así una conciencia progresiva sobre el impacto de la mano humana en el planeta que es casa de todos. Los datos más recientes solamente han mostrado más la seriedad de la situación porque parece innegable que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) vinculadas a la actividad humana están produciendo un aumento continuo en el promedio de temperatura en todo el mundo. Este calentamiento global, que se mide en la escala de unos dos o tres grados centígrados por siglo podría parecer despreciable a primera vista, pero sus consecuencias son gigantescas. Pagando un precio muy elevado estamos aprendiendo que, por ejemplo, la ferocidad y frecuencia de los huracanes tienen que ver con esta clase de promedios pues ellos inciden directamente en los depósitos de aire caliente sobre la superficie del Caribe.

Cuando hablamos de uno o dos grados estamos hablando de esa cifra como un hecho sostenido, que por lo tanto afecta las corrientes de convección en la atmósfera y la capacidad disipatoria del sistema como tal. Una comparación puede servir: medio grado centígrado parece poca cosa, pero cuando una persona tiene fiebre de sólo medio grado centígrado eso afecta todo su metabolismo, su manera de procesar la energía. El efecto es devastador al cabo de unas horas: agotamiento, descompensación, deshidratación, etc. La ecología en este sentido nos obliga a mirar al medio ambiente de un modo notoriamente unificado, casi como si se tratara de un solo ser vivo al que no le puede dar "fiebre."

Véase también