Cp02001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20040418

Título: El mismo Espiritu que resucito a Cristo tiene el poder de transformar nuestras vidas

Original en audio: 8 min. 47 seg.


La gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo ha llenado estos ocho días. Estamos culminando hoy la Octava de Pascua.

Este es un domingo tan grande, que para la Iglesia ha vuelto domingo todos los otros días; porque también el mensaje de Dios es tan grande que convierte en Evangelio a todas las noticias; porque este Evangelio está dado en un espíritu tan grande que viene sobre toda carne y la hace semejante al Cuerpo Glorioso del Señor.

Estos, hermanos, son los misterios que queremos meditar con la ayuda del Espíritu Santo.

La Pascua de Cristo no suprime ni reemplaza las otras noticias; la noticia de Jesucristo no cambia a las otras noticias, no las suprime, no las reprime, no las esconde.

Como las Llagas de Cristo, Cristo Glorificado, sigue teniendo las huellas de lo clavos y sigue teniendo la herida de su costado.

Cristo no se apareció resucitado con la piel entera como si nada le hubiera sucedido.

Cristo resucitado es el Cristo después de que todo ha sucedido: la crueldad, la traición, la negación de Pedro; después de que ha sucedido la Cruz, después de que ha sucedido la muerte, pero sobre todo, Cristo resucitado es el Cristo después de que ha sucedido el Espíritu, después de que ha acontecido el amor de Dios en grado sumo, superlativo, infinito, precisamente en su Cuerpo.

Y nosotros, en la escuela del Apóstol Tomás, queremos asomarnos a esas Llagas gloriosas de Cristo, porque ante nuestros propios problemas, nosotros quisiéramos que no se dieran esas llagas; a veces quisiéramos que nuestros dolores, dificultades, frustraciones o fracasos no se dieran.

Y resulta que el camino dela Cruz y el camino de la Pascua es distinto: a Cristo se le ven bien las Llagas; Cristo va adornado no con joyas ni con perfumes, no lleva accesorios de última moda, sino lleva sobre su propio Cuerpo el hermoso vestido de las Llagas gloriosas.

Y el mensaje para nuestra propia Pascua es ése: ya no más esconder nuestro dolor, ya no más hacer de cuenta que nada pasara, ya no más ocultar el rostro ante la pobreza, ante el pecado, ante la soledad, ante el odio del mundo.

El cristiano que ha participado de la fuerza de la resurrección de Cristo no tiene que esconder el rostro a esas cosas como si no existieran, ni tratar de no pensar en ellas como si fueran en otro planeta.

Sí, hay llagas, hay llagas en la sociedad, hay llagas en la familia, hay llagas en el corazón.

Y el mensaje del cristiano, muy lejos de lo que dijo Marx, no es un opio, no es dejar de ver esas llagas, sino sumergirlas, bautizarlas, someterlas al poder del Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos.

Para que aquello que era nuestra ruina, se convierta en nuestro gozo, y para que aquello que era señal de tortura, sea señal de victoria; lo que era señal de dolor, sea manantial de gracia; lo que era señal de muerte, sea fuente de vida. Ese es el mensaje del cristianismo.

Nosotros nos unimos a la Pascua de Jesucristo, nosotros nos unimos en fe a Él y creemos que el mismo Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos, tiene también poder para transformar nuestra propia vida.'

'Cuando se acepta este mensaje de Jesús en lo profundo del corazón, de pronto descubrimos que todos tenemos un tesoro en común y que ese tesoro es precisamente el mismo Cristo.

Después de que se tiene a Cristo en común, es fácil compartir las otras cosas. Esta es la diferencia entre el compartir cristiano y la propuesta, por ejemplo, del comunismo o del socialismo ateo. Entonces, no somos nosotros los que mantenemos vivo su recuerdo.

En la Universidad Nacional hasta hace poco había un letrero, lo habrán quitado, da lo mismo: "Mao (Mao Tse-Tung), Mao vive"; el Che vive". ¿De qué se trata ahí? Se trata de que sus ideas perduran, o sus inspiraciones; sus enseñanzas perduran en sus seguidores.

Nosotros los cristianos no funcionamos así; no somos nosotros los que mantenemos vivo el recuerdo de Cristo; nosotros no somos hoy aquí un puñado de cercos tratando de sostener la idea de que cristo resucitó y tratando de que el mundo no se termine de enfriar y no desfallezca en medio de la muerte y del egoísmo.

No somos nosotros los que le damos vida a Él, sino la maravillosa noticia de su amor la que le da vida a nosotros; no es nuestro compartir el que hace que Cristo esté presente, sino su presencia la que nos hace compartir.

¿Y qué entonces puede hacer el cristiano para encaminarse hacia una sociedad más justa? Porque el camino no es: reformemos la sociedad, la sociología, la economía y entonces veremos a Cristo resucitado.

El mensaje es: deja de ser incrédulo y hazte creyente: el mensaje es: deja que entre la Pascua de Cristo hasta sus últimas consecuencias en tus oídos y en tu corazón e inesperadamente descubrirás que el dinero, que siempre te pareció poco para tus necesidades, te alcanza y te sobra para compartir; la alegría que guardabas avaramente, economizando sonrisas, "no va y sea que crea ese pobre diablo que yo soy su amigo", esa alegría que economizabas, se desborda en ti.

Hay un graffiti, que lo he leído en inglés en varias partes, que dice algo así como: "No me cuentes tus problemas, ya tengo bastante con los míos"; es como una proclama del egoísmo. Eso lo dice el que no ha estado en una Semana Santa, el que no ha recibido el poder del Espíritu, el que no ha metido sus llagas en las Llagas de Cristo.

Precisamente, lo que descubre el cristiano es: " Me has amado de tal modo, Señor, has abierto de tal modo mi alma que yo descubro que lo que no me alcanzaba para mí solo, ahora me alcanza y me sobra para mí, para mi hermano, para mi prójimo, para la Iglesia.

Dejemos que la Palabra de Cristo habite en nosotros con toda su riqueza, según nos exhorta el Apóstol Pablo en una de sus Cartas.

Que esta Palabra llueva con fuerza en el corazón, que dé vida al alma, y descubriremos cómo ese perdón, que parecía imposible, se puede dar; esa sonrisa, que era tan esquiva, brota espontánea; esa limosna, que se daba de mala gana, ahora surge como por sí sola, y sobre todo esa muerte, que parecía pesar sobre nosotros, es fracturada y vencida por la vida del Resucitado.