Diferencia entre revisiones de «Co22004a»

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar
m (Protegió «Co22004a»: transcribiendo [edit=sysop:move=sysop])
Línea 1: Línea 1:
En transcripción.
+
'''Fecha: 20070902'''
 +
 
 +
'''Título: Que la Iglesia sea, no misionera imponiendo, sino misionera ofreciendo'''
 +
 
 +
'''Original en audio: 10 min. 49 seg.'''
 +
 
 +
 
 +
Mis Amigos Muy Queridos:
 +
 
 +
En la cultura y en el tiempo de Jesús, los banquetes, las invitaciones a comer, tenían un significado muy profundo.
 +
 
 +
Yo creo que lo tienen todavía. No es muy fácil que nosotros invitemos a alguien a la propia casa a comer, a menos que haya una relación que va más allá de lo inmediato: no es la persona con la que acabo de saludarme en la calle, sino que normalmente es, o mi amigo, o la persona con la que quiero tener algún negocio.
 +
 
 +
En el tiempo de Jesús los banquetes tenían ese carácter muy señalado. El banquete es el lugar donde el corazón se abre; el banquete es el lugar donde la persona se relaja y se muestra tal cual es.
 +
 
 +
A los banquetes se invita a los amigos o a los parientes. Entre otras cosas, esto nos enseña el sentido tan profundo del Banquete Eucarístico. En la Eucaristía Jesús es el Anfitrión y todos nosotros somos sus invitados. Y Jesús descansa, acampa en medio de nosotros, nos abre su Corazón, nos regala sus confidencias.
 +
 
 +
En los banquetes es donde se cuentan los secretos, es donde las personas dejan sus máscaras, es el lugar de la verdad, es el lugar donde se muestra el corazón.
 +
 
 +
Y según éso, podemos aplicar las palabras de Cristo más allá de la pura urbanidad. Jesús dice que, "en un banquete no busquemos los primeros puestos sino los últimos" (''véase'' San Lucas 14,8-10).
 +
 
 +
Si uno aplica lo anterior literalmente, quizás tiene alguna actualidad, pero no es un mensaje tan profundo como si lo relacionamos con lo que he dicho del corazón. Pensemos en que Jesús nos dice esto referido, no de un banquete material sino de ese espacio de confianza que toda persona tiene también en su corazón.
 +
 
 +
Me explico: Los banquetes para ellos eran los espacios de amistad, los espacios de confianza. Y cada persona tiene también ese espacio de confianza que corresponde más o menos a lo que nosotros llamamos nuestra vida privada, o también las propias convicciones, o los propios afectos.
 +
 
 +
Según esto, podemos aplicar las palabras de Jesús diciendo: "No impongas tu presencia en la vida de nadie. Aprende a llegar discretamente a las otras personas".

Revisión del 20:49 27 ago 2010

Fecha: 20070902

Título: Que la Iglesia sea, no misionera imponiendo, sino misionera ofreciendo

Original en audio: 10 min. 49 seg.


Mis Amigos Muy Queridos:

En la cultura y en el tiempo de Jesús, los banquetes, las invitaciones a comer, tenían un significado muy profundo.

Yo creo que lo tienen todavía. No es muy fácil que nosotros invitemos a alguien a la propia casa a comer, a menos que haya una relación que va más allá de lo inmediato: no es la persona con la que acabo de saludarme en la calle, sino que normalmente es, o mi amigo, o la persona con la que quiero tener algún negocio.

En el tiempo de Jesús los banquetes tenían ese carácter muy señalado. El banquete es el lugar donde el corazón se abre; el banquete es el lugar donde la persona se relaja y se muestra tal cual es.

A los banquetes se invita a los amigos o a los parientes. Entre otras cosas, esto nos enseña el sentido tan profundo del Banquete Eucarístico. En la Eucaristía Jesús es el Anfitrión y todos nosotros somos sus invitados. Y Jesús descansa, acampa en medio de nosotros, nos abre su Corazón, nos regala sus confidencias.

En los banquetes es donde se cuentan los secretos, es donde las personas dejan sus máscaras, es el lugar de la verdad, es el lugar donde se muestra el corazón.

Y según éso, podemos aplicar las palabras de Cristo más allá de la pura urbanidad. Jesús dice que, "en un banquete no busquemos los primeros puestos sino los últimos" (véase San Lucas 14,8-10).

Si uno aplica lo anterior literalmente, quizás tiene alguna actualidad, pero no es un mensaje tan profundo como si lo relacionamos con lo que he dicho del corazón. Pensemos en que Jesús nos dice esto referido, no de un banquete material sino de ese espacio de confianza que toda persona tiene también en su corazón.

Me explico: Los banquetes para ellos eran los espacios de amistad, los espacios de confianza. Y cada persona tiene también ese espacio de confianza que corresponde más o menos a lo que nosotros llamamos nuestra vida privada, o también las propias convicciones, o los propios afectos.

Según esto, podemos aplicar las palabras de Jesús diciendo: "No impongas tu presencia en la vida de nadie. Aprende a llegar discretamente a las otras personas".