Co11003a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Título: La amistad con Dios no es para saber donde está el mal sino para saber dónde está el bien.

Fecha: 20100613

Original en audio: 35 min. 47 seg.


Hay que entender la situación del fariseo, imaginémonos ese cuadro, se hace una invitación especial, llega el invitado de honor, que en este caso es el Señor Jesucristo, todo parece estar en su punto, yo creo que muchos conocemos esa alegría de hacer una invitación, tener un amigo especial o un invitado de honor y tratar de que todo salga bien, que todo funcione, que las viandas estén en su punto, que la mesa esté muy organizada, que todo esté como se dice a pedir de boca. Pero se le dañó el programa al fariseo, llega una auto-invitada, nadie la había llamado, aparece tan campante, se entra en la casa, no contenta con eso se pone ahí a hacer esa escena de lloriqueo, perfume.

Y entonces el fariseo tenía todo un programa, seguramente de conversación, quería hablar con Jesús con una cierta altura y ahora llega esta señora aquí, llore que llore que no deja ni hablar, espectáculo bochornoso, todo el mundo callado, la gente se ve una a otra, el fariseo le dice allá al portero le hace señas que como así, una situación incómoda, tensa, eso fue lo que pasó.

Yo creo que la mayor parte de nosotros reaccionaríamos de un modo parecido al del fariseo, el que diga que se sentiría cómodo con esa situación quizás diría que está mintiendo, uno tiene un invitado y uno no está para que entre gente ahí, sobre todo gente indeseable del pueblo. La primera lección que yo creo que podemos tomar de este evangelio, entonces es que es peligroso invitar a Jesús, es peligroso porque no se sabe con qué va a salir.

La segunda lección es que quien invita a Jesús se arriesga a que Jesús venga con los suyos y los suyos ¿quiénes son? Los paralíticos, los ciegos, los pecadores, los pobres, entonces nosotros le decimos a Jesús “ven a mi casa pero tu solito” y Jesús no acepta esa clase de invitación, Jesús viene a tu casa, Jesús viene a mi casa; pero Jesús quiere venir con los que El quiera venir y siempre detrás de Jesús va llegando una cantidad de gente, incluyendo a la gente que a uno no le gusta.

Esta es una gran enseñanza, porque muchas veces nosotros queremos que llegue solo Jesús y creemos que podemos marginar a Jesús de los que andan con Jesús, por ejemplo, hay personas que quieren una Iglesia que sea perfecta, “yo si quiero a Jesús pero quiero a Jesús en una comunidad que sea perfecta, una Iglesia que no tenga escándalos, una Iglesia que no tenga errores, una Iglesia que no tenga incoherencias, una Iglesia que sea perfecta e inmaculada.

Y si quiero a Jesús, pero entonces no quiero a la Iglesia, entonces me quedo sin Jesús, Jesús es la cabeza, la Iglesia es el cuerpo, hay gente que tiene vocación de decapitador, quiere decapitar el cuerpo de Cristo, vamos a decapitar y me quedo solo con la cabeza que sí es santa, bonita, bella, es perfecta y quitamos el cuerpo, no funciona.

Primera enseñanza, es peligroso invitar a Jesús, segunda enseñanza cuidado con separar a Cristo de la iglesia.

Entonces cuando acepto a Cristo acepto a la Iglesia y cuando acepto a la Iglesia la acepto con grandezas y con bajezas, con cosas maravillosas con las que yo me puedo sentir orgulloso y con cosas que me avergüenzan. Acaba de terminar hace un par de días el año sacerdotal, yo a veces me pregunto con un pensamiento travieso que se mueve en mi cabecita, me pregunto si el papa Benedicto no se habrá arrepentido una vez haber convocado el sacerdotal, porque todos los escándalos le salieron en el año sacerdotal; pero todo salió en el año sacerdotal, escándalos de unos y de otros, eso cada dos semanas está el papa pidiendo perdón por los sacerdotes, ahora me voy y no les hablo mas porque tengo que ir allá también a otra diócesis y va allá y se disculpa y bueno permiso que me llaman allá también para que me disculpe, es un viacrucis lo que está viviendo Benedicto, es un viacrucis completo y la gente insultándolo y la gente criticándolo y diciendo todo tipo de locuras.

En este año sacerdotal algunas personas dicen que hay que salir de la Iglesia, yo digo que este es el momento para que precisamente aceptar la Iglesia; pero no aceptarla pasivamente como diciendo somos todos somos unos mediocres sino viendo que tenemos que tener un compromiso, todos en la santidad de la Iglesia en general y en los sacerdotes en particular.

Que más podemos aprender de este evangelio, la mujer al enterarse que estaba comiendo vino con un frasco de perfume, aquí hay algo muy interesante aquella mujer no había sido invitada, esto es muy importante también recordarlo, si esta mujer se hubiera puesto a pensar estas consideraciones, que dirá la gente, haber ”¿será que les cae bien que yo vaya, no? parece que no les va a caer bien mejor no voy”.

Cuando se trata de arrepentimiento, cuando se trata de encuentro con Jesús uno no puede ponerse a pensar que dirá la gente, es que es muy curioso, en los evangelios como en las multitudes a veces son aliadas y a veces son obstáculos, cuando se trata de encontrar a Jesús. Es muy difícil saber el papel de la multitud, la multitud a veces ayuda y a veces estorba y en un mismo evento y en un mismo pasaje las dos cosas: a veces ayuda y a veces estorba.

Les recuerdo un pasaje, ustedes se acuerdan de aquel ciego de Jericó y entonces el ruido de la multitud sirvió para que el ciego supiera que Jesús venia, entonces la multitud lo ayudó a encontrar a Jesús; pero cuando el ciego empezó a decir “Jesús hijo de David ten compasión de mi” San Marcos 10, 47-48 la multitud le dijo “que se calle”.

O sea que la gente ayuda pero también estorba y eso tiene que decirlo uno, la multitud a veces colabora y a veces dificulta las cosas y eso se ve aquí, si el fariseo no hubiera invitado a Jesús la pecadora no se encuentra con Jesús; pero el fariseo luego no ayuda, entonces aquí también hay otra enseñanza para nosotros, cuando se trata de encontrarse con Jesús uno no puede ponerse en consideraciones a quien le gusta y a quien no le gusta, porque siempre va a haber gente a la que no le gusta que uno se encuentre con Jesús, siempre va a haber gente que se va a oponer.

Cuando uno va a encontrarse con Jesús, uno va a eso, a encontrarse con Jesús lo demás puede que funcione puede que no funcione, puede que guste puede que no guste y esto es muy importante porque en la vida espiritual hay algo que se llama la intención y la purificación de la intención y la rectificación de la intención, usted puede saben que el acto moral tiene tres elementos que son la intención el objeto y las circunstancias, la intención es el propósito que usted tiene en su corazón, el objeto es lo que usted quiere hacer y las circunstancias es aquello que rodea su acto.

La intención hay que purificarla y la manera de purificar la intención mis hermanos, es poner a Jesús como objetivo de mi vida, Jesús como objetivo de mi encuentro, Jesús, ese es el que purifica la intención. Yo quiero encontrarme con Jesús, si eso implica que yo voy a llorar, que yo voy a hacer el ridículo como decían en algunos lugares, que yo voy a hacer el oso, pues no me importa, pero la purificación de la intención es eso, es concentrarse en Jesús, El es el centro, El es mi atención, yo no tengo ni que llorar mucho ni que llorar poco ni que reír poco ni que brillar o desaparecer no importa nada de eso, lo que importa es Jesús.

Entonces la otra enseñanza que tenemos aquí es, Jesús es el que purifica la intención, Jesús es el que le ayuda a uno a descubrir en donde está la acción recta, es Jesús, buscar a Jesús.

Consideremos un par de ejemplos más, pensemos el caso, por ejemplo, aquí tenemos un ministerio de música, ¿qué le sucede al ministerio de música?, el ministerio de música puede decir, bueno, vamos a cantar algo que le guste a la gente, vamos a lucirnos, ahí perdieron el centro que es Jesús, lo que ha de buscar este ministerio de música es cómo podemos buscar, cómo podemos empujar en la dirección de la gloria de Dios, como hacemos para que Jesús se luzca en esta celebración y lo mismo tiene que pensar en el predicador y lo mismo tienen que pensar los ministros todos, acólitos, diáconos los que estén en celebración, como hacemos para que Jesús sea el centro, esa es la preocupación principal, que hacemos para que aquí Jesús sea el centro.

Cuando uno obra de esa manera uno se encuentra con Jesús. Aprendamos más cosas, el fariseo que se dijo, "si este fuera profeta sabría quien es esta mujer que lo está tocando y lo que es, una pecadora" San Lucas 7, 39.

Analicemos esa frase del fariseo, un profeta es aquel que es amigo de Dios, según la definición de Amós, un profeta tiene algo de la mente y de la mirada de Dios, para este fariseo ser profeta es identificar donde está el error, donde está el pecado, donde está el mal, para este fariseo esa es la misión del profeta, saber donde está lo malo y Jesús es un profeta y Jesús es el más grande de los profetas y Jesús es el profeta definitivo ¿entonces qué falló en el razonamiento del fariseo? Porque el fariseo dice esto, mira, "si este fuera profeta sabría quien es la mujer que lo está tocando, una pecadora" San Lucas 7, 39, es decir, para el fariseo la profecía, es decir, la mirada de Dios sirve para que yo identifique donde está el mal, pero el verdadero sentido de la profecía y de la amistad con Dios es que yo sepa dónde está el bien.

¿Y esto por qué es tan importante? porque es lo mismo en la religión, la religión no sirve para que uno sepa que tiene uno que evitar, sino a donde se tiene que dirigir, la religión no es únicamente para que uno reconozca los pecados que pueden destruir la vida sino los manantiales de gracia que pueden levantar, ensalzar, sanar, bendecir la vida.

La religión no es únicamente para que sepa cuál es el catalogo de los pecados, sino la religión es para que vea el catalogo de las bendiciones. Que contraste tan grande entre la religión del fariseo y la religión de Jesús, la religión le sirve al fariseo para identificar donde está el mal, bueno eso no es poca cosa, pero la religión de Jesús sirve para encontrar donde está bien, eso es lo importante.

La religión del fariseo sirve para que uno le agarre miedo y fastidio al mal, eso es un avance, pero mucho mas es lo que ofrece Jesús, que uno se enamore que uno se sienta atraído y que el bien cobre poder en la vida de uno, eso es mucho más grande.

Se lo voy a expresar con este ejemplo, supongamos el caso de una persona que ha hecho sus cuentas en la vida y dice “yo realmente quisiera tener un hogar, “yo sí quisiera casarme, así me muera de eso pero yo me caso” “yo realmente quisiera casarme” bueno, vamos a pensar en una joven que dice eso, “yo realmente quisiera casarme, yo sí quisiera”; pero claro, el problema que tiene que resolver toda muchacha que dice que quiere casarse, contra esto, “con quien”, tiene que resolver ese problema, “con quien quiere casarse” supongamos que esta muchacha cada día descarta doce hombres, este no, este tampoco, este tampoco, doce que descarta bueno, simplifiquemos la matemática, supongamos que descarta diez, entonces en un año descarta 3,650 hombres, en diez años descarta 36 500 hombres ¿cierto? Según estas cuentas.

En veinte años descarta 73 000 hombres, no ha adelantado nada, porque es que hay mucho hombre, descartar hombres no arregla el problema, porque saber que hay 73 000 que no, todavía no me dice el que sí, ¿si me estoy explicando? El día en que aparezca el que sí ahí ella ya adelantó algo, con los 73000 y ya demoró 20 años para decir que ninguno de esos 73 000; con los 73000 que no, no ha adelantado nada.

Esa es la diferencia entre la religión del fariseo y la religión de Jesús , la religión del fariseo es, esto no, esto tampoco, aquí hay pecado, aquí hay problema, aquí hay incoherencia, aquí metió su mano el demonio, aquí esto está mal, esto es tenebroso y hay gente que vive su vida así, esto no, esto es peligroso, tener cuidado con esto, viven victimas del miedo, viven víctimas de una especie de paranoia, todo es malo, todo es peligroso, todo acecha, todo envenena, todo es falso, esa no es la religión nuestra, la religión nuestra es un inmenso sí.

Por supuesto, el día en que esa muchacha que ojala le llegue a pesar de los 20 años de espera, el día que esa muchacha ya no tan muchacha, porque ya 20 años, el día que esa muchacha encuentra el que si, al decir ese sí ya automáticamente está diciendo no a todos los demás; pero lo importante es encontrar el que sí.

Entonces la religión nuestra no es suma de prohibiciones, cuidado con hacer esto, no haga esto, peligro con esto, el demonio anda por aquí y hay muchos católicos que son felices en eso, son felices hablando de todo lo que está haciendo el demonio. Hay una gente por ejemplo que anda enviando cosas a mi correo electrónico de todo lo que hace el demonio y ahora el demonio hizo esto y ahora… Ustedes se van a reír de lo que les voy a decir, un día me mandó un correo este pobre muchacho, un señor que no sé quién es, la verdad no sé quién es, entonces me manda un correo donde dice que ya tiene contratado a un actor que es igualito a Benedicto XVI para que lo remplace, entonces cuando sale en la televisión uno no sabe cuál es el verdadero o el falso, entonces imagínese que infierno vive esa pobre persona, imagínese y el buscando el mal y entonces que ya se entró la masonería y que hay curas que son masones y que hay curas que son satánicos y que hay curas que no se cuanto y el comunismo que no sé dónde y todo es peligroso y todo es negativo y esa no es nuestra religión, hay gente que ve el demonio y ve lo malo en todo lo que se proponga, en todo lo que se haga, todo es peligroso, todo es dañino.

¿Viste que están dando la comunión en la mano? Nada, satanista, tienen que ser satanistas, es verdad que se pueden cometer abusos hay que ser prudentes; pero que tu vayas a decir que tu vayas a dar la comunión en la mano es satanismo, por favor, pero hay gente así, hay gente que vive su fe así ¿y eso? No han revelado todavía, el secreto ese de Fátima todavía no está revelado, eso tienen por allá sus componendas y ellos se reúnen por allá los judíos con los masones, con los falsos curas, con los satánicos, entre todos se confabulan y caerán sobre nosotros.

La religión nuestra no es esa, hay una cantidad de gente, por favor hay que curarse de esos apocalipsis o de esos apocalípticos, hay que curarse de eso. ¿Que enseña nuestra fe? Que Jesús vuelve? Sí que Jesús vuelve, esa es una buena noticia, es maravillosa noticia y hay que recibir a Jesús con una vida convertida y santa y punto, de ahí en adelante lo que le agreguen es puro terrorismo; pero hay gente que es feliz, feliz asustando y dicen mire, ya empezaron los temblores, este es el principio del fin y ya de esta no nos reponemos, entonces la gente se empieza a sugestionar y entonces van a haber tres días de oscuridad y van a suceder cosas terribles y el mundo va a cambiar completamente y ya estamos avisados y eso va a ser espantoso y entonces me encontré con una amiga, la cual le pregunté, entre las muchas preguntas que uno le hace a una persona joven que uno sabe que quiere casarse y que no anda descartando ¿de a cuantos eran por día? Dijimos diez por día, entonces le pregunté -y bueno y que, como va el proyecto, ¿ya tienes por hay un amigo, algún admirador? - y me responde ella, - no padre, yo primero voy a esperar como queda la tierra después de todo esto, porque yo viuda si no - como quien dice, yo buscaré marido entre los que aguanten el remesón, los que aguanten después del revolcón, ahí si buscaré haber quienes son ahí como decentes y ahí buscamos, así estuvo algunos años y luego dijo, bueno esto como que se está demorando mucho ¿y se casó? Se caso, tiene como dos o tres hijos, bueno, bendito sea Dios.

¿Significa eso que estamos tomando en broma las advertencias y los mensajes? no, precisamente los tomamos en serio en su substancia ¿Qué es cuál? Hay que convertirse, yo no tengo por qué tenerle miedo a ningún mensaje ni de la Virgen, ni de los ángeles ni de Cristo si mi vida es convertida y unida a Él en amor a El, no tengo por qué tener miedo y la vida nuestra no es para llevar una vida asustada y aterrorizada esa no es la vida nuestra.

Entonces, claro, si la vida mía es una vida que le da la espalda a Dios, con mensajes o sin mensajes lo único que me espera es lo profundo del infierno ¿si o no? Pero eso no es si porque haya mensajes o no hay mensajes, porque mi vida está de espaldas a Dios, por eso, entonces yo a lo que le tengo que tener miedo es a darle la espalda a Dios, a eso sí debo tenerle miedo, debo tenerle miedo a no creerle a Dios, a no creerle sus promesas, debo tenerle miedo a tomarle en serio su palabra a no recibir con fe sus sacramentos, a eso debo tenerle miedo, pero si yo acepto la palabra de Dios, si yo quiero que esa palabra se vuelva realidad en mi vida y en mi familia si yo oro, bendigo y alabo al Señor porque es grande y espero su retorno yo por qué debo tener miedo.

Entonces fíjate, que son dos modelos de religión aquí, el modelo del fariseo es, tengo que convertirme para que no me suceda lo malo, el modelo de Jesús es tengo que convertirme para que sí me suceda lo bueno, ahí está el resumen, por supuesto, lo mismo que la mujer aquella de la primera historia, aquel que se convierte le pasa lo mismo que la dama que ya encontró el esposo, ya con eso descarta a todos los demás, es decir, todos los demás ya se salvaron, bueno, se entiende el mensaje, en todo, caso ya ella con esa decisión, ya descartó a todos los demás, ya quedaron descartados.

Entonces lo mismo nosotros si nuestra vida está pegada a Jesucristo ¡que ídolos ni que nada! si nuestra vida está unida a el que temor ni que nada, tengamos miedo si no estamos unidos a El; pero no porque hayan salido nuevos mensajes, sino tengamos miedo porque ya El dió su mensaje y su mensaje es “el que crea y se bautice se salvará, el que no crea” y no creer es rechazar, no creer es burlarse de la palabra de Dios, no creer es no tomar en serio el amor divino, no creer es quedarse únicamente criticando, el que no crea ya está condenado, eso no lo dice ningún mensaje de última hora, eso ya lo dijo Cristo. Entonces ese es un mensaje que es muy importante que tomemos aquí.

Y el último mensaje del día de hoy, el perdón por supuesto, un prestamista tenía dos deudores uno le debía 500 denarios, ¿y cuanto es un denario? un denario era más o menos el salario minino de un día, ¿cuánto es el salario minino de un día aquí en Colombia? ¿Cuánto es eso? Viene siendo como 15 000, bueno, yo veo que aquí no viene nadie de salario minino, está un poco elitista el asunto, bueno aquí los de salario mínimo no, bueno allá hay alguien que sabe, el salario mínimo diario en Colombia es de 18 700, $18, 700 quiere decir que quinientos denarios eran 9 millones 350 mil pesos, plata de hoy, entonces, uno le debía 9 350 000 pesos, creo que eso es lo que da la matemática de los 500 denarios y el otro le debía 50, que entonces viene dando casi un millón de pesos o sea 930 000 pesos más o menos.

Bueno, el uno le debía 9 000 000 y el otro 900 000 ninguno de los dos tenia con que pagar y entonces los perdonó a los dos y viene el tema de la gratitud, cual es la enseñanza profunda aquí, bueno lo de Jesús todo es infinito, pero mire, hay una enseñanza muy grande, tu si has valorado el perdón que has recibido, ¿sí lo has valorado?

Hay tantas canciones, por ejemplo esta que cantaron en el momento del Señor ten piedad, eso es una hermosura ¿cómo empieza esta canción?

¿Qué sería de mi si no me hubieras alcanzado…” esa es la canción, esas canciones y otras parecidas son preciosas para que nosotros vivamos en gratitud, mira, la persona que vive en gratitud vive en misericordia , la persona que vive en gratitud vive en alabanza y vive en paz, la mejor manera de cultivar la misericordia hacia los demás es tomar plena conciencia de la misericordia que Dios ha tenido con nosotros. Por eso yo les voy a pedir a los del ministerio de música que terminemos esta predicación con esa canción que la oímos al principio y vamos cantarla y vamos a pedir al Señor que nos abra los ojos para que veamos todo lo que nos ha amado, todo lo que nos ha bendecido y que desde ahí nosotros entremos en gratitud y en misericordia para con nuestros hermanos, pongámonos de pie y cantemos con el corazón.

Que sería de mí si no me hubieras alcanzado Donde estaría hoy si no me hubieras perdonado Tendría un vacío en mi corazón Vagaría sin rumbo sin dirección Si no fuera por tu gracia y por tu amor Si no fuera por tu gracia y por tu amor

Gracias Señor por el amor inmenso que nos has dado, por el perdón que nos has regalado, por la paciencia que has tenido por cada uno de nosotros, gracias Señor, gracias Jesús porque hemos probado tu bondad, porque la hemos saboreado, porque cuando pensamos en ti Señor, una sonrisa de dulzura llega a nuestra alma.

Haber te puedo pedir que le regales una sonrisa a Jesús, no a mi sino a Jesús, haber, vamos, cierra tus ojos y sonríele a Jesús, y dile gracias Señor por la paciencia que me has tenido, aquí hay algunos de ustedes que están tan preocupados con las peticiones que tienen, que no toman en cuenta con las bendiciones que ya el Señor te está dando, ya el Señor te está bendiciendo, ya el Señor te escuchó, ya el Señor te está glorificando en tu vida, no tengas temor, no tengas miedo, sonríele, que si tu andas en tu casa con mala cara, razón es de muchas cosas, no, sonríale al Señor, y dile gracias por todo lo que me has perdonado gracias por mis 500 000 millones de denarios, gracias Señor por todo lo que me has perdonado por todo lo que me has amado, hoy quiero apreciar tu amor Señor y hoy quiero bendecirte con acción de gracias y hoy quiero sentir que la misericordia tuya me invade Señor ¡bendito seas Señor! ¡Bendito seas! gracias Señor, gracias, bendito seas Señor, Gracias.

Donde estaría hoy si no me hubieras alcanzado Donde estuviera hoy si no me hubieras perdonado Tendría un vacío en mi corazón Vagaría sin razón sin rumbo sin dirección Si no fuera por tu gracia y por tu amor, Si no fuera por tu gracia y por tu amor, Sería como un pájaro herido que se muere en el suelo, Sería como un ciervo que brama por agua en un desierto Si no fuera por tu gracia y por tu amor Si no fuera por tu gracia y por tu amor.

Vamos a cantarlo por última vez, vamos a cantarle al corazón de Jesús, yo no sé ustedes pero yo soy un enamorado de la fiesta del corazón de Jesús, porque ese amor era exactamente lo que necesitábamos, aunque no lo merecíamos, vamos a cantarle una vez más, pero pensando en el corazón de Jesús y sabiendo que de esa bondad, que de esa ternura podemos esperarlo todo y el que tiene a Jesús no tiene que tenerle miedo a nada ni a nadie.

Nuevamente pero póngale un poquito más de ritmo,

Que sería de mí si no me hubieras alcanzado, Donde estaría hoy si no me hubieras perdonado, Tendría un vacío en mi corazón, Vagaría sin rumbo sin dirección, Si no fuera por tu gracia y por tu amor, Quiero oírlos Si no fuera por tu gracia y por tu amor, Sería como un pájaro herido que se muere en el suelo Sería como un ciervo que brama por agua en un desierto Si no fuera por tu gracia y por tu amor, Si no fuera por tu gracia y por tu amor.

Dedícale la mejor de tus sonrisas y el aplauso más amoroso a Jesús.