Co04004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

¡Feliz domingo para todos!, estamos en el cuarto domingo del Tiempo Ordinario en el Ciclo C, es decir, aquel conjunto de lecturas para los domingos que son tomadas casi invariablemente de san Lucas. Lucas es el evangelista que nos guía en los domingos de este año, así como Mateo nos guiará el año próximo, si Dios nos permite, y luego el siguiente año, san Marcos. De esa manera, la Iglesia quiere que nosotros recibamos el testimonio elocuente, pero sobre todo inspirado por el Espíritu que nos guíe en la contemplación del Misterio de Cristo, para que nuestra vida reciba su luz, su gracia y sea finalmente transformada por su amor.

La lectura del Evangelio de hoy, tomada de san Lucas, nos invita a recordar una consigna que el Papa Francisco ha repetido en varias ocasiones, me refiero a esa expresión: “una Iglesia en salida”. ¿Qué quiere decir esto de “una Iglesia en salida”?, lo podemos aprender de la escena del Evangelio: Cristo va a su ciudad natal, a Nazaret en Galilea, y aunque al principio la gente aparece como sorprendida, maravillada; pronto también entra la desconfianza, el escepticismo (cf. Lc 4,21-30); podemos imaginar esas sonrisas socarronas, burlescas que quieren ver milagros: “haber, cómo entendemos a este señor, se supone que es el que siempre ha vivido entre nosotros”.

Una cosa que quiero anotar, no es lo más importante del mensaje de hoy, pero es útil anotarlo, es que demonos cuenta, si los paisanos de Cristo se asombran de los milagros y la sabiduría de Cristo, es precisamente porque Él había crecido en esa ciudad, y había sido uno más entre ellos; comento esto porque algunas obras de ficción que hacen mucho daño, como El Caballo de Troya, esas obras hacen mucho daño diciendo no solamente mentiras, sino cosas absurdas, se plantea por ejemplo que si Cristo fue a aprender la sabiduría de los budistas o de los hinduistas, si viajo a lejanas tierras; observa que eso es perfectamente ridículo cuando llegamos a este texto de san Lucas, porque la única posibilidad, la única razón por la que aquella gente podía extrañarse de Cristo es porque lo habían visto tantas veces, estaba siempre con ellos y depronto empieza a hablar del Reino de Dios, hay milagros y hay cosas extrañas es por eso por lo que ellos se extrañan, es decir el mismo Evangelio nos da herramientas para desmentir a quienes pretenden hacer dinero inventando cosas sobre Cristo, como el señor JJ Benítez que dice una gran cantidad de tonterías y lamentablemente, incluso católicos compran esas obras y de esa manera enriquecen a los que traicionan el Evangelio. Así que queda claro que la razón de la extrañeza de los paisanos del Señor es porque Cristo había crecido ahí en Nazaret ¡no más historias, por favor no más historias de budismos, de desiertos extraños, de hinduismo y de maestros esotéricos! nada de eso es necesario para acercarse al Evangelio.

El contenido principal está todavía más allá, cuando los paisanos de Cristo, cuando la gente de su propio pueblo empieza a manifestar toda esa extrañeza, entonces Cristo les recuerda varios pasajes del Antiguo Testamento, es decir lo que eran la Escrituras para ellos, pasajes con los cuales les está diciendo: “dense cuenta de que Dios siempre va más allá, que Dios no se encierra”, que Dios nuestro Dios ha salido de sí mismo, en primer lugar con la creación y luego con la preciosa historia de la salvación; nuestro Dios es un Dios que sale de sí, y eso es lo que nos recuerda el Papa Francisco, que no nos encerremos en nuestro propio círculo de simpatizantes, en nuestro pequeño círculo de gente que piensa como nosotros, en nuestro pequeño círculo de los que tienen los mismos gustos, la misma moda, la misma edad y se rÍen de los mismos chistes. Es necesario una y otra vez recordar que hay otros y es necesario preguntarse una y otra vez cómo podemos llegar a esos otros, los que todavía no creen, no aceptan, no saben del amor de Dios. Estas preguntas son las que darán un nuevo vigor a nuestra evangelización y los que harán de todos nosotros una Iglesia en salida, como la llama el Papa Francisco.