Bo15008a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

El Evangelio para éste domingo está tomado del capítulo sexto según San Marcos. Encontramos el envío de los discípulos, Cristo da instrucciones a sus apóstoles y los envía. Una de las cosas más notables en el Evangelio de Marcos es la precisión en el uso de las palabras, realmente la brevedad no significa pérdida de sustancia en el Evangelio de Marcos, y cada palabra, cada verbo, cada adjetivo, nos dice algo para nosotros como creyentes, ese algo es muy importante porque esa es la manera de saber quién es Jesús y que quiere de nosotros. Tres verbos aparecen en el envío de los discípulos, ellos van a predicar, a exorcizar es decir a expulsar demonios, y van a sanar.

San Marcos nos dice más, nos indica cual es la palabra propia, el complemento directo de cada uno de estos verbos; predicar, pero predicar qué?. Predicar la conversión; exorcizar es expulsar los demonios y sanar os enfermos.


Observemos cómo en estos tres verbos con sus complementos aparecen tres grandes prioridades que la Iglesia nunca puede perder de vista y que nosotros como Iglesia debemos mantener plenamente vigentes.


La predicación puede servir para muchas cosas, puede tener grandes elementos de erudición, puede tener raíces culturales muy profundas, puede hacer una revisión de los hechos de nuestro tiempo incluyendo la actualidad política, tecnológica o económica; pero el propósito de la predicación es exactamente lo que hemos oído hoy, finalmente de lo que se trata es de que los corazones se vuelvan hacia Dios, de lo que se trata es de la conversión, de abandonar el pecado y acoger el Reino de Dios, se trata de dejar atrás nuestra vida incoherente, quizás sucia y aceptar los panes ácimos de verdad que nos ofrece Cristo, aceptar la luz de su Palabra, el ejemplo precioso de su mirada y de la santidad de su vida.


Exorcizar es también obra de la iglesia, no solamente en el plano específico que siempre es válido, de tener un ministerio estable de personas que atienden a quienes son aquejados por la infestación o la posesión diabólica, no solo en ese sentido, tomemos también en este otro, predicar, evangelizar en general es también hacer retroceder el poder de las tinieblas, es hacer retroceder los dominios de Satanás, y esto creemos es una gran noticia. Lamentablemente en nuestra época parece que es imparable la corrupción, la destrucción de la familia, el daño al medio ambiente, los resentimientos étnicos, políticos, económicos. Pues un evangelizador es alguien que tiene conciencia de que ninguna de esas realidades oscuras, cuya fuente última está en el demonio, ninguna de ellas es imparable, es tarea nuestra hacer que retroceda la corrupción, que se detenga la destrucción de la familia, que aprendamos a vivir de un modo razonable y sano en la preciosa creación que Dios nos ha dado.


Por último no olvidar sanar a los enfermos; hay muchos que están fracturados, agotados, cansados, para ellos tiene que llegar el bálsamo de la misericordia; gran predicador de éste mensaje el Papa Francisco, siguiendo sus huellas también nosotros tenemos el hermoso encargo de ser extensiones de la mano compasiva de Cristo para todos los que se sienten maltratados, así nos lo conceda el mismo Cristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.