Bo03005a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20120122

Título: Convertirse, creer y recibir el Reino de Dios

Original en audio: 4 min. 51 seg.


Como hemos explicado en otras ocasiones, para los domingos, nuestra madre la Iglesia ha preparado tres series de lecturas, se llaman Ciclos. El año 2011, por ejemplo, tuvimos el Ciclo A; el año 2012, Ciclo B; el 2013, Ciclo C; el 2014, volverá nuevamente el Ciclo A, y así sucesivamente.

Cada Ciclo tiene su Evangelista: EL Ciclo A va con Mateo, éste en el que nos encontramos, el Ciclo B va con Marcos, el Ciclo C va con San Lucas. Como el evangelio según San Marcos es notablemente más corto que los otros dos evangelios, porque Mateo tiene veintiocho capítulos, Lucas tiene veinticuatro capítulos, mientras que Marcos tiene sólo dieciséis.

Entonces esto significa que para el Ciclo B, el de San Marcos, aparecen también algunos pasajes del evangelio según San Juan, podemos decir que son pequeños ajustes, pero que lo básico de las lecturas está en lo que ya hemos dicho: CIcloa A San Mateo, Ciclo B San Marcos, Ciclo C San Lucas.

Bueno, estamos entonces en domingo, feliz domingo, y en ese domingo el evangelio que aparece es el de San Marcos. ¿Qué atare nuestra atención en este comienzo del evangelio de Marcos? Estamos empezando el tiempo Ordinario prácticamente, es el tercer domingo, pero como hubo un domingo en el que oímos un texto de San Juan, entonces el evangelio de Marcos casi que está empezando. Y en todo caso, este es el texto en el que por primera vez aparecen las palabras de Jesús en el evangelio de Marcos, capítulo primero, a partir del versículo catorce en adelante, ese es el texto que nos interesa hoy.

¿Qué dice Jesús? "Convertíos, creed la Buena Noticia; se ha acercado el Reino de Dios" San Marcos 1,15, son tres cosas, eso está en la predicación, así empieza predicando Cristo; y luego llama a unos ayudantes, unos pescadores del Mar de Galilea, que son dos parejas de hermanos, felizmente ellos perseveraron en el servicio al Evangelio, son Apóstoles de Jesús. Dos hermanos eran Pedro y Andrés; otros dos hermanos eran Santiago, llamado Santiago el Mayor, y Juan; Santiago y Juan, que eran los hijos de Zebedeo.

¿Qué podemos aprender de estos sencillos hechos? Fíjate cómo Jesús llama a la conversión, esa palabra que va de primera en lo que Jesús anuncia, tiene que ir también en nuestro corazón de primera en nuestro corazón: conversión, conversión que significa cambio, pero no cambiar por cambiar; la dirección de esa conversión está marcada por lo que luego dice Cristo: "Creer en la Buena Nueva" San Marcos 1,15, y esa Buena Nueva está macada por lo que luego dice Cristo: "el Reino de Dios se ha acercado" San Marcos 1,15. "Viene Dios a reinar", sería un modo de traducir muy libremente esta expresión del Señor.

Dios viene, Dios viene y Dios reina; toma en serio el Reino de Dios en tu vida, es es la Buena Noticia, Buena Noticia porque significa la caída de los muchos faraones, la caída de los muchos ídolos que empobrecen la vida humana; pero eso también implica deshacerse de esos ídolos en el corazón, y ahí es donde entra la conversión.

Tres ideas muy sencillas: conversión, creer y recibir el Reino de Dios, tres cosas que están unidas, y para mejor anunciar este mensaje, Jesús llama a colaboradores. Dejemos que ese cuadro, en su hermosa sencillez, se adueñe de nosotros.

Recibamos también ese mensaje: "Convertíos, creed la Buena Noticia; se ha acercado el Reino de Dios" San Marcos 1,15.