Bernard Lonergan

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fr. Bernard Lonergan, S.J. (17 December 190426 November 1984) was a Canadian Jesuit Priest. He was a philosopher-theologian in the Thomist tradition and an economist from Buckingham, Quebec. He taught at Loyola College (Montreal) (now Concordia University), Regis College (now part of the University of Toronto), the Pontifical Gregorian University and Boston College. He is the author of Insight: A Study of Human Understanding (1957) and Method in Theology(1973), which established what he called the Generalized Empirical Method (GEM). The University of Toronto Press is in process of publishing his work in a projected 20-volume collection.

Education

Lonergan entered the Society of Jesus in 1922, obtained his BA in Philosophy from Heythrop College in 1929, was ordained a Roman Catholic Priest in 1933, obtained his S.T.D. (Doctor of Sacred Theology) from the Pontifical Gregorian University in 1940 for a dissertation advised by Charles Boyer, S.J., and later published as Grace and Freedom: Operative Grace in the thought of St. Thomas Aquinas.

Works

After his return from Rome, Lonergan wrote a series of four articles for Theological Studies on the inner word in Thomas Aquinas which became highly influential in the study of St. Thomas' accounts of knowledge and cognition. The articles were later collected and published under the title Verbum: Word and Idea in Aquinas.

While teaching theology at the Collegium Christi Regis, now Regis College federated with the University of Toronto, Lonergan wrote Insight: A Study of Human Understanding, inaugurating the generalized empirical method (GEM). GEM belongs to the movement of "transcendental Thomism" inaugurated by Joseph Maréchal. This method begins with an analysis of human knowing as divided into three levels—experience, understanding, and judgment—and, by stressing the objectivity of judgment more than Kant had done, develops a Thomistic vision of Being as the goal of the dynamic openness of the human spirit.

In 1973, Lonergan published Method in Theology, which divides the discipline into eight 'functional specialties'. Method is a phenomenon which applies across the board in all disciplines and realms of consciousness. Through his work on method, Lonergan aimed, among other things, to establish a firm basis for agreement and progress in disciplines such as philosophy and theology. Lonergan believed that the lack of an agreed method among scholars in such fields has inhibited substantive agreement from being reached and progress from being made; whereas, in the natural sciences, for example, widespread agreement among scholars on the scientific method has enabled remarkable progress.

In later life while teaching at Boston College, Lonergan returned his attention to the economic interests of his younger days. The University of Toronto Press has published his two works on economcs: For a New Political Economy and Macroeconomic Dynamics: An Essay in Circulation Analysis.

For more information, see a complete bibliography of Lonergan's works; view Lonergan's works now in print; or make contact with one of the centers of Lonergan studies, such as the Lonergan Institute for "the Good Under Construction" or the Lonergan Center.

Philosophy: Generalized Empirical Method (GEM)

Lonergan described GEM as critical realism. By realism, he affirmed that we make true judgments of fact and of value, and by critical, he based knowing and valuing in a critique of consciousness. GEM traces to their roots in consciousness the sources of all the meanings and values that make up personality, social orders, and historical developments. A more thorough overview of Lonergan's work is available at the Internet Encyclopedia of Philosophy.

His ideas include Radical Unintelligibility and GEM.

Aportes

El GEM, Método Empírico Generalizado (Generalized Empirical Method)

Aunque yo no pueda recordar a cada lector sus experiencias personales, él puede hacerlo por sí mismo y así arrancar mis frases generales del borroso mundo del pensamiento para ponerlas en el rítmico fluir de la vida… el punto aquí … es la apropiación; el punto es descubrir, identificar, familiarizarse con las actividades de la propia inteligencia; el punto es hacerse capaz de distinguir con facilidad y desde la convicción personal entre las propias actividades puramente intelectuales y la multiplicidad de otras preocupaciones “existenciales” que invaden y se mezclan y se combinan con las operaciones del intelecto para volverlo ambivalente y a sus pronunciamientos ambiguos. (Insight 13-14)

Cada hombre debe responder esa pregunta por sí mismo. Pero yo no creo que las respuestas estén en duda. Ni siquiera los conductistas sostienen que no saben si sí o si no ven o escuchan, saborean o tocan. Tampoco los positivistas prologan sus conferencias y sus libros con la franca confesión de que nunca en sus vidas tuvieron la experiencia de comprender algo sea lo que fuere. Ni los relativistas sostienen que nunca en sus vidas tuvieron la experiencia de hacer un juicio racional. Tampoco los deterministas sostienen que nunca en su vida tuvieron la experiencia de hacer una elección responsable. Existen sujetos que son empíricamente, intelectualmente, racionalmente, moralmente conscientes. [Bernard Lonergan, "Cognitional Structure," Collection (Toronto: University of Toronto Press, 1988), p. 210.]

Psicología Trascendental

El análisis de Lonergan de las estructuras de la conciencia proporciona un nuevo campo para una ciencia transformada de la psiquis. Lonergan ha aclarado qué es una persona humana floreciente: atenta a la experiencia de los datos, del sentido y del conocimiento, inteligente en preguntarse sobre el significado de esa experiencia, crítica de los propios juicios, y responsable de las propias decisiones; y ha argumentado que todo esto es posible como fruto del amor de Dios que inunda el corazón por medio del don del Espíritu Santo.

Ahora estos “niveles de conciencia” (experiencia, entendimiento, juicio y decisión), y el nivel del amor religioso, están cargados de sentimientos. Algunos sentimientos vuelven a estas operaciones fáciles, mientras que otros son obstáculos para su auténtica actuación. El trabajo de Lonergan proporciona un modo de comprender nuestros sentimientos en relación con nuestras posibilidades de comportamiento inteligente, racional, y responsable.

… captar la relación de los sentimientos con los valores y símbolos, y luego relacionar valores y símbolos entre sí: esto, he descubierto, es un punto de partida para toda una ciencia de psicología profunda que proporcionaría una alternativa a las posiciones reduccionistas presentes en tantos otros autores. Y todo esto es posible gracias a la labor de Bernard Lonergan, quien ha analizado la estructura de la conciencia y ha aclarado las diferencias entre orientaciones convertidas y no convertidas mientras producimos lo que el mismo Lonergan denomina la primera y única edición de nosotros mismos. [Robert M. Doran, Compass, marzo 1985, p. 17-18.]

Nociones de Florecimiento y Declinar

... el desarrollo humano es de dos tipos bien diferentes. Hay desarrollo de abajo hacia arriba, de la experiencia al entendimiento creciente, del entendimiento creciente al juicio equilibrado, del juicio equilibrado a fructíferos cursos de acción, y de fructíferos vías de acción a nuevas situaciones que provocan nuevas comprensiones, juicios más profundos, vías de acción más ricas. Pero también hay desarrollo de arriba hacia abajo. Está la transformación del enamorarse: el amor doméstico por la familia, el amor humano por la propia tribu, la propia ciudad, el propio país, la humanidad; el amor divino que orienta al hombre en su cosmos y se expresa en su adoración. Donde el odio ve sólo el mal, el amor revela valores. De inmediato dicta el compromiso y alegremente lo realiza, sin importar el sacrificio que implique. Donde el odio refuerza las malas inclinaciones, el amor lo disuelve, así sean predisposiciones de motivación inconsciente, la tendencia al egoísmo individual o grupal, o la tendencia del sentido común omnicompetente y miope. Donde el odio ronda lentamente por círculos viciosos cada vez más estrechos, el amor rompe los límites del determinismo psicológico y social con la convicción de la fe y el poder de la esperanza. Tal amor transformador tiene sus ocasiones, sus condiciones, sus causas. Pero una vez que aparece y mientras permanezca, conduce. Uno ya no se pertenece. Más aún, en la medida en que esta transformación es efectiva, el desarrollo se vuelve no meramente de abajo hacia arriba sino más fundamentalmente de arriba hacia abajo. Ha comenzado una vida en la que el corazón tiene razones que la razón no entiende. [Bernard Lonergan, A Third Collection (New York: Paulist Press, 1985), p. 77.]

Nociones de Autenticidad y Sesgo (Bias)

La autenticidad humana no es algo como una cualidad pura, alguna serena libertad a salvo de todo descuido, de toda equivocación, de todo error, de todo pecado. Más bien consiste en una retirada de la no-autenticidad, y la retirada nunca es un logro permanente. Es siempre precaria, debe ser siempre alcanzada otra vez, es en gran parte una cuestión de descubrir todavía más descuidos, reconociendo todavía nuevos fracasos por comprender, corrigiendo todavía más errores, arrepintiéndose más y más profundamente de pecados ocultos. [Bernard Lonergan, El Método en Teología (Toronto: The University of Toronto Press, 1990), p. 252. Primera edición de 1971.]