Asun010a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20110815

Título: Festividad de la Asuncion de Nuestra Senora

Original en audio: 4 min. 27 seg.

Feliz día de la Asunción de Nuestra Señora. Este es uno de los misterios del Santo Rosario, es el cuarto misterio en la lista más común, en la lista tradicional de misterios del Rosario y se relaciona aunque es distinto con el segundo misterio glorioso que es la Ascensión de Cristo al cielo.

Ascensión, Asunción. ¿Cuál es la diferencia?. Por supuesto la palabra Ascensión tiene su origen en “ascender” “ subir”; en cambio la palabra Asunción tiene un origen un poco más complejo; Asunción viene de asumir; así como la Ascensión es el sustantivo que viene del verbo “ascender” así también la Asunción es el sustantivo que viene del verbo “asumir”.

Claro que nosotros utilizamos el verbo asumir de un modo más bien intelectual, por ejemplo, uno asume las consecuencias de algo o uno puede decir: yo asumí tal o cual cosa diciendo: yo no tuve en cuenta, fue como un presupuesto, fue como una idea que quedó clara en mi mente.

Pero la Asunción, en el caso de la Virgen María, no es simplemente una idea, asumir, si lo miramos bien quiere decir como recibir adentro, uno asume algo cuando lo recibe: tiene que ver con el verbo “sumir”. De hecho, recuerda cuando la gente dice: se sumió una persona, en el sentido por ejemplo de un pozo o de un lago y la persona se hundió, se sumió y también se dice cuando una superficie metálica recibe el golpe y queda hundida, es decir, cuando recibe algo adentro., decimos se sumió.

Asumir es eso, es recibir adentro, es acoger, es aceptar; entonces la Asunción es el acto de acogida, es la recepción, es el acto de recibir y aquí llegamos al corazón de esta hermosa fiesta de la Virgen María, cuando decimos que María fue asumida, nos referimos a que de Asunción en cuerpo y alma, estamos diciendo toda la realidad de Ella porque finalmente también nosotros hemos sido invitados, también nosotros somos llamados por nuestra fe para ser asumidos.

Acuérdate que nosotros en el Credo decimos que creemos en la Resurrección de la carne, Cristo nuestro Salvador como primero entre muchos hermanos, ha resucitado de entre los muertos y Cristo Nuestro Salvador, el que ha resucitado, ha resucitado no únicamente con una existencia espiritual sino que su carne, la carne que pendió de la Cruz, participa de esa victoria total, esa victoria plena de Dios.

Nosotros, después de Cristo y a imagen de Cristo, también tenemos ese camino, es decir, todo lo nuestro, nuestra realidad corporal tiene que ser asumida; nosotros, todo nuestro ser ha sido llamado para participar de la misma gloria, de la misma resurrección, del mismo poder, queremos brillar en el cuerpo de nuestro Señor y Salvador y eso es lo que celebramos como ya sucedió, ha sucedido, como acontecido plenamente en el Misterio de la Santa y hermosa Virgen María.