Asun007a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20100815

Título: Maria es el modelo que se nos da

Original en audio: 22 min. 07 seg.

Hermanos muy amados:

Una de las preocupaciones que tienen muchos católicos hoy y una de las razones por las que los cristianos no católicos se mantienen a distancia de nuestra fe, es porque les preocupan todas estas celebraciones de la Virgen.

La pregunta sería: ¿No es eso darle demasiada importancia a una mujer en la que finalmente no está la salvación porque la salvación nos viene por Jesucristo.

Esta es la manera como lo plantearían algunos protestantes que hoy utilizan otros nombres llámense evangélicos o luteranos o pentecostales o muchos, dicen llamarse simplemente cristianos, aunque esto podría ser materia de discusión por ejemplo a mi me cuesta creer que son cristianos los que niegan la presencia de Cristo en la Eucaristía.

Pero a lo que yo voy es a esto de las celebraciones marianas, hay gente que tiene temor de que María sea una distracción o un idolatría que nos aparta del corazón y el centro de nuestra salvación, que sin duda es la salvación que viene por Cristo por su sangre derramada en la Cruz y nosotros recibimos esa salvación ejerciendo fe en el mensaje que nos ha llegado a través de los apóstoles.

¿Dónde entra María ahí? Por qué tanta insistencia en María, no será un riesgo para una auténtica fe cristiana? Yo creo que la pregunta si se plantea con honestidad merece también una respuesta, una respuesta honesta y yo creo una respuesta muy bella porque la respuesta es María misma y vamos a ver por qué.

Jesús, Jesús mismo es el Evangelio; así nos lo dice el Papa Benedicto, él mismo, Jesucristo es la buena noticia y al mismo tiempo Jesucristo es el gran evangelizador porque a través de él hemos recibido la buena noticia de la salvación. Jesucristo es el gran evangelizador y Jesucristo es el Evangelio.

Podemos decir que ese evangelio de Cristo es como una propuesta y vamos a decir que nosotros somos invitados a aceptar esa propuesta. San Pablo en alguna ocasión dijo que él mismo se consideraba como un embajador de Jesucristo como alguien que lleva una propuesta, un mensaje de parte de Dios.

A nosotros lo que nos corresponde es aceptar ese mensaje. Pero aquí viene la parte más interesante realmente lo que el evangelio quiere hacer en nosotros no es uno o dos pequeños ajustes, voy a hacer una comparación con una casa no es simplemente echar un poquito de pañete, resanar, una mano de pintura y quedamos listos.

El ser humano necesita ser radicalmente transformado, necesita llegar Cristo no únicamente a las afueras, al antejardín de nuestra casa por hablar así…sino entrar, tomar posesión, estar en su trono, ser el centro de nuestra vida, eso es lo que merece Cristo, eso es lo que Cristo quiere hacer en nosotros, es una propuesta radical, es una propuesta que tiene un alcance inmenso hasta la eternidad misma, es una propuesta que tiene un alcance dilatado porque Jesús dice a “todas las naciones”.

Así que se trata realmente de la oferta y la propuesta más grande que uno pueda imaginar. Todas las culturas, todas las naciones, todos los siglos todo el ser humano, lo privado y lo público, todo tiene que ser impregnado por el evangelio, transformado por el evangelio sanado por el evangelio santificado por el evangelio de Cristo.

Cuando a uno le van a hacer una propuesta incluso en una cosa tan sencilla como comprar una casa, que no es tan sencillo, pero comparado con lo que venimos diciendo si que es pequeño. Si a uno le van a proponer que compre una casa en una urbanización nueva que están haciendo, compre una casa nueva se la vamos a dejar en tantos millones de pesos.

Y donde está esa casa? - no la hemos construido todavía,- o sea que usted quiere que yo le de el dinero o quiere que yo empiece a darle dinero y esa casa todavía no está construida.- Pues no señor, no está construida porque es una urbanización ultra moderna que tiene las últimas tecnologías, vamos a utilizar energía solar, vamos a utilizar un nuevo método de calentamiento usted va a tener una vista espectacular, usted vera que las habitaciones son más amplias porque estamos utilizando materiales muy modernos de la mejor ingeniería.

Cuando uno oye todas esas historias que le echan los vendedores, pues seguramente siente un poco de desconfianza sobretodo porque no le pueden mostrar la casa porque no la han hecho todavía. Por eso desde hace muchos años los constructores se inventaron una formula, el apartamento modelo o la casa modelo.

Supongamos que quieren hacer una urbanización que tiene cincuenta casas pero no hacen todavía las cincuenta casas sino que hacen una sola que es la casa modelo y esa es la casa que le muestran a las personas para decirles: mire como funciona lo de la energía solar, mire como son los materiales, mire la calidad de la madera, mire los tonos de la pintura, mire el diseño de la cocina, mire como funciona lo de las basuras…

Entonces los posibles compradores, ven la casa modelo, y de esa casa modelo suponen que es lo que van a encontrar cuando la casa de ellos esté terminada. Ustedes ven para donde va mi comparación. María es la casa modelo, María Santísima es el evangelio realizado; uno no tiene que salirse del evangelio para empezar a hablar de María. La vida toda de ella fue una vida modelada cargada del evangelio de Jesucristo.

Las actitudes de María son las que se esperan de nosotros los cristianos, las virtudes de ella son las propias de un discípulo de Cristo; la sabiduría que recibió su corazón es la que el Espíritu Santo quiere también darnos a nosotros, la misericordia que Dios derramo sobre ella, es la misma misericordia que va a venir, que ya ha llegado a nosotros: el Espíritu Santo que consagró las entrañas de ella y que la guió en un camino de santidad es el mismo Espíritu Santo que tu recibiste en el bautismo, es decir María va delante de nosotros.

Por eso entre los muchos nombres que se le dan a ella hay uno hermoso, ella es estrella de la mañana, estrella que guía al caminante, que guía al navegante, también se le llama estrella del mar, también se le llama estrella de la nueva evangelización. ¿Por qué se habla de ella como una estrella? Porque la estrella marca un camino María es la casa modelo, es decir podemos decir que la Santísima Virgen es como el diccionario del cristianismo.

A mí me vienen con una historia de una propuesta que se llama cree en Jesucristo, acepta a Dios como tu Padre, conviértete, con todo lo que eso implica, porque eso implica por supuesto aceptar el caminar de los cristianos, es decir la Iglesia. Es un engaño espantoso el que comenten aquellos que creen que se le puede decirle si a Cristo y no a la Iglesia. Iglesia es donde se reúnen los que aceptan la plenitud del mensaje de Cristo.

Suponiendo que tú dices no, yo creo en Cristo pero no creo en la Iglesia y ¿como te llego el mensaje de Cristo? a través de seres humanos, y¿ como practicas las virtudes de Cristo? a través de seres humanos y ¿cómo quiere Cristo ser conocido y adorado? junto con otros seres humanos. Eso se llama ser Iglesia.

Pues llega a tu corazón y al mío la propuesta del evangelio de Jesús. ¿Cómo vamos a saber, como podemos conocer mejor esa propuesta?, ¿Como podemos saber su alcance, sobretodo porque ese evangelio también nos pide cosas que desde el punto de vista humano son muy difíciles y muy inciertas?

Ese evangelio me pide por ejemplo que yo ore por los enemigos y eso es muy difícil y es muy incierto porque a veces se siente uno como un perfecto tonto, porque lo que a veces el corazón le pide a uno es venganza y Cristo dice no, que no es por ahí, a veces el corazón lo que le pide a uno es -dese la buena vida, disfrute del placer a manos llenas- y el evangelio dice que no, que no es por ahí, el evangelio pide muchísimas cosas …y el evangelio mismo de Cristo nos dice que es como una senda empinada, estrecha, difícil, no es una vía ancha, cómoda, porque esa vía cómoda y ancha lleva a la perdición.

Entonces cuando uno toma en serio la fe ciertamente uno necesita referencias, uno necesita saber al fin eso en que va a parar…y ahí no basta con decir como algunos dicen yo creí en Cristo y empezó a lloverme dinero a manos llenas, conseguí una magnifica residencia, conseguí una esposa mejor, tengo salud que nadie me la quita, expulso demonios y hago milagros.

Ese todavía no es el fin de la historia. Aunque alguna persona pudiera contar todo eso, sabemos que solamente al final, solamente al final se sabe que es lo que hay en el corazón humano. La biblia nos dice: no llames a nadie bienaventurado antes de morir; hay que ver que sucede ahí.

Y ahí llegamos a la fiesta que estamos celebrando hoy, ahí llegamos a la Asunción de la Virgen lo que estamos diciendo no es simplemente que María pasó por algunas dificultades y logró salir adelante, sino que su vida entera hasta llegar a la muerte, hasta pasar el umbral de la muerte, hasta salir de esta tierra su vida entera fue vida de evangelio y en ella ya se cumple lo que nos dice la escritura: si sufrimos con Cristo, reinaremos con Cristo, si morimos con Cristo viviremos con Cristo. Esas palabras no son vacías. Esas palabras la comunidad cristiana las ha visto realizadas en María.

Entonces no hay ninguna razón para oponer evangelio y María muy al contrario ella es el evangelio vivido, realizado con todas sus consecuencias con sus pasajes más duros, esa es María, el evangelio vivido a través de las penumbras que tu y yo tan bien conocemos lo mas maravilloso es que ella es un ser humano nacida de su papito y de su mamita como tu y como yo, porque siempre existe el riesgo cuando se trata de la santidad de Cristo que uno diga: bueno… pero al fin y al cabo Cristo era Dios, Cristo era una persona divina…

Aunque ese modo de hablar no toma en serio el misterio de la encarnación, que hermoso es que María era imperfectamente persona humana por eso un gran santo de la Iglesia, san Atanasio, prefería llamarla a ella ante todo, y sobretodo, hermana nuestra, porque es como nosotros persona humana como nosotros sometida a tantas incertidumbres, a tantas ignorancias, a tantas y tan terribles dificultades.

Incluso Santo Tomás nos dice otra cosa: cuanto más clara es la mente de una persona, es decir mayor es su sabiduría, no solamente su conocimiento, sino su sabiduría que es algo distinto, porque no es tener simplemente una biblioteca en la cabeza es saber vivir, es reconocer en la propia existencia aquellos principios fundamentales y aquellas últimas consecuencias para orientar la vida como solo lo hacen los sabios.

Pues dice Santo Tomás que cuando una persona tiene más claridad en su mente por esa sabiduría, también es más espantoso su dolor cuando sufre, precisamente porque su mirada penetrante entra mucho más hondo en el misterio de la humillación, o en el misterio del egoísmo o en el misterio de la violencia, de la agresividad.

En María, María la de la mente despejada y abierta a la luz de Dios, María la del corazón inmaculado y brillante, en María el misterio del dolor es casi infinito, o sea que cuando decimos que ella ha pasado por tormentas, por penumbras, por dificultades y desiertos, no es solamente como nosotros sino mucho más que nosotros, muchísimo mas que nosotros, y la fidelidad de ella especialmente a la hora de la cruz y la oración de ella especialmente a la hora de pentecostés, marca para siempre un camino para la Iglesia de todos los tiempos.

Por eso María es la casa modelo, María es la que nos cuenta como es la urbanización, María es la que nos revela para donde es que va todo ese cuento que llamamos el evangelio, más allá de los azares, incertidumbres y tormentas por las que tiene que pasar la Iglesia, más allá incluso de las propias miserias de la Iglesia, por los pecados de sus hijos, es María la que nos está mostrando en la santidad esplendorosa de su mirada, en la pureza bendita de su cuerpo, en la sabiduría de su mente, en la absoluta fidelidad al querer de Dios, nos está mostrando cómo se vive, como se muere y hacia donde vamos tu y yo.

Ella es el mapa del evangelio de camino al cielo. ¿Puede una persona llegar a salvarse sin gran devoción a María? sin gran amor a María? Pues eso es posible porque hay tantas cosas que son posibles para Dios pero quién no reconocerá que es mucho más fácil, que es mucho más seguro, y que se avanza mucho más rápido yendo hacia Dios por el mismo camino que él quiso llegar a nosotros.

¿De donde salió Jesús? ¿Apareció un día de detrás de una piedra? ¿De donde salió Jesús? Lo bajaron de un árbol ¿Jesús salió del corazón inmaculado de las entrañas purísimas de María; de ahí salió Jesús. Y no solamente su cuerpo, María no le dio simplemente la biología, los tejidos óseos, musculares, conjuntivos, María fue para él verdadera madre y él fue para ella verdadero hijo.

Entonces ¿quien no se da cuenta que si ese fue el camino por el que Dios quiso venir, es el camino natural por el que nosotros podemos ir? y esto lo han dicho grandes santos entre otros ese gran propagador del Rosario San Luis María Griñón de Monfort y por eso escribió ese libro que se llama El tratado de la verdadera devoción a María.

Y el santo Luis María Griñón de Monfott se atreve a decir “signo de predestinación para el cielo es una gran devoción a María” por supuesto que no es María desconectada, arrancada del evangelio es María como expresión del evangelio, es María como imagen y anticipación de la gloria que el evangelio trae a nuestra vida, es María como señal de Jesucristo, es María, María Santísima, como vida que llega nuestra vida en la medida en que nosotros entramos en su escuela.

Por eso termino invitándote a que nos matriculemos en la escuela de María, las virtudes básicas de ella que están todas en el Magníficat, en su cántico, son las más necesarias para el cristiano la humildad, la fe, la caridad, la confianza en Dios, el deseo de la extensión de su gloria, el bien de todos nuestros hermanos.

Aliados, unidos a ella, avanzaremos con paso más firme, más gozoso, más despejado. Ella, que no cesa de interceder por nosotros, nos acompañará con su plegaria y la Iglesia se renovará más y más en cuanto más y más nosotros nos matriculemos en ese estilo de discipulado en el que se retrata el evangelio mismo de Jesús, Amén.