Ao26001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960929

Título: La Voluntad de Dios

Original en audio: 11 min. 21 seg.


Esta vez queridos amigos el día domingo coincide con el 29 de septiembre; inicialmente la Iglesia celebra el 29 de septiembre a los santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. No seria correcto litúrgicamente que dedicara mis palabras a decir algo sobre el misterio de los ángeles y su papel en nuestra vida, no seria correcto litúrgicamente pero tengo muchos deseos de hacerlo, viendo tanta literatura que se multiplica en torno a los ángeles. Casi uno puede seguir este criterio creo yo, cuando los periódicos empiezan a ocuparse de algo.

Quiere decir en primer lugar que ese algo esta de moda y en segundo lugar que lo que digan los periódicas y las revistas no es la verdad. Si lo que dicen los periódicos sobre otros temas es como lo que dicen sobre los ángeles, debemos ahorrarnos muchas suscripciones, queridos amigos. Tampoco ahondo en este tema, yo no sé si aquí hay gente de El Tiempo o El Espectador que pueda sentirse ofendida o rechazada, y llega a salir un artículo sobre mí, si llega a salir un artículo sobre mí, estoy tranquilo y no lo tienen que leer, seguramente no va a decir nada que sea cierto.

Pero miren lo que se dice sobre los ángeles en su gran mayoría, es una especie de moda y lo podemos resumir diciendo que los ángeles son en la versión de El Tiempo, de El Espectador, Semana, etc. Son fuerzas misteriosa, desconocidas con las cuales una puede entrar en contacto y que uno puede poner a su favor, esa se llama la versión mágica de los ángeles. Realmente lo que pretende esta ola de literatura sobre los ángeles es que nosotros todos volvamos al paganismo, es decir que dejemos la fe y volvamos a la magia.

¿Cuál es la diferencia entre la fe y la magia? Bendito sea el evangelio de hoy ( Mateo 21, 28-32) divinamente nos ayuda en este sentido. La diferencia entre la fe y la magia es. Que en la magia, yo intento entrar en contacto con fuerzas, poderes, energías, conocimientos para ponerlos en función de mi voluntad, de mi plan, de mis pretensiones. La magia en sus diversas versiones, desde el Indio Amazónico y demás locales que tristemente se encuentran el la Avenida Caracas ( Bogotá- Colombia), que es como la brujería para el pobre , hasta los ángeles de la Hacienda Santa Bárbara ( centro comercial de Bogotá-Colombia) que son la brujería para la clase alta.

De una hasta otra clase de brujería, el papel es conseguir un poder, meterlo en mi mano y ponerlo a mi favor de modo que mi voluntad se realice. Hasta extremos simplemente ridículos, por ejemplo, “ quiero lograr que alguien me quiera, que alguien me ame” entonces consigo una oferta, una pócima, un líquido, y ese liquido me asegura el “quereme”, me asegura que la otra persona me va a querer a mí. La magia es para que otros hagan mi voluntad, la magia es para que se cumpla lo que yo quiero, esa es la magia.

La fe en cambio es para que yo haga la voluntad de Dios, cuando rezamos ante Dios insistiendo y persistiendo que se hagan nuestros planes y nuestra voluntad, estamos tratando a Dios como al brujo mayor. Cuando oramos ante Dios como nos enseño nuestro Señor Jesucristo, especialmente en el Padre Nuestro, cuando oramos ante Dios de esa otra manera oramos para que se cumpla su voluntad en nosotros.

En la magia yo no se con quien me estoy metiendo en realidad, lo único que se es que es un poder, es una energía, es una fuerza.

¡Hermanos! Mucho cuidado con cambiar a Dios por un transformador, uno le puede rezar a Dios, uno le puede orara a Dios, confiarse en Dios, uno puede depositar su vida en Dios, pero por favor no se conecte a ningún transformador, cable de alta tensión: chaneling, regresiones, a demás aromas extraños que venden en las tiendas por ejemplo de Hacienda santa Bárbara ,los que trabajen allá no se sientan ofendidos, oren por esos locales y por esas personas.

De manera que el 29 de septiembre la Iglesia celebra estos ángeles, pero como estamos en domingo y litúrgicamente tiene primacía el domingo, debo dar el primer lugar a lo que nos enseña el Evangelio, y lo que nos cuenta el Evangelio es precisamente sobre la realización de la voluntad de Dios. Y eso me permite decir otra palabrita sobre los ángeles, resulta que hay otra diferencia entre los ángeles y los seres humanos, ellos no tiene tiempo ellos no tiene un recurso temporal, nosotros si, por eso en los ángeles propiamente dicho solo hay un acto de voluntad y un solo acto de entendimiento. Los ángeles entienden lo que entienden con una sola mirada y realizan toda su vida con un solo acto de voluntad.

Nosotros los seres humanos, y eso nos lo explica muy bien el texto que hemos escuchado ( Mateo 21, 28-32), realizamos nuestra vida en un sucesión de ideas que se llama “discurso racional”, y en una sucesión de deseos y de actos que se llama “vida moral”. Nosotros los seres humanos tenemos “discurso racional” y “vida moral”, los ángeles solo tienen un acto de entendimiento, en el que ven más de lo que uno ve en esta tierra y un solo acto de voluntad, que es mas vigoroso que la suma de todo lo que uno haga en esta tierra. Por esa razón también hay una separación neta y definitiva, entre los ángeles: aquellos que en ese acto de entendimiento, que viven un acto de amor, reconocen la soberanía de Dios, esos son los ángeles que nos ayudan a realizar la voluntad de Dios, son nuestros amigos y benefactores y entre ellos hay que recordar los nombres de san Miguel, San Gabriel y San Rafael ¿Por qué esos tres sobre todo? Porque esos tres son los únicos nombres de ángeles que aparecen en la Sagrada Escritura, estos son los ángeles benéficos.

Pero hubo también la posibilidad y la triste realidad de que algunos de ellos, en ese único acto de voluntad se rebelaran contra Dios, estos son los ángeles caídos, estos son los demonios, y estos son los que habiendo perdido la amistad con Dios, sus fuerzas de alguna manera influyen en nuestra vida. Habida cuenta sin embargo amigos, de que todas estas criaturas visibles o invisibles, favorables a nosotros o contrarias, necesariamente están sometidas al poder del único Dios que se nos ha manifestado plenamente en Cristo.

Pero como esa no es la situación de nosotros los seres humanos, nosotros tenemos una serie de pensamientos que se llama “discurso racional”, y una serie de actos que se llama “vida moral”. El peligro para nosotros es tratar a las demás personas como si ellas fueran ángeles, si usted ve una persona haciendo algo malo y la trata como si su naturaleza fuera angélica, usted dirá. “ Quedo encadenado para siempre al mal”.

Lo que nos quiere enseñar el Evangelio de hoy es que nadie esta encadenado al mal y nadie esta en esta tierra definitivamente salvado, porque hay el que dice: ”Si voy a ayudarte Señor” y luego con sus obras lo niega. Hay el que dice “no quiero” y luego se convierte y vive. Por consiguiente nuestro recorrido debe ser tal que el discurso racional esta iluminado y perfeccionado por la fe. Porque la fe no va en contra de la razón, sino es la suprema perfección del entendimiento, nos dice Santo Tomás. Y nuestra vida moral debe estar animada por la esperanza y sobre todo por el amor; ¡Amor! No simplemente gusto, amor, no simplemente buenas intenciones. Amor que es algo más que satisfacerse en la gratitud de la otra persona. Amor que por decirlo en palabras de Santo Tomás, es buscar es querer ante todo el bien del otro.

Enseñanza para nosotros a parte de lo dicho sobre nuestros queridos ángeles santos. Enseñanza para nosotros: nadie esta definitivamente encadenado al mal, ni asegurado al bien; por consiguiente hay que perfeccionar la razón con la fe y hay que perfeccionar la vida moral con el amor teologal, de modo que buscando el bien mas allá del gusto y creyendo mas allá de toda razón, seamos firmes en la voluntad de Dios y alcancemos por su gracia la vida perdurable. Así sea.