Amor Humano y Amor Divino, 3 de 3

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar


Queridos Hermanos:

Esta predicación es la tercera de una serie. Hemos puesto como título general: “Amor Humano y Amor Divino”. En nuestra primera enseñanza nos referimos al amor como misterio, como motor de la vida; pero un motor necesita también una dirección, y esa dirección es la que da la virtud de la prudencia. Adquirimos la prudencia especialmente cuando educamos nuestra conciencia en los Mandamientos de Dios, y para ello es importantísimo poner en primer lugar el amor a Dios.

Y dijimos una frase que yo creo que es muy importante en esa primera enseñanza: "No se llega a amar a Dios si uno no conoce el amor de Dios", y ese amor de Dios se nos ha revelado en Jesucristo, y ese amor de Dios se imprime en tu corazón con la acción del Espíritu Santo, esa fue en la primera charla.

En la segunda charla hablamos de pareja. Recuerda, titulo general: “Amor humano y amor divino”. Entonces hablamos del amor de pareja, contamos un poco cómo en el mundo está creciendo el fenómeno de la soledad y el daño que eso causa, y cómo entonces la gente se lanza a unas aventuras afectivas a veces extrañas y a veces perjudiciales, porque tienen una gran necesidad de amor.

Y en esas carencias afectivas de la familia y en esas ausencias está el caldo de cultivo para una cantidad de cosas, por ejemplo, para la multiplicación de los fenómenos de homosexualismo, de embarazo juvenil, de promiscuidad e incluso de pandillas, las que llaman “maras”, por ejemplo en Centroamérica hablan de las "maras", son pandillas a veces tenebrosas, muy grandes, muy fuertes.

Pero después comentamos que esa soledad no tiene que ser el destino del ser humano, y por eso nos pusimos a recorrer un poco cómo es la psicología del hombre y la psicología de la mujer. Entonces hablamos especialmente de esa riqueza que Dios ha puesto en la mujer, a la que le ha encargado el ministerio de la vida, y cómo eso afecta su cerebro, su capacidad de percepción, su lectura del mundo, y lo que eso implica en los distintos ritmos, porque resulta que hombres y mujeres se enamoran de modo distinto, y comprender estas diferencias ayuda mucho.

Luego vimos cómo, si esos ritmos realmente saben encontrarse, hay un ideal que propone nuestra fe, el matrimonio perfecto se llama Cristo y su Iglesia, y por eso terminamos haciendo una oración muy especial por los hombres, fue una bendición muy eficaz que hizo que por ejemplo varios de ellos no vinieran hoy. Entonces, oración por los hombres, porque el hombre tiene que ser cabeza de la casa, pero cabeza a la manera de Cristo; tiene que ser primero en el hogar, pero primero en el estilo de Jesucristo.

Esa fue nuestra charla de ayer. Entonces fíjate, hemos hablado de amor, hemos hablado de amor de pareja; hoy vamos a hablar de familia y sociedad, porque el misterio del amor no puede quedar confinado a la pareja, y precisamente uno de los errores que creo que cometemos es ese, que se pretende encerrar el misterio del amor únicamente en la pareja y así no es, así no funciona.

Hablemos entonces de familia. Hay tantas predicaciones, hay tantos aspectos de la familia, en esta ocasión yo quiero referirme a seis trampas, -ustedes saben que a mí me gusta enumerar, porque cuando se enumera uno aprende a ser un poquito concreto en lo que dice y en lo que aprende.

Entonces vamos a hablar de trampas. La familia tiene muchos enemigos hoy, y la familia podemos decir que está prácticamente en crisis, en muchos países ya se pasó una barrera espantosa, ¿cuál barrera? Ya son más el número de parejas que se divorcian que las parejas que permanecen, y esto tiene un daño muy grande, porque a medida que se desacredita la institución del matrimonio, se debilita la institución de la familia, y cuanto más se debilita el matrimonio, más se va extendiendo un fenómeno que se llama miedo emocional, miedo afectivo.

Yo viajé a Irlanda en el año 2003, fui a hacer unos estudios que finalmente y felizmente pude concluir en el año 2009, fui a hacer el doctorado en teología, y en ese tiempo y en ese doctorado, por supuesto pude también abrirme una cultura distinta, una cultura europea. Me llamaba la atención esa expresión que le oía a los jóvenes, especialmente a las jóvenes en ese país, y luego lo he oído en otras partes, no sé si ya existía aquí en esa época, estoy hablando de hace casi diez años, es la tendencia de las mujeres a decir: “Yo quiero tener a alguien”.

Es decir, para mí ese es un indicativo de que lo que explicamos ayer está sucediendo, es decir, que la soledad está llevando a las personas al pánico, a "tener a alguien", ya son mujeres que no piensan tener hogar, en tener hijos, sino tener a “alguien”, ¿y "alguien" para qué? Pues alguien para un paseo, alguien para una comida, alguien para una fiesta, alguien para una reunión.

Eso está demostrando una crisis muy seria en la familia, las mujeres no quieren tener hijos, las mujeres sienten que sus hijos van a vivir en un mundo peor que el que ellas conocen, y además sienten que quieren primero colmar la medida de sus anhelos de compañía, de placer y de disfrute.

Eso es una tragedia: la familia está bajo amenaza, y esa situación, la multiplicación de divorcios, la multiplicación de abortos, las mujeres que no quieren tener hijos, el uso continuo de métodos anticonceptivos, la infidelidad como algo acertado, los experimentos de distintos modos de familia, ya resultó por ahí un juez en algún país diciendo: "Pues yo creo que una familia de tres papás puede funcionar también como una familia de dos papás".

Ese es el siguiente paso, después de aceptar matrimonio homosexual, lo que sigue es eso: familias de tres, familias de cuatro. Entonces por ejemplo, la mujer bisexual, que está ha casado con otra mujer, pero que además tiene su hombre, porque de vez en cuando le hace falta también esa otra experiencia, entonces están los tres, y entonces en ese trío también adoptan niños, y a eso llaman familia. Claro, esas cosas parecen extrañas, pueden parecer lejanas, antes de que ustedes y yo nos demos cuenta, ya tendremos proyectos de ley en nuestros países para aprobar esto.

Cuando yo era niño, eso fue el siglo pasado, me resultaba impensable, absolutamente absurdo, que un gobierno pudiera aprobar la matanza de embriones humanos y de fetos humanos, en mi ingenuidad yo creía que eso no podía suceder nunca, pero resulta que hay algo que ustedes y yo debemos conocer y ese algo se llama "manipulación de las masas".

Hay una estrategia, y yo la he descrito, no soy el único, mucha gente lo ha hecho, pero si quieren leer mi descripción de este tema, vayan, por favor, a mi pagina web: fraynelson.com, y en mi página web entren a lo que se llama el blog, es decir, lo que uno está actualizando uno continuamente.

fraynelson.com/blog, en esa sección ustedes pueden buscar un tema que se llama "la escalera de la muerte", la escalera de la muerte es el sistema que están utilizando para manipular nuestras conciencias, el sistema que están utilizando para que nosotros aceptemos cada vez más cosas: aceptemos matrimonio gay, aceptemos aborto, aceptemos eutanasia, aceptemos familias multiparentales, aceptemos lo que se llaman matrimonio abierto, que básicamente quiere decir que tú adulteras, yo adultero, nosotros adulteramos, todos adulteran, eso es lo que significa matrimonio abierto.

"Yo tengo mi amante pero no me preocupo por ti porque tú tienes también tu amante, entonces ¿qué me va a decir? No me diga nada. Entonces estamos bien, estamos todos tranquilos, todos contentos".

¿Cuál es el sistema que se está utilizando para que nosotros aprobemos todas esas barbaridades? ¿Cómo nos anestesian la conciencia? Apréndalo en ese articulo, se llama “la escalera de la muerte”, usted lo puede buscar también en Google o en cualquier otro buscador de Internet. Entre a Google, ponga entre comillas: “Escalera de la muerte”, y, entre los primeros artículos, le va a aparecer lo que yo escribí ahí; si quiere ser más preciso,ponga entre comillas: "Escalera de la muerte, y luego ponga: fraynelson.com, y ahí le sale ese articulo.

Le resumo en que consiste la escalera de la muerte, es muy sencillo: la escalera de la muerte es el mecanismo que se utiliza para anestesiar y manipular a las masas. ¿En qué consiste? Se empieza por plantear un caso extremo, yo lo voy a dar el ejemplo con el aborto, pero lo mismo lo hacen con los homosexuales y con todo.

Se empieza por plantear un caso extremo, emblemático y profundamente emocional: "Figúrese una niña, tenia doce años y medio, la violaron, ¡quedó embarazada la niña, imagínese eso!" Claro, cuando uno piensa en lo que es una violación, cuando uno piensa en la violación de una niña, por dentro a uno se le revuelve todo, uno siente tristeza, frustración, impotencia, rabia: “¿Cómo es posible que una porquería de esas suceda en este mundo?”

Y eso es lo que busca la escalera de la muerte, disparar primero la respuesta emocional para que tú no tengas cabeza para deliberar lo que sigue después. Y entonces el siguiente paso es: "-Y esa niña que ha sido violada quedó embarazada, ¡ay, quedó embarazada, que tragedia para esa niña! Conclusión, ¿vamos a obligar a esa niña a que tenga ese bebé?" ¡No puede ser! No podemos condenar a esa niña a que tenga ese bebé. Conclusión, hay que despedazar a ese bebé". "-Sí, sí todos contra ese el bebé, contra el bebé, todos contra el bebé", así es como se ha empezado a aprobar el aborto.

Una madre ha esperado con tanto anhelo tener su bebé, y cuando está en el vientre le hacen un examen prenatal y descubren: “-Su niño tiene una malformación”. "-¡No, mi hijo tiene una malformación! ¡Tendré toda la vida un niño mal formado! ¡Yo, que quería ser mamá de un niño bonito, tengo un niño malformado! ¡Y yo quería ese niño como los niños de las propagandas, yo quería un niño que fuera así bonito, cachetoncito y que me hiciera caritas, y mi niño viene malformado! ¡Matar al bebé, matar al bebé, el bebé tiene que morir!"

Casos emocionales, manipulación de sentimientos, manipulación de emociones, entonces nos vienen con ese vienen cuento de que hay que matar a ese bebé ¡y nadie se plantea que ese bebé es inocente! El caso más absurdo precisamente es el de la violación, es un caso absurdo: "Como la mamá fue violada, vamos a matar al bebé". Mire, si va a matar a alguien, entonces mate al violador, el bebé no fue el que violó a la mamá, ¿a quién se le ocurre eso?

Pero ese argumento lo repiten, y presentan historias, y sale una historia, y hace poquito en Argentina, ese ha sido un caso dramático, y les pregunta uno, para dolor y para ira de mi alma, en los colegios de niñas, haga esta encuesta ¡qué vergüenza para el sexo femenino! Oigan las niñas que están aquí: "-¿Estás de acuerdo con el aborto en caso de violación?" Una gran mayoría de las niñas, no sé cómo tratarlas, no sé qué palabra utilizar para no ser demasiado agresivo, una gran mayoría de las niñas dice: "-Sí estoy de acuerdo".

¿Ustedes no creen, -y por ahí va esta charla para que nos entendamos-, papás que están aquí, catequistas que están aquí, predicadores, predicadoras, misioneros y misioneras que están aquí, ¿ustedes no creen que nosotros hemos fracasado totalmente? ¿Ustedes no creen que es un fracaso estrepitoso y vergonzoso de la raza humana, que las hijas de ustedes, señores papás y mamás, estén pensando eso?

Porque, ¿sabe qué es lo más grave de una niña dice: "Estoy de acuerdo con el aborto en caso de violación"? ¿Sabe qué es lo más grave? Significa que esa niña no tiene capacidad de razonar, y si esa niña no tiene capacidad de razonar para ese caso, no tiene capacidad de razonar para muchos otros casos, y si esa niña no tiene capacidad de razonar para su comportamiento ético, y si no tiene capacidad de razonar para el bien de la sociedad, ¿qué va a ser esa niña, y he tratado de no decir puerca y estúpida niña, qué va a ser esa niña cuando un día sea ministra de cualquier cosa?

Ese es el desastre de España, que las que están ahora, esas grandes ejecutivas, esas grandes funcionarias, esas grandes representantes, mujeres elegantísimas, con carteras costosísimas y con ministerios elegantísimos, esas mujeres nunca tuvieron una brújula moral en su casa. Entonces esas mujeres, que no tienen idea de lo que es, como dicen los españoles, “que no tienen ni puñetera idea”, esas mujeres que no tienen ni puñetera idea de dónde está el bien y dónde está el mal, ¿a quién se le ocurre, por Dios, castigar a un niño por el crimen del papá? ¿A quién se le ocurre eso?

Qué tal que llegara alguien y te dijera: “Tu papá hace tiempo que no paga impuestos. Vengo a encarcelarte a ti. Te vas para la cárcel”. Pues mucho peor es lo que se hace con el aborto. Oiga, y todavía hay muchachas, todavía hay jóvenes, y son jóvenes de la edad de ustedes, que cuando les preguntan: "-¿Estás de acuerdo con el aborto en caso de violación?" “-Ay, yo sí, ¡porque qué terrible que lo violen a uno!”

Si yo no estoy diciendo que eso es bonito, no estoy diciendo que eso es fácil, por supuesto que es terrible, por supuesto que es una tragedia espantosa, por supuesto, ¿pero vas a hacer todavía peor esa tragedia convirtiendo a la víctima en victimaria? ¿Vas a convertir a la víctima de una violación, además, en cómplice del asesinato de un inocente? ¿Esa es tu manera de arreglarle la vida a esa mujer?

Entonces, cuando pasan esas cosas, yo llego a una conclusión, la conclusión es que estamos fallando gravísimamente, papás, sacerdotes, párrocos, misioneros, no servimos para nada o casi nada, estamos fallando. Mientras ese tipo de respuestas esté saliendo de las bocas de las jovencitas, quiere decir que no hemos aprendido haciendo nada, y por eso la familia está en crisis, por eso.

Necesitamos que ustedes, mujeres, sean las primeras abanderadas en la defensa de la vida, pero sobre todo en la clara defensa de lo que es el bien y de lo que es el mal.

Nos dice el profeta Isaías: “Ay de aquellos que llaman mal al bien y bien al mal” Isaías 5,20, pues eso es lo que está sucediendo, exactamente eso, que la gente esta llamando bien al mal y está llamando mal al bien. Y todo funciona con la escalera de la muerte y la escalera de la muerte es "primero manipulo tus emociones, luego se logra una aprobación parcial, .eso es como cortar un árbol-, ¿qué se hace para cortar un árbol? Se mete una cuñita, y luego se va hundiendo la cuñita, y con la fuerza de la cuña, cae el árbol.

¿Cuál es la forma que tiene el hacha? Tiene forma de cuña, entonces ¿la cuñita cómo la entran? Manipulando tus emociones: "¡Ay, sí, qué terrible tener un niño mal formado! Yo, que soy tan bonita, yo sólo quería niños bonitos, me viene un niño feo, ¡que muera, acaben con ese bebé!"

Sabiendo que los tiempos que vivimos son malos, como dice la Escritura y como advirtió San Pedro el día de Pentecostés, qué dijo a la gente: "“Escapad de esta generación malvada y perversa” Hechos de los Apóstoles 2,40, pues tenemos que caer en cuenta de cuáles son las trampas en contra de la familia.

Yo digo esto con todo amor para los que ya tienen familia; pero sobre todo lo digo pensando en los que van a tener familia, porque aquí hay mucha gente que va a tener familia, y va a ser una alegría muy grande que ustedes sean familias según el corazón de Dios, no familias según la manipulación que quieren hacer aquellos de la cultura de la muerte, pero hay trampas.

Les voy a mencionar tres trampas bastante visibles y otras tres trampas bastante invisibles, tres visibles y tres invisibles, las tres visibles son tan conocidas que creo que podemos avanzar con cierta rapidez porque no es tan difícil.

Por ejemplo, la primera es el individualismo, la familia actual está sufriendo de individualismo, ¿el individualismo en qué consiste? Consiste en que en muchas familias el esposo trabaja, la esposa trabaja, llegan a la casa, cada uno se conecta a su Facebook, y entonces tienen mucha ternura: "-Hola, mi amor, ya llegué", y ella responde: "-Qué bueno, dentro de poquito estoy contigo".

Cada uno metido en su correo electrónico, cada uno metido en su Facebook. Se sienta la familia: “Vamos a comer”, inmediatamente cada uno saca su Blak Berry-, "¡Claudita!" "-No me interrumpas, espérate, no me interrumpas, estoy mandando un mensaje a una amiga, mira, aquí me dice..." Mientras ella dice eso, el hermanito se ríe solo: "-jajá" Y le preguntan: "-¿De qué te ríes?" "-Es de un chiste que me enviaron". Cada uno metido en su celular, cada uno metido en su Facebook, cada uno metido en su Blak Berry, cada uno metido en su chat.

Una vez pasé por un país que quiero mucho, Dios me ha dado amor por muchas naciones, pasé por Panamá, estábamos en un restaurante departiendo con uno de los organizadores del evento y en la mesa de al lado estaban cuatro jovencitas, ¿estas cuatro jovencitas tendrían qué edades? Quince, dieciséiso diecisiete años.

Yo tenía la idea, de acuerdo con una conferencia anterior, yo tenia la idea de que las mujeres tienden a hablar, pues no, estas cuatro estaban en riguroso silencio, yo no podía creer lo que estaba viendo, ¡alguien logró callarlas! ¿Saben por qué estaban en silencio? Cada una estaba metida en su propio aparato; de vez en cuando interrumpía un momentico, tomaba un sorbo, y seguía.

El individualismo nos está tragando vivos. Yo sé lo que me van a decir los jóvenes: "-Padre, usted no pretenderá que yo deje de utilizar el chat, los mensajes, el Facebook, el Twiter, lo que sea". "-No, yo no pretendo que dejes de utilizar, yo pretendo que aprendas a utilizarlo".

Pero es que el individualismo no empezó..., -yo sé que aquí hay unos papás que por dentro están diciendo: “¿Ay, bendito sea Dios! ¡Dios mío, que esta palabra le entre a esa hija mía! ¡Que por fin mi hija entienda, Dios mío, que entienda! ¡Gracias, Señor, que vino este padre para que le diga a esa hija mía...-".

Pero ese papá es otro individualista, porque él lleva años en que llega a su casa y se sienta a versu televisor: “Y que nadie me interrumpa, que estoy viendo mi programa”, "-Papá,mira..." "-¡Que cállese un momentico”. "-¡papa..!" "-¡Cállese, estoy viendo mi programa! Los electrodomésticos en general, con la probable excepción de la nevera, nos han dividido, eso es un individualismo que nos está tragando vivos, eso es evidente, ¿cierto? No se necesitan grandes estudios para saber qué eso está sucediendo.

Solución propuesta: cada familia tienen que encontrar sus pactos, pacto significa...., -yo les voy a dar recomendaciones prácticas, tengo que ser breve, ustedes después oyen en otras ocasiones estas charlas y sacan de ahí lo que les convenga, pero debo tratar de empacar la mayor parte de contenido posible en estos minutos.

Recomendaciones prácticas: primera, saquen los televisores de las habitaciones. "¡Noooo!" ¡Síii! Es pésima idea meter televisores en las habitaciones. Usted le pone un televisor, -yo sé que hay papás que dicen: “No, eso ya es imposible con mi hijo, esa batalla ya está perdida”.

Yo les digo estas cosas, luego ustedes verán cómo las aplican, pero yo les digo lo que funciona: saquen el televisor de la habitación. Tengan en cuenta este detalle: el televisor no es solamente que cada uno mire una pantalla, el televisor también significa que los planes de los distintos canales y de los distintos programas, que van unos con otros, hay de todo.

Y muchas veces, óiganme papás, -porque yo sé esto de buena fuente-, muchas veces el papá dice: “Compremos este paquete”, -lo llaman en muchas paetes "paquete", "paquete de canales"-, compremos este paquete”, y miran los canales y todo lo ven sano. ¡Cuidado! Hay canales que cambian la programación para adultos a cierta hora de la noche, y eso no lo sabes tú porque tú llegaste rendido de tu trabajo y te acostaste temprano.

Pero tu hijo adolescente, que tiene su televisor en el cuarto, en la habitación, sí está viendo cosas, y la mente de muchos de los adolescentes y de los jóvenes se corrompe a través de la televisión por ese factor.

Saquen los televisores de la habitaciones, compren menos televisores, mi ideal, no importa cuánta plata tengas, no me interesa cuántos millones tengas, el ideal es que en cada casa haya un solo televisor, yo no estoy de acuerdo con los que no tienen ninguno, es mejor tener un televisor por lo menos, una pantalla de televisión y en área pública y con un horario.

El televisor no tiene que ser el ruido permanente. Me decía una vez una amiga: “Yo llego a mi casa y lo primero que hago es poner un ruido”. Un ruido es, no sé, algo de música, un radio, lo que sea, no me dijo que oyera radio Betania. “Llego y pongo un ruido”. ¡Fíjate ese peligro! Cuando ustedes vayan a hacer su casa, les estoy hablando a los muchachos. Algunos de los muchachos aquí presentes me están mirando con cara de que: “Bueno, este adre, que es de la época de los dinosaurios, pues sí, tiene sus costumbres".

Mire, no es buena idea lo de los computadores en las habitaciones por exactamente la misma razón. El ciber crimen, la exhibición a través de cámara web, tú no te imaginas cómo está creciendo, eso lo saben los sacerdotes porque confiesan gente, eso lo sabe uno. Esa niñita tuya, que tú la has criado casta y no sé que, tú no sabes delante de quién se está desnudado. “¡Ay, no, padre, no me diga eso! ¡No, mi hija no!” Pues tu hija sí y tu hija también, ¡es impresionante!

¿Y por qué? Eso está estudiado psicológicamente, las condiciones de anonimato, las condiciones de distanciamiento físico hacen que las personas sean mucho más arriesgadas en su peticiones; y tu niña, esa niña hermosa que está aquí, seguramente ya ha recibido propuestas puercas, y las propuestas puercas llegan no solamente de gente extraña: “No, si mi hija es incapaz de chatear con un extraño”.

Mira, el tema de la audacia y el tema de pedir cosas cada vez más provocativas existe en todos; no te extrañe que un joven muy católico o una joven muy católica y muy de grupo de oración, en un momento de conversación, once de la noche, doce de la noche, una de la mañana, empiece esa cuestión de que "a ver cuánto puedo verte".

Las cosas hay que hablarlas por su nombre; no se acostumbren ustedes a eso y, por favor, las pantallas, eso significa Internet, y eso significa televisión, y hay que tener cuidado con los Smart Phone, con sus planes de datos, eso hay que tenerlo en lugar público. “Pero es que…” Pero es que nada, se necesita eso, que tú tengas esa educación para tus hijos; cuando ustedes eduquen a sus hijos, edúquenlos así.

No permitan ustedes que en todas las comidas esté encendido el celular; sean ustedes papás, sean ustedes mamás los primeros en hacer la operación a la que nos invitó Ricardo ahorita: poner en silencio o papagar el celular; sean ustedes los primeros en hacer eso.

Mire, hoy en una casa típica todo el mundo tiene celular, tiene que haber en cada día, a veces es difícil en el día porque uno trabaja, el otro no sé cuánto, pero tiene que haber en cada día idealmente, -yo les digo el ideal, ustedes ven cómo lo practican-, por lo menos en una comida en que la familia esté reunida y los celulares estén apagados. Eso de que yo estoy hablando, no, eso no es cierto.

Yo les quiero decir una palabra con mucho amor a mis queridas amigas jovencitas y a mis queridos amigos jovencitos: tú puedes considerar que es un abuso pedirte que no chatees, que no hables, que no converses, que no nada con tu teléfono mientras está comiendo la familia, pero yo te digo una cosa: cuando tú quieres hablar con tu papá, a ti te molestaría que él estuviera con un periódico: “Sí, sí, sí, esos problemas tuyos, lo que te sucede, pero cortico, no me interrumpas, yo estoy aquí leyendo".

No, tú quieres hablar con alguien, cuando tú vas a hablar con alguien tú quieres su presencia. Entonces las familias, para luchar contra el individualismo, necesitan hacer pactos reales, abiertos.

Sigamos. Ese problema es fácil porque ese problema todos lo conocemos, ese tipo de cosas suceden en todas partes.

Segundo problema, -estamos en trampas visibles, ojo- trampas visibles-. Segunda trampa visible que sucede: mire, hay una trampa que se llama “democracia”. Resulta que los hijos creen que todo se resuelve democráticamente, estos temas van relacionados los unos con los otros.

Entonces por ejemplo, hay tres hijos en la casa, hay un papá, hay una mamá, los hijos salen para una fiesta: ”-¿A qué horas van a regresar?” "-Tranquilo, papá". "–No, yo no le dije que me dijera tranquilo, ¿a qué hora va a regresar?" Ahí el hijo empieza con la manipulación emocional: todo hijo y toda hija es un manipulador, eso es así, y yo lo digo delante de los muchachos y de las niñas.

Una de las manipulaciones de los hijos se llama “el método trompa”, es un estado de proyección de la mandíbula y el labio con cerrada de ojo, gesto despectivo, cara de que "¿por qué me tocó nacer en este hogar?" No sé, papá, ¡ahhh!", porque además tampoco saben hablar sino que gruñen: ”No sé, por ahí a las tres, por ahí a las cuatro”. "-No estoy de acuerdo, no me parece que son horas de llegar".

Entonces se sindicalizan los hijos, claro que hay varios muchachos, que cuando los veo reírse aquí, digo: Yo creo que les estoy es dando ideas, no se les había ocurrido pero ahora se les puede a ocurrir. Bueno, se sindicalizan los hijos y creen que la cuestión es democrática: "Pues sometamos a votación, tres decimos que llegamos a las cuatro de la mañana, ¡ganamos!"

Mire, óiganme muchachos y queridas niñas, y óiganme papás y mamás: la familia no es una democracia, incluso el Estado garantiza la tutela de los papás hasta los 18 años, yo admito que después de los dieciocho debe de haber un poco más de negociación y de acuerdo, según circunstancias, yo puedo admitir eso, pero papás, yo les digo algo y escúchenme bien, por favor: mientras sus hijos sean menores de edad, son ellos los que están viviendo en la casa de ustedes, eso hay que recordárselo a los hijos.

La manera de conservar autoridad con los hijos no es gritando, no; ustedes sean razonables, sean amorosos, pero el papá eres tú, y el papá no es un oficio democrático, y el ejercicio sano de la autoridad es un gran bien para esos hijos. Entonces cuidado con eso, la familia no es una democracia; de vez en cuando, yo espero que no haya que decirlo de un modo muy violento, pero yo lo digo aquí, así, directo y tal vez rudo: de vez en cuando hay que recordarle al hijo: “Esta casa es mía, y las reglas, mientras tú eres menor de edad, las pongo yo”.

Eso suena horrible y cuando uno es joven, uno siente: “No, nos engañaron, ya no voy al retiro”. Los que vayan a cancelar ida al retiro, por favor, avisen pronto porque están pidiendo cupos. Así cque con el debido cariño, los que quieran cancelar su ida al retiro, cancélenla tranquilos.

Pero les aseguro una cosa, jovencitas y jovencitos, ustedes van a tener sus propios hogares y ustedes van a descubrir la importancia de que haya autoridad en la casa. Que la autoridad tiene que ser razonable, que tiene que ser amorosa, que tiene que estar bajo la mirada de Dios, de acuerdo; pero que tiene que haber autoridad, tiene que haberla. Papás, recuerden que la única manera de ganar autoridad es la coherencia de ustedes.

Una vez regañaba un papá a su hijo: "-¡Usted por qué me miente!" "-No, papá, yo no miento". "-¡Sí, ya lo he agarrado varias veces en mentira, ¿por qué me miente?! El hijo contesta, papá pero es que…" "-¡No diga mentiras!" Suena el teléfono: "-Diga que no estoy". Mire, los hijos de ustedes aprenden mucho más de lo que ven, que de todos los sermones que ustedes les echen.

Entonces ser papá es difícil, claro, ser predicador es fácil, mire, yo vengo aquí, estoy una semana, tal, hablo con la gente, me tomo unas cuantas fotos, pierdo una grabadora, y me voy para mi país, listo, se acabó. En cambio, el papá, no, el papá tiene varias cámaras que están filmándolo todos los días: "Cómo es mi papá, si, mi papá cree en Dios, si mi papá se apoya en Dios, si mi papá es honesto, si mi mamá se le puede creer, si a mi papá se le puede creer, mi mamá por que hace esto...."

Yo creo que tener hijos tiene que ser hostigante, tener hijos tien que ser muy difícil, porque esa filmación perpetua, eso es como estar en un “reality” que no acaba, ese es un "Gran Hermano" que está filmándolo a uno todo el tiempo, todo el tiempo filmando al papá, filmando al papá, filmando al papá.

Entonces claro, eso es extenuante, pero eso sí ¿quién lo mandó? Ustedes son papás, vivan sus vocación de papás, sean papás primero que cualquier otra cosa. Es que hay gente que primero es: “Yo soy el gerente de…”, “yo soy el dueño de..”, “soy representante de una multinacional”, "-¿y qué hace la multinacional esa?" "-Contrata psiquiatras para papás enloquecidos". "-Pues muy pronto necesitará los servicios de su propia empresa".

Hay papás que trabajan tanto que en realidad están haciendo algo bueno porque están ahorrando plata para el tratamiento del hijo. Si usted es papá, ser papá es un asunto de veinticuatro horas al día, y usted no crea que porque usted se va a su empresa, usted deja de ser papá; y usted no crea que porque se va a una convención, usted señor, usted señora no deja de ser papá o deja de ser mamá.

Por favor, entiendan esto los que me están oyendo y entiendan el peligro que hay en esa frasecita de las niñas irlandesas: “Ay, es que yo quiero tener alguien a mi lado”, ¿alguien a mi lado es qué? Alguien a mi lado es tener alguien que se acueste contigo, alguien que te acompañe a los paseos, alguien que te invite al restaurante? ¿O qué es lo que tú quieres realmente?

Manada de viejas cobardes, no son capaces de asumir una vocación de entrega, que es lo que significa ser realmente mamá, es una vocación de entrega. Entonces lo que quieren es un poquito de sexo, pero estéril, ya sabes cómo es, estéril, ¿no? Es únicamente un ejercicio de posiciones y todo eso, pero estéril, ¿sí? ¡Eso no puede ser la vida humana!

Papás y mamás, si ustedes son papás y mamás ese no es un oficio de un ratico o de unos años, ustedes van a ser papás o van a ser es mamás toda la santa vida, y es an a sufrir muchas cosas, tendrán grandes alegrías que otros no tenemos, por eso una de las cosas maravillosas de nuestro tiempo es que todos estamos aprendiendo que una vida cristiana en serio es difícil.

Ser sacerdote a fondo, con toda el alma, en todos los lugares, en privado y en público, es difícil; pero ser papá cristiano, católico, a fondo, veinticuatro horas al día, con esas cámaras enfocando todo el tiempo, mirando, mirando, mirando, eso no es fácil. No hay vocación fácil en esta tierra.

Entonces llevamos dos puntos, la democracia era el segundo y el individualismo era el primero. Acabemos con la tercera de las trampas, trampas más o menos visibles. La tercera se llama, una trampa muy repetida en el mundo católico, ¿ustedes cuando oran en familia? Aparte de la Misa, -yo entiendo que ustedes van a Misa cada domingo, como buen cristiano, y ojalá no sólo los domingos-, ¿cuándo oran ustedes en familia?

Resulta que para dolor de mi alma muchas familias no están orando, muchas parejas de novios, o enamorados, o cortejos, o como les quieran llamar, no están orando. Yo les digo esto: las familias que no oran juntas le están diciendo a Dios: "Tú no importas, tú no importas para tomar decisiones, no es importante tu presencia para resolver problemas, no es importante que tú estés para guiar nuestro camino".

Yo les digo una cosa, son demasiados los males que se evitan y son abundantísimas las bendiciones que trae orar en familia, y no lo estamos haciendo. Y quien debe presidir esa oración es el papá. Utilicen el Santo Rosario, por lo menos una decena del Santo Rosario, utilicen pasajes de la Biblia, utilicen un poco de oración espontánea, combinen unas cosas con otras; pero, por favor, oren, invoquen el Nombre de Dios sobre su familia, pidan la protección de Dios sobre su familia, no lo estamos haciendo.

Los papás, las parejas, papá y mamá, ¿están orando por sus hijos? De reunirse los dos y decir: "Mira, hay cosas que me preocupan de mi hijo o de nuestros hijos, hagamos una oración por ellos". Mire, y yo estoy hablando de una zona muy católica, tal vez la mas católica de Bolivia, se puede decir en muchos aspectos, estoy hablando en una zona muy católica, y yo sé por qué se lo digo, hay muchas familiasque están aquí, y familias que parecen muy buenas personas, y no están orando en familia.

Y si ustedes papás no oran en familia, el mensaje que ustedes están enviando a sus hijos es: "A la hora de la verdad Dios no importa".

Yo les digo que yo tuve bendita experiencia de ver a mi papá y sobre todo a mi mamá, pero también a los dos, orando juntos, orando con nosotros, es un ejemplo que jamás se borrará de mi mente, jamás se borrará de mi mente. Por lo menos en tres ocasiones yo vi a mi mamá recibir una noticia hermosa, una noticia alegre, algo por lo que ella estaba orando, y la vi delante de quien estuviera, amigos, vecinos, arrodillarse, levantar sus manos al cielo y decir: “¡Bendito sea Dios!”

Papás, mamás, eso es evangelizar. Evangelizar no es simplemente lanzar los hijos a que los eduquen allá en la "Mansión", a que los eduquen allá en el colegio, mandarlos a la cosa esa, ¿cómo es que se llama? "Belén", mándelos para allá. No. Papá, no te deshagas de tus hijos, tú eres el primer catequista de tus hijos.

Papá, -claro que algunos me miran con cara de que: “Uyyy, eso no estaba en mis planes,padre, eso sí no estaba en mis planes, a mí, cuando me casé, no me hablaron de eso, a mí me hablaron de la “T”, el churrusco, las pastillas, pero a mí no me hablaron de eso”. Es que hay una cantidad de cursos prematrimoniales que son es para llorar. ¿Qué es lo que les dan en esos benditos cursos, que no les enseñan a los papás que lo primero que hay que hacer es orar juntos y orar por esos hijos?

De niño, yo me acuerdo de mi papá llevándonos de la mano a la iglesia, explicándonos cosas de la iglesia, mi papá fue mi primer catequista. Papás, sean catequistas de sus hijos, hablen del amor de Dios con sus hijos, hábléles a sus hijos del Señor.

Yo me acuerdo de esas veces en que mi mamá se postró, y yo creo que en todos mis recuerdos, yo no tengo un rostro recuerdo más lindo que a mi mamá agradeciéndole a Dios. A mi mamá se le iluminaba la carita cuando oraba y le decía a Dios: “¡Gracias!” Y la cara que ella hacía cuando elevaba sus ojos al cielo y le decía a dios: "¡Gracias!", era más hermosa que la cara cuando cargaba un nieto, cuando nos miraba a nosotros, o cualquier otra cosa; nunca estaba ella tan jubilosa como cuando le daba gracias a Dios, ¡mi mamá fue una santa catequista de sus hijos!

Mujeres, muchas de ustedes van a ser mamás, oren por sus hijos, oren delante de sus hijos, oren con sus hijos, eso es una hermosura, bendíganlos una y otra vez, ese lenguaje tiene que estar ahí presente, no hay que sobrecargar a los hijos, hay familias donde se volvía pura costumbre, pura rutina, por ejemplo, el mismo Rosario, a veces se puede volver pura rutina, eso hay que saberlo dosificar.

Pero oren con sus hijos y no lo estamos haciendo. Te lo digo por última vez: si tú no oras por tus hijos lo que le estas enseñado es: "Dios no importa. Tome las decisiones basado en su egoísmo, su gusto, sus hormonas según sus hormonas, sus emociones, sus intereses".

Llevamos tres trampas: las trampas del individualismo, la trampa de que la familia es una democracia y la trampa de que no oramos y creemos que todo lo podemos resolver solos, y hay que orar.

Ahora vamos con las trampas invisibles. La primera de las trampas invisibles es que nosotros los católicos no hemos desarrollado un método adecuado para vencer lo que se llama la complicidad invisible, esa es la primeras trampas invisibles, la llamo yo: "Complicidad invisible".

¿Qué es complicidad invisible? Mire, le voy a contar una cosa, si Bolivia por ejemplo tiene un 80% de población católica, ¿ustedes se imaginan lo que podría hacer la población católica boliviana si fuera coherente con su fe? Pero somos cómplices.

¿En qué consiste la complicidad? Hace unos años salió una porquería de película, una cosa repugnante y blasfema de película, una cosa mentirosa y perversa, veneno para el alma, -y no digo más porque el médico me dice que se me sube demasiado la tensión-, eso, que no merece llamarse película, ese bodrio asqueroso se llamaba "El Código de da Vinci".

Blasfemando de Cristo, y los teatros se llenaron. “No, pero es que es una ficción”. Ese tipo, del cual hago promesa oficial de no volver a verle una película y ya les cuento por qué, Tom Hanks, ese tipo, protagonista de eso, los grupos cristianos le dijeron: “¿Usted cómo se presta para eso?” Y él dijo: “No, es que es una ficción”.

Bueno, entonces vamos a jugar a las ficciones, vamos a jugar a la fantasía, vamos a hacer una ficción, señor Tom Hanks, vamos a hacer una película, una película es una ficción. En esta ficción su mamá es una prostituta desgraciada que se dedica a asesinar niños, esa es la trama, pero es una ficción, ¿sí me entiende, señor Tom Hanks? ¿Sí me entiende? Una ficción que voy a hacer, y en esa ficción usted tiene un hijo que es un narcotraficante, asesino, satánico, pero es una ficción, tranquilo, no se ponga bravo, es una ficción únicamente.

Y en esa ficción usted es un impotente y su esposa le es una infiel hasta con el portero del edificio; pero no se ponga bravo, señor, es una ficción. ¿Que hombre se aguanta eso? A la segunda ficción me rompe lo que se llama cara, ¿por qué? Porque a él le importa su esposa, porque le importa su hijo y porque le importa su mamá.

¿Dónde están los católicos a los que les importa Jesús? Ese es mi problema, ¿cómo es que en una película van a decir cualquier estupidez, cualquier blasfemia, cualquier porquería de Jesús y yo voy a mirarlo allá porque es una ficción, ¿y si la ficción fuera sobre tu mamá prostituyéndose también ibas allá y pagabas? ¿Es cómo se llama? Complicidad de los católicos.

Óigame, óiganme, porque la plata suya se va a Itunes, óigame porque la plata suya se va a las grandes multinacionales que quieren que veamos su cine, que les compremos sus libros, oigamos su música. Los dólares, los bolivianos que usted le mete al crimen, que usted le da a los enemigos de Cristo son un pecado grave, usted es cómplice.

Ustedes saben que en mi país hay un grupo revolucionario, las FARC, ¿ustedes saben que las FARC conservan por lo menos cuatrocientas personas secuestradas, por lo menos, han liberado soldados, bendito sea Dios, pero no es que han hecho gran cosa, simplemente deshicieron algo malo que habían hecho hace mucho tiempo, o sea, devolver un secuestrado no es una obrade caridad, es una obra de justicia y de justicia tardía.

Las FARC, que tiene por lo menos cuatrocientas personas secuestradas. Imagínese el dolor de tener usted a su papá secuestrado, ¿usted qué sentiría si yo traigo a Santa Cruz una película donde yo digo: "Usted tiene a su papá secuestrado, ¿usted sabe que su papá se está pudriendo en una selva? ¿Usted sabe que su papá probablemente ya se murió pero le quieren sacar todavía la plata a usted?" Esas son las FARC.

Y llega una película a Bolivia donde dice que las FARC son la mejor institución humanitaria en América Latina, y usted va y da sus bolivianos, usted da su platica para que esa gente vaya y financie a las FARC. Dígame, ¿usted qué siente? ¿Por que los católicos no sienten eso cuando se ofende a Jesús? ¿Sabe por qué? Porque nuestro amor es tibio, porque nuestro amor es pobre y porque tenemos complicidad silenciosa.

Pero les digo una cosa, hay una cantidad de abortivos que se están vendiendo en las farmacias, averigüen ustedes qué tienen los anticonceptivos, la gran mayoría de los anticonceptivos son abortifacientes, es decir, no impiden la unión de los gametos,óvulo y espermatozoide, no lo impiden, impiden la anidación, eso significa matar el ADN de un ser humano que nunca verá la luz, eso se llama un microaborto.

Bueno, y yo hago una pregunta: ¿y las fabricas de eso, los que producen ese veneno, los que producen esos millones y millones de microabortos, por qué reciben la plata de los católicos de Bolivia? Si el ochenta por ciento de la población en Bolivia es católica, ¿por qué las multinacionales farmacéuticas que producen abortifacientes se alimentan del dinero de jóvenes, hombres y mujeres, de Bolivia?

Por qué hay jóvenes católicos, y yo le puedo decir por qué, porque es complicidad invisible: tú entras a la farmacia, tú compras el anticonceptivo abortifaciente y nadie te pregunta qué crees tú; tú entras a la tienda de Itunes y ves la música de moda de una señora por la que hay que orar muchísimo, pero realmente muchísimo porque ha hecho todo lo posible por ensuciar, por destruir, por profanar el nombre de Dios, ese ser humano dice llamarse "Lady Gaga", y tú le das dinero a ese personaje que insulta al Cristo que tú amas, o tal vez no lo amas, ese es el problema, tal vez no lo amas.

Cuando tú le das ese click a tu Itunes para bajar el último éxito de lady Gaga, tú has ayudado a que se insulte a Jesucristo; si Lady Gaga sacara una canción donde dijera, -atención, lo que viene es una grosería, por favor, tapar los oídos de los bebés-, si Lady Gaga sacara una canción que dijera: “Tu mamá es una puta, tu mamá es una puta, tu mamá es una puta, ¿tú comprarías eso? ¿Tú le darías dinero a ella? ¿Por qué amas más a tu mamá que a Cristo? ¿Por qué dejas que Lady Gaga insulte a Cristo? ¿Por qué ayudas a que Lady Gaga trepe y trepe en el rating?

¿Por qué eres un peón asqueroso que cualquier multinacional mueve? ¿Por qué? ¿Por qué no piensas con tu cabeza? ¿Por qué no utilizas tu dinero para otra cosa? Tú no comprarías una canción que insultara a tu madre. ¿Por qué le das dinero a los que lastiman el nombre de Jesús?: Complicidad invisible.

La pornografía que se baja en los computadores, nadie te está viendo, mira, cada click que tú das en un link pornográfico, cada imagen pornográfica que tú ves, no es únicamente veneno para tu alma, que los es, ¿sabes qué efecto tiene eso? ¿Quieres que te diga? Resulta que Internet está hecho de tal manera que todo el tráfico se mide, porque ese es el negocio, y si una página recibe más y más clicks, esa página vale más y más y más, o sea que con el solo hecho de ver pornografía, aunque sea gratuita, tú estás apoyando a ese mundo.

"Ah, pero es que yo sé que hay unos lugares de pago, pero yo entro así como por curiosidad, padre, y es como un poco mirando. ¿Un poco mirando? ¡Nada! El sólo hecho de mirar, tú, aunque no le digas a nadie, aunque nadie se entere, el sólo hecho de que llegue a tu computador un video o una imagen pornográfica, ya significa: Apoyaste a ese mercado infame, porque de eso se alimenta la pornografía y de eso se alimenta el negocio, eso se llama complicidad invisible.

Pero claro, cuando tú estás metido en tu habitación, cuando tú estás ante tu computador, cuando nadie te está viendo, y tú mira unas cuantas imágenes, unos cuantos videos así como picantes, pues tus videos picantes y tus imágenes picantes son el respaldo a una industria miserable que va en contra de lo que tú crees como católico.

Pero estamos muy mal organizados en eso, ¿sabe con qué sueño yo? Yo sueño sueño con que un día nosotros los católicos manejemos estos temas, no con la fuerza de las peleas en el Congreso de la República, o de Cámara de diputados, o el Parlamento, o el nombre que tenga en en cada país, no, ese no es en primer lugar para pelear, ¿saben con qué sueño yo? Con que los católicos lleguemos a estar tan unidos, que nosotros dijéramos: "Cero anticonceptivos durante seis meses, cero".

Si el ochenta por ciento de la clientela deja de consumir anticonceptivo, y si el ochenta por ciento de la clientela descubre lo que significa amar y respetar a la mujer, -porque no estoy haciéndole propaganda a la paternidad irresponsable-, si el ochenta por ciento de los clientes dañan el negocio, ¿qué les toca hacer a las compañías? Empezar a retirar productos y empezar a decir: "Bolivia es mal negocio".

¿Sabe cuándo le voy a creer yo a los jóvenes de esta comunidad Betania? ¿Sabe cuando le voy a creer yo a esa comunidad? Cuando ustedes organicen campañas que le den un golpe al bolsillo a los enemigos de la fe, ahí le empiezo a creer, eso sí es ser católicos.

Allá está el servidor mayor, para que sepa hacia dónde hay que orientar esto. Mire, Betania tiene que orientarse hacia esto. Imagínense que ustedes le dañen el negocio a una farmacéutica.

Paseándome, que no me he paseado nada por por Santa Cruz, no hay tiempo ni yo vine a eso, hay una cantidad de letreros, los famosos back town: "Compra el back town de don Omar, compar el back town de Lady Gaga, de Justin Bieder"; por supuesto, el que más me duele, ninguno me gusta, pero el de Lady Gaga, porque no ha hecho sino insultar nuestra fe.

¿Por qué esos tipos de esa empresa se atreven a poner eso ahí? ¿Por qué se atreven a poner eso ahí? Porque saben que hay muchos adolescentes, -yo quiero saber si por aquí hay alguno-, hay muchos adolescentes que son los suficientemente incoherentes, son los suficientemente contradictorios, irresponsables y tan poco enamorados de Cristo, que un día hacen click en el back town de Lady Gaga. ¡No, señor, el back town y el ring town que hay que tener es a los pies de Cristo, a los pies del Rey es al que hay que tener. Hubo cuatro que dijeron "amén, yo esperaba que todos dijeran "amén".

Entonces miren, complicidad, somos cómplices, todo nos lo miden: los programas que estamos viendo en televisión, nos lo miden, todo lo miden, eso se llama raiting, todo lo miden, porque vale demasiado hacer televisión.

Si ellos sacan una telenovela asquerosa, -en mi país se transmiten muchas telenovelas asquerosas, por ejemplo, una telenovela, -ahora ha pasado un poco esa moda-, pero hubo unos años que era una cosa tan fastidiosa: en cada telenovela tenían que poner un gay, "y era tan simpático el gay, tan simpático el gay, que corrompió a mi familia y que dañó nuestro sentido moral". Ese raiting lo miden.

Si nosotros vigilamos los contenidos, -yo sé que esto es una lucha cuesta arriba-, imagínese lo que significa organizar a nuestro pueblo católico en estos temas-, pero si nosotros organizáramos al pueblo católico, ¿te imagínas que sacaran una novela, y viene con alguna de esas porquerías, y nosotros cero raiting, hermano? Te aseguro que en una semana se acaba. En Colombia hemos acabado novelas antes de dos meses por asunto de raiting, el raiting es el que maneja, ¿y el raiting quién lo maneja? Tu y tú y yo, nosotros manejamos el raiting.

Si nos uniéramos los católicos en una campaña de esas, te aseguro que echamos de para atrás lo que sea. ¿Esto qué implica? Salir del círculo estrecho de la familia, la familia aquí encerrada, y empezar a descubrir que la familia católica tiene una gran responsabilidad social.

Vamos para la quinta trampa, esta me fascina, esto lo comentábamos ya en alguna ocasión, ¿no? Esos papás que dicen: “Pero mis hijos son buenos muchachos, esos son buenos, muchachos. Miren, eso nos ha hecho un daño que usted no se imagina cuánto, “buenos”. Les voy a contar, queridos papás y mamás: Dios no nos mandó a esta tierra para que no fuéramos malos, sino para que fuéramos santos, y muchos papás creen que sus hijos son buenos, que buenos cristianos porque no le hacen daño a nadie.

Entonces les voy a dar un pequeño cuestionario, esto se llama "pequeño cuestionario para papás responsables sobre cómo están educando a sus hijos"; pero, por favor, no tomen medidas extremas hoy.

Primero, "-¿cuáles son las devociones que tu hijo tiene?" "-¿Mi hijo, devociones, O sea, cómo qué quiere decir usted? Porque mi hijo va a Misa, pues no va a Misa todos los domingos, pero es un buen muchacho”. "-O sea que su hijo lo que tiene en la fe es que a veces va a Misa? ¿Dónde están las devociones de él? ¿Tiene una relación personal con Cristo? ¿Cuántas veces en la vida suya, querido papá, ha visto usted a su hijo que por propio impulso tome la Palabra de Dios?"

Y los papás empiezan a procesar el disco duro: “Zzzz, no me acuerdo, padre, la verdad que yo haya visto alguna vez.... No, pues mi hija, mire, mi hija es tan linda, mi hija es tan tierna, mi hija es tan especial, es que usted la ve, mi hija es como un angelito”. "- Pero es que los angelitos conocen la Palabra de Dios. Entonces su hija, -por aquí hay un poco de hijas-, ¿su hija conoce la Palabra de Dios? ¿Cuándo fue la última vez que vio usted oyó o vio que su hija se interesara por leer la Palabra? Ella, ella, no que usted la mande, ella?"

O sea que el gran test es este: "Qué le nace de amor a Dios a sus hijos? ¿Cuándo ha visto usted, -eso existe, yo sé que existe, yo sé que hay unos cuantos que sí-, ¿cuándo ha visto usted que su hijo o hija, por propio impulso, diga: "Voy un rato a adoración al Santísimo"? Por eso yo bendigo movimientos como la comunidad Betania y ya no molesto más por el nombre, yo bendigo movimientos como la comunidad Betania, porque facilitan extraordinariamente que los hijos las hijas encuentren caminos para interesarse por Dios y servir a Dios.

Pero mire que ese es un problema muy serio, ¿usted cree que su hijo es gran cosa simplemente porque su hijo no tiene grandes vicios, ni presenta grandes problemas? Pero la pregunta es que si su hijo va hacia la santidad o no, esa es la pregunta.

Segunda pregunta: ".¿Usted oye a sus hijos algunas veces hablar de su propio futuro?" “-Sí, claro, mi hijo a veces dice cosas”. "Querido papá, responda a esta pregunta, responda ante Cristo Jesús: "-¿En el futuro, en ese futuro del que habla su hijo, ¿dónde aparecen los pobres, los necesitados, dónde aparecen? En la gran mayoría de los casos su hijo sólo está pensando en sí mismo, ni siquiera piensa en el resto de la familia.

A mí me da mucho dolor decir esto, yo sé que quizá me quedaré sin amigos, no será la primera vez que me quedo sin amigos, pero les voy a decir esto, mire: La mayor parte de los jóvenes que yo conozco, por supuesto hay excepciones y esas excepciones se dan más en los buenos grupos de oración, la mayor parte de los jóvenes que yo conozco son monstruos de egoísmo.

A ver, aclaremos, no es que son monstruos, al contrario, "son muy bonitos, son espigados, son altos, van al gimnasio, si son muchachos, uno ve cómo las chicas los persiguen, además, esa hija mía, padre, me perdona, pero es toda una princesa, pero es que no es solo eso, es que usted viera ese corazón tan lindo que ella tiene..."

"-¿Donde están los pobres, los necesitados, los marginados, los excluidos, dónde están en los planes de tu hija? Ella, además de querer hacer tres posgrados, ser bellísima, casarse tener un apartamento, lo último, no sé cuántos coches, carros o como los quieras llamar, además de eso, dime una cosa, ¿tu hija sí piensa en alguien más? "-Si padre, claro que sí, ella tiene unas amigas y la pasa muy bueno con las amigas, y se ríe con las amigas".

"-No estoy hablando de las amigas, estoy hablando de si tu hija tiene sensibilidad social, porque el pueblo católico no tiene sensibilidad social, y de ahí nació la Teología de la Liberación, de ahí, de constatar que los católicos no tenemos tanta sensibilidad social como deberíamos tener, de constatar que nuestros países son países católicos con una incoherencia salvaje en la distribución de la riqueza, de la tierra y de las oportunidades.

Y por eso, de ese extremo de egoísmo, y en ese extremo de egoísmo están muchos jóvenes, yo los amo, pero no les voy a decir mentiras, muchos jóvenes sólo piensan en su carrera, "para ver cómo me va a ir a mí, cuánto voy a ganar yo, lo importante que yo voy a ser, cómo me va a ver la gente, todo me va a salir muy bien".

De ese extremo de egoísmo los teólogos de la liberación se fueron al otro extremo, y ahora creen que el Evangelio consiste simplemente en trabajar por los pobres.

Yo les digo una cosa, a ese extremo nunca se hubiera llegado si los católicos, conscientes de su vocación, hubieran dicho: "Siempre, siempre tiene que estar en mi recuerdo, en mi pensamiento, en mis proyectos, cómo voy a ayudar a mi país, yo cómo voy a ayudar a que haya oportunidades".

Yo no estoy diciendo tirar dinero, aunque también a veces se necesita dar dinero, tal cual; pero yo digo, sobre todo crear desarrollo, crear oportunidades, crear empresas, levantar el país, levantar la nación, levantar el continente, levantar el mundo, ayudar, ayudar. Por favor, tenemos que salir de ese egoísmo tan terrible, cada año los ricos más ricos, los pobres más pobres, y todos católicos, ¡eso no puede ser!

Entonces date cuenta, tenemos que salir de todo eso, tenemos que romper ese esquema, y para eso hay que hacerse esa pregunta: "En los planes de mi hijo, en los planes de mi hija, ¿verdaderamente dónde aparece el servicio a los demás?"

Pero no, "mis hijos son buenísimos, buenísimos, mire usted los ve, bueno,, venga aquí, Jonathan, salude aquí al padre". "-Mucho gusto, padre, ¿cómo está?" "-Hola, Jonathan, ¿estás pensando en ser santo?" "-No tengo ni idea qué es eso, padre".

A mí la gente me vive presentando los hijos, lo que a mí me interesa de sus hijos es si sus hijos toman a Jesús en serio, eso es lo que me interesa. ¿Yo por qué estoy aquí? ¿Yo por qué predico? Por eso, porque yo quiero que tomemos a Jesús en serio, que usted además de ser bonito, porque eso sí, todos son bonitos, todas son bonitas y, además, el gimnasio y la piel y no sé cuántas cosas, además de ser bonito, usted sea verdaderamente a Dios.

Último punto, última trampa de la familia, ¿sabe qué? A nuestras familias se nos ha olvidado que tenemos que ser misioneros, tenemos que evangelizar, tenemos que salir a contar la Buena Noticia, y ustedes me han oído varias veces el cariño y la gratitud que yotengo hacia mi propia familia, ¿sabe una cosa? En eso sí me fallaron mis papás, y en vida de mi madre yo se lo dije abiertamente a ella, no por regañarla ni nada, sino porque esos exámenes de conciencia también hay que hacerlos. ¿Sabe qué? La familia en la que yo crecí era una familia únicamente preocupada por sí misma.

Les resumo esto porque hay que terminar: la familia también puede caer en el pecado del egoísmo; no, la familia tiene que ser abierta, no sólo en solidaridad con los pobres, sino sobre todo en evangelización, la familia tiene que estar abierta.

En ese sentido, hay testimonios muy hermosos que yo he visto aquí, yo simplemente los animo a que sigan trabajando en esa dirección, y los animo a que no nos dejemos meter estas tres trampas. Por favor, cuidado con la complicidad invisible; por favor, cuidado con ese pensar que los hijos son muy buenos simplemente porque no tienen grandes crímenes ni vicios; cuidado porque el orgullo, la arrogancia, la dureza y el egoísmo no hacen ruido, y ahí están creciendo en tus hijos, cuidado, cuidado.

Y eso sucede en esta ciudad, y yo sé que sucede, ¿y sabe cuándo se nota? Cuando toca repartir una herencia, todos los hijos súper católicos, eso sí más católicos, y amiguísimos de los sacerdotes, pero cuando llega el momento de repartir la plata se acabó todo, se acabaron los principios, vienen los robos, vienen las enemistades, vienen los odios, ¿qué demuestra eso? Que estabas criando seres egoístas. No te engañes, papá, tus hijos muchas veces son monstruos de egoísmo, cuidado con eso, papá.

Y lo último, familias misioneras, hay que anunciar el Evangelio. Mire, Santa Cruz ha recibido unas bendiciones, que yo que he recorrido tantas naciones, yo digo, mire, esta tierra es bendita, ustedes lo saben, esta zona es bendita, no necesitan que yo se los diga, lo que sucede aquí emtre ustedes es bendito.

Yo he predicado en muchos sitios, lo que sucede aquí es bendito, pero, por favor, no permitan que Dios les arranque la bendición, óiganme, no permitan que Dios les arranque esa bendición, y la manera de atraer esa bendición del Señor, es: vivan en dulce amistad, vivan en amor en Aquel que les ha dado tanto, pero que también espera tanto de ustedes, porque nos estamos quedando cortos.

Les invito a que en este momento nos pongamos de pies. Vamos a pedir bendición, vamos a pedir al Señor que defienda a nuestras familias, que defienda a Santa Cruz, que defienda a nuestro Bolivia, que defienda nuestra fe católica, a nuestros pueblos latinoamericanos, pero necesito jóvenes valientes, necesito jóvenes que sean capaces de hacer esas campañas de veto, necesitamos dañarle el negocio a los inicuos.

Ayúdenme, por favor, ayúdenme, tenemos que dañarle el negocio a los inicuos, tenemos que dañarle el negocio perverso, cualquiera que se meta con Cristo jamás recibirá un dólar de nosotros, jamás; a Cristo lo respetan, y a su Santísima Madre la respetan, y a la Eucaristía la respetan. Necesitamos católicos enamorados de Jesús.

Vamos a cerrar estos días de retiro y de oración precisamente bendiciendo a Jesús, vamos a tener ahorita un momento de adoración con el Santísimo, ¿para que? Para que Él nos bendiga, para que Él nos custodie, para que Él nos enamore.

Pidamos esa gracia, que el Señor nos enamore, que nos llene de su presencia, que nosotros podamos sentir en lo profundo de nuestro corazón lo que tantas veces le hemos cantado: “Es que no hay otro como Él”. Bendito seas, Jesús; bendito y amado seas, Señor; bendito seas, Santo, Santo, Señor. Ven, Señor, con el poder de tu Espíritu; ven, Señor, con el poder de tu divina gracia; ven, Señor, adorable Cristo, ven, ven, Señor, ven a nuestros corazones. Ven, Señor, ven con tu amor, ven con tu poder, bendito seas, Señor, bendito seas. Gracias, gracias, Señor.

Ven, Señor, ven, ven con el poder de tu Espíritu, enamora a nuestros corazones. En esta oración también vamos a interceder por el retiro, por los mil trescientos jóvenes cruceños. Por favor, oren por mí, que el Señor me dé palabras, que me dé sabiduría y que tengamos el poder del Espíritu. Pero nuestra juventud tiene que ser para Jesús, nuestra juventud sólo le puede pertenecer a Jesucristo, solo para Jesús, bendito y amado seas.