Ak05001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960324

Título: Salir de la oscuridad es posible gracias a la oracion de otros

Original en audio: 2 min. 54 seg.


Para los judíos el número tres era muy importante. Una persona se consideraba totalmente muerta al tercer día. Lo demás podía ser un ataque, un extraño ataque. Pero si llegaba al tercer día, ya lo daban por completamente muerto.

Y parece que Jesús retrasó su ida a Betania mientras se cumplía ese plazo especial de los tres días, como queriendo comprobar, como queriendo manifestar con el milagro, que aún de la más completa muerte, Dios puede sacarnos.

Los últimos dos domingos y éste, hemos escuchado textos del evangelio según San Juan. En el domingo tercero de Cuaresma, hace quince días, escuchábamos el relato de Jesús y la samaritana. Luego, hace ocho días, escuchamos el relato de Jesús que sana al ciego de nacimiento, y hoy estamos oyendo el relato de Jesús que resucita a un muerto.

Estos tres evangelios, tomados todos del evangelio según San Juan, tienen una característica que los exégetas y juristas-teólogos llaman bautismal, porque en el año en el que estamos, el ciclo A de lecturas, es precisamente el ciclo que hace mayor énfasis en la gracia bautismal.

Es interesante notar cómo este milagro lo hace Jesús por el ruego, por las súplicas de las hermanas de Lázaro. Ambas le dicen: "Si tú hubieras estado aquí, nuestro hermano no habría muerto". Y antes, cuando le han suplicado que venga, le dicen: "Señor, aquel a quien tú amas, está enfermo" San Juan 11,3.

Porque efectivamente, un muerto no puede hacer nada por sí mismo y necesita de la ayuda de otros. Precisamente, esa es la imagen que quiere la Iglesia que nosotros tengamos en este domingo: que de la oscuridad más profunda, que de la muerte más completa podamos salir. Pero necesitamos la ayuda de otras personas.

Se necesitan Martas y Marías que rueguen, que pidan por Jesús, que pidan a Jesús que venga. Se necesitan Martas y Marías, que inviten la gracia de Jesús al hogar, para que la voz potente de Cristo nos haga salir de la tumba del pecado.

Demos gracias a Dios que nos alimenta con esta Palabra, y que a lugar de estas lecturas, nos invita a recibir o a renovar nuestro bautismo.


[Categoría:juan 011_021|San Juan 11,21]]