Ak01003a

De Wiki de FrayNelson
Revisión del 22:16 11 mar 2011 de AnaMaria (Discusión | contribuciones) (Página creada con ''''Fecha: 20080210''' '''Título:''' '''Original en audio: 19 min. 58 seg.''' En transcripción Las tres palabras claves en las lecturas de hoy son el pecado, la tentaci...')

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20080210

Título:

Original en audio: 19 min. 58 seg.


 En transcripción

Las tres palabras claves en las lecturas de hoy son el pecado, la tentación y la ley, sobre la tentación y el pecado habla la primera lectura, sobre el pecado y la ley habla la segunda lectura y sobre la victoria sobre la tentación habla el evangelio, son estas tres palabras que queremos conocer un poco más, por la sencilla razón de que todos nosotros estamos involucrados en este tema, en esta realidad.

Cada uno de nosotros experimenta la tentación de un modo distinto y es muy interesante el ejercicio de conocerse a uno mismo, porque casi todos, yo creo que todos tenemos alguna forma de tentación dominante, puede ser la ira en alguna persona, puede ser el orgullo, la vanidad, o la pereza, la lujuria o la mentira.

Y es muy importante conocerse uno mismo y es importante conocer cuáles son las tentaciones que tienen más fuerza en uno, porque esa es la clase de cosas que le pueden arruinar a uno la vida, hay vidas que han sido completamente destrozadas por un determinado vicio o pecado, tengamos en cuenta que a lo largo de la vida vamos acumulando cosas que son preciosas, por ejemplo tener una familia es algo precioso, el tener un trabajo es valioso, el tener una ocupación, el tener amigos.

Pero imagínate que de pronto alguna forma de pecado esté destruyendo las amistades, esté alejando a la gente de ti, entonces ese pecado repetido en realidad es como un enemigo que está conviviendo contigo, algo que está despedazando tu existencia y si tu no lo conoces, si tu ni siquiera sabes que es lo que te está aislando de la gente, seguramente no puedes vencerlo, y a veces pasa que la última persona en enterarse de los problemas es uno mismo.

Es famoso en estos tiempos en que la higiene mejora, creo que en todos los países, es famoso el dato de que muchas veces, de la última persona que se entera de que tiene mal aliento es el interesado, todo el mundo sabe que tiene pésimo aliento y trata de hablarle a metros y de esquivarlo; pero el tipo sigue hablando tranquilo porque él no sabe de su mal aliento.

Y lo mismo nos pasa con cosas que de pronto son más serias, no nos conocemos a nosotros mismos y por eso podemos estar rechazando no solo a la gente sino rechazando a la felicidad, rechazando a la paz, rechazando las oportunidades, la cuaresma es una oportunidad, una más, para conocerse a uno asi mismo, es una oportunidad para detectar cuáles son esas plagas escondidas que están de pronto haciendo daño dentro de la casa.

Pero hay un problema en la sociedad y es que casi siempre uno se junta con la persona o personas que piensan lo mismo que uno y son las personas que no le dicen a uno los defectos; porque se supone que lo acogen o lo admiten a uno lo que uno es.

Mucha gente de hecho piensa en la amistad de ese modo, mis amigos no son para que me cambien a mi sino para sentirme bien con ellos y para que disfrutemos el rato o hagamos buenos negocios. Entonces, entre los buenos negocios y los buenos placeres los amigos nunca nos dicen los defectos y los enemigos tampoco, porque los enemigos están aprovechando los defectos que uno tiene. Conclusión, uno se queda sin conocer los propios defectos y muchos de ellos son capaces de arruinar la vida, una familia se puede arruinar por eso ¿Cuántos matrimonios se dañan por eso? Imagínese usted una pareja en la cual cada uno es sordo y ojalá fuera sordera del cuerpo, es sordera del corazón, es incapaz de oír, de acoger la opinión de otra persona.

Imaginemos el noviazgo o un matrimonio en el que cada uno es sordo, porque únicamente cree en su propia opinión, cree en su propio juicio y únicamente cree que las cosas deben hacerse de una manera mientras estaban en el noviazgo y todo aquello, digamos que siempre pudieron negociar y cada uno sentía que salía ganando, pero cuando llega el momento de convivir, hay muchas cosas en las que ceder se llega a convertir en una especie de humillación y entonces cuando se encuentran, cuando colisionan dos rascacielos que son dos egos gigantes, ninguno de los dos quiere ceder, entonces en dos meses y medio llegan a una conclusión “somos incompatibles, anótenme en la lista de divorciados, se acabó esto, aquí no hay nada que hacer”.

Muy distinta sería la historia si cada uno se conociera un poco más, si cada uno supiera que tiene defecto dominante ese orgullo, porque hay un orgullo masculino terrible y hay un orgullo femenino terrible, en fin, el ser humano tiene un orgullo inmenso, dicen algunos británicos que el orgullo es eso que muere después de tres horas de que la persona se haya muerto, es esa resistencia que uno tiene y junto con el orgullo otras cosas.

Muchos de nosotros somos perezosos y convivir con un perezoso es aburrido; porque no hace las tareas de la casa, entonces quien las va a hacer ¿va a poner a la mujer de esclava? ¿o va a poner al hombre de esclavo o que van a hacer? Ese es el problema de ser perezoso o mentiroso, también es el problema de ser vengativo y todos esos son defectos, vicios que uno muchas veces no conoce y que uno se acostumbra a justificar.

La Biblia en cambio toma un enfoque diferente, la Biblia dice que no es buena idea justificar uno los defectos sino que es mucho mejor conocerlos y es mucho mejor atacarlos de raíz