7pa6004a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 20030418

Título: Demosle armonia y belleza a la obra de arte que Dios ha querido al regalarnos la vida

Original en audio: 8 min. 38 seg.


"Todo está consumado" San Juan 19,30.

Creo, mis hermanos, que cada uno de nosotros, cuando recorre este testimonio y este testamento de las siete palabras de Cristo en la Cruz, finalmente tiene una palabra que podría llamar su favorita. Yo debo confesarles que mi palabra favorita es esta, la sexta: "Todo está cumplido" San Juan 19,30.

En español y en otras lenguas esta sexta palabra se dice como con una frase: "Todo está cumplido". Pero en la lengua griega en que hemos recibido el Nuevo testamento, esta palabra es una palabra: "Tetélestai". Tetélestai viene del verbo telós que significa alcanzarla meta, llegar al final, lograr lo que se quiere.

Es la misma raíz de donde viene "télos" que es fin, y de donde lejanamente viene también todo aquello de teléfono, telégrafo, telecomunicación y todos los otros "teles".

Tetélestai es: misión cumplida, todo está consumado, ha llegado el final, se ha hecho la obra. Cuanto más lo pienso más me asombra todo lo que puede contener una sola palabra, está realmente repleta de sentido. Y en labios de Cristo, próximo a morir, verdaderamente es como un manantial que nos inspira tantas cosas.

"Todo está cumplido" San Juan 19,30. Pero resulta que Jesús no hizo todo, según las palabras del Evangelista dijo solamente el verbo, el verbo es "tetélestai", es decir, el sujeto en ese verbo no está, ¿qué es lo que ha quedado cumplido? En español se agrega la palabra "todo", pero ¿qué es lo que ha quedado cumplido? Podríamos decir: "La misión de Cristo.

¡Qué hermosa manera de llegar al final de la vida y poder decir: "Misión cumplida", aquello para lo que vine a la tierra ha quedado hecho!" ¿Cuántos podrían decir lo mismo? Un papá, al momento de morir, una madre en agonía a menudo no tiene esta misma frase, porque siente que le quedaron muchas cosas por decir, muchas cosas por enseñar.

Un profesor, al momento de despedirse de la cátedra, por allá al final de su vida seguramente recuerda lo que no pudo hacer. Un médico podría decir lo mismo, y un sacerdote otro tanto.

Qué grande es poder llegar al final de la vida y decir: Cumplido, misión cumplida, te he obedecido, Padre". La Carta a los Hebreos aplica aquel salmo a Jesucristo, que es el salmo que dice: "No quieres sacrificios ni ofrendas, entonces yo digo como está escrito en el libro: "Aquí estoy para hacer tu voluntad"" Salmo 40,7-9.

La Carta a los Hebreos pone esas palabras en cristo embrión, en Cristo entrando al mundo. "Aquí estoy para hacer tu voluntad" Salmo 40,8-9. Y Cristo, saliendo del mundo, a la hora de la muerte, dice: "Aquí estoy cumpliendo tu voluntad; he realizado tu designio; he hecho lo que tú me habías pedido".

¡Me parece tan bella la vida de Jesús, en esa maravillosa unidad que desde el principio hasta el final es una sola obediencia de amor al Papá, que desde el principio hasta el final es una sinfonía de obediencia, una sinfonía de escucha y puesta en practica del designio de Dios!

Pero también podemos aplicar esta palabra en otro sentido. Como Jesús dijo solamente el verbo,"tetélestai", entonces también se puede aplicar, por ejemplo, a la Alianza. Recordemos que nosotros somos el pueblo de la Nueva Alianza, y Dios había prometido por los profetas, especialmente por Jeremías, que vendrían tiempos de una Nueva Alianza: "Y esta será la Alianza que sellaré con vosotros", -dice Dios por boca de Jeremías-, no como la que sellé con vuestros padres. En esta Nueva alianza voy a escribir mi Ley en sus corazones" Jeremías 31,33.

Y esa Nueva Alianza, la Alianza en la que la Ley queda escrita en el corazón y no solamente en papeles o en rocas afuera de nosotros, esta Nueva Alianza se realiza por el poder del Espíritu, y el poder del Espíritu viene en virtud de los méritos infinitos de la Pascua de Jesús.

Esta es la Nueva Alianza, y la Nueva Alianza ha quedado sellada, ¿sabes qué maś se puede describir con esta palabra "tetélestai, que es una palabra de victoria?: "Está realizado", ¿realizado qué? Realizada la victoria sobre el pecado, tetélestai también significa: "Se acabó, se termina", ¿se acabó qué? Se acaba el imperio de Satanás, se termina el engaño del enemigo, se termina la oscuridad, aquí muere, aquí acaba el dominio de las tinieblas.

Jesucristo, en el acto mismo de dormirse en la noche de la muerte, declara el final del imperio de la muerte, está cantando su propia victoria.

¡Cuánto nos enseña Jesucristo! Pero si tuviera que quedarme con una sola enseñanza, indudablemente, me atrae, me cautiva el corazón aquello de la misión cumplida. Y de ahí sale también el propósito: mi vida, lo mismo que tu vida, es una obra de arte, y una obra de arte sólo es bella cuando está completa, sólo es bella cuando está bien hecha, sólo es bella cuando del principio al fin tiene armonía. Dale armonía a tu vida, dale belleza a tu vida, completa tu obra de arte, no te quedes con medio arte.

Un niño a medio hacer se llama un aborto; un hombre a medio hacer es un fracaso. No seas un aborto de ti mismo. Completa tu obra. "Ah, yo ya qué puedo hacer con mi pasado, que mi pasado es no sé cuántas faltas y pecados". Pues mira, este artista divino que es Jesucristo sabe, con el rojo de su Sangre, teñir de blanco de gloria tu pasado.

Cubre entonces en la Sangre de Jesús tu pasado, unge en la providencia de Jesús tu futuro, y vive en la obediencia de Jesús tu presente.

Así nos lo conceda Dios por intercesión de María, que estuvo allí como testigo primero de la celebración, del momento en que nacía el pueblo de la Nueva Alianza.

Amén.