7pa5001a

De Wiki de FrayNelson
Revisión del 10:03 13 may 2011 de Ayxa (Discusión | contribuciones) (Página creada con ''''Fecha: 19960405''' '''Título:''' '''Original en audio: 4 min. 14 seg.''' Hermanos: Meditemos en los acontecimientos de esas últimas horas de la vida mortal de Nuestro ...')

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960405

Título:

Original en audio: 4 min. 14 seg.


Hermanos:

Meditemos en los acontecimientos de esas últimas horas de la vida mortal de Nuestro Señor.

Desde la Última Cena, Él lo había profetizado; ya Él había dicho: "No volveré a beber el fruto de la vid hasta que lo beba, nuevo, en el Reino de mi Padre" Mateo 26,29.

Y efectivamente, ha pasado la noche en vela. La noche terrible de la agonía en el Huerto, la noche terrible de las burlas y de los insultos, la noche que tuvo su desenlace en ese doble juicio inicuo ante Caifás y ante Pilato. Nadie se ha preocupado de darle una gota de agua, nadie se ha preocupado de la vida de ese condenado; más bien parece preocupar su pronta muerte.

Pensemos en el estado de cansancio, de absoluto agotamiento físico y psicológico en el que tenía que encontrarse Él en esa mañana, máxime, si se toma en cuenta la terrible flagelación, la pérdida de sangre, el sudor del camino y el polvo de una tierra que siempre repite lo que ahora puede decir Cristo, porque aquí hay una tierra que siempre tiene sed, es la tierra de Palestina.

Pues bien, a nombre de esa tierra que llegó a llamar bendición a la lluvia, y a utilizar la misma palabra para agua y bendición; a nombre de esa tierra, a nombre de ese pueblo que tantas veces murmuró cuando tenía sed, Cristo repite las palabras que en otro tiempo dijeran los israelitas en el desierto: "Tengo sed" Juan 19,28, "me muero de sed