7pa1001a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960405

Título: Aprendamos de la mansedumbre de Cristo a perdonar a nuestros enemigos

Original en audio: 3 min. 14 seg.


Cristo Jesús, en el momento final de su existencia tiene palabras de misericordia, es ese momento en el que se revela la verdadera intención de su Corazón. Es el momento que nos obliga a preguntarnos si realmente estamos ante un vencido o ante un vencedor.

Si lo miramos víctima de la traición de su discípulo, del olvido de los demás Apóstoles, de las estrategias de las autoridades judía, de la complicidad de las autoridades romanas, si lo miramos hecho una sola llaga y tendido por tierra, decimos: "Es un hombre vencido, es un fracasado"; pero cuando en medio de su postración pide perdón por aquellos que le están ajusticiando, más bien nos parece que es Él el protagonista y que es Él el vencedor, Él es el verdadero dueño de la situación, porque Él comprende lo que ni siquirea comprenden sus verdugos.

"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" San Lucas 23,34. Pide perdón, y pide perdón para ellos, porque todo el sacrificio de la Cruz es una inmensa ofrenda de amor por el perdón. Teniendo un Dios así, ¿qué no podemos esperar nosotros? Si Él se ha puesto de primero en el sufrir, si es el primero en interceder, ¿qué no podrá esperar nuestra humanidad pecadora? Bien nos dice el Apóstol San Pablo: "Y ahora quién va a acusar a los elegidos de Dios? ¿Acaso Cristo?" Carta a los Romanos 8,33. Pero ¿cómo Cristo si le vemos rogando en favor de sus mismos verdugos?

Abramos, hermanos, el corazón a la gracia, dejemos que esta palabra de Cristo logre esa misericordia y ese perdón que esperan nuestras vidas. Aprendamos de esta mansedumbre, también, a perdonar a nuestros enemigos. Cristo no dijo que no íbamos a tener enemigos, sino que había que rogar por ellos,y como la norma del predicador es hacer lo que dice, ahí le vemos orando por sus mismos perseguidores.

Gracias, Cristo, por esta palabra; gracias por tu perdón, gracias por tu amor.