0135002a

De Wiki de FrayNelson
Saltar a: navegación, buscar

Fecha: 19960705

Título: Misericordia quiero y no sacrificios

Original en audio: 33 min. 56 seg.

Como se puede notar mis queridos amigos, hay un contacto muy cierto entre la primera lectura y el Evangelio. En la primera lectura todo es como a palo, como a mazo, ustedes cometen injusticia, ustedes explotan al pobre, ustedes no respetan el sábado. Llegara un día en el que van a tener hambre de la Palabra de Dios, les va a tocar quedarse con su hambre, porque no la van a encontrar.

Son palabras duras, casi podríamos decir, palabras amenazantes. En cambio en el santo Evangelio, nos encontramos uan expresión casi indescriptible de la Misericordia Divina, como es aquello que precisamente a este hombre postrado en su pecado, y en el lugar mismo de su pecado, el mostrador de los impuestos.

Cómo es posible que a este hombre, en este lugar y en ese momento, se le presente el mismo Jesús y que no contento con dejarse ver de él, le diga: “Sígueme”. Para que participe continuamente de su amistad, de su cercanía, de su corazón. Y “sígueme” significo un cambio radical en la vida de Mateo, que de cobrador de impuestos y de enemigo del pueblo judío, vino a convertirse en apóstol, en evangelista.

Precisamente la Iglesia venera como canónico un texto que se llama “EL santo Evangelio según San Mateo”, del que hemos tomado ciertamente esta lectura. Entonces hay un contraste muy fuerte entre esos dos modos de obarar Dios. El uno es como a los golpes y a rejo, y el otro es con la mirada, con la sonrisa, con el corazón, en realidad se trata de un mismo cielo en dos expresiones distintas, y las dos cosas vienen de Dios y Dios sabe cuál camino tiene que utilizar con cada persona.

Hay momentos efectivamente en que el camino tiene que ser efectivamente a golpes, hay momentos en que toca con la tribulación, con la dureza, con la enfermedad, toca que la persona se de duro contra el mundo, para que al fin caiga en la cuenta de muchas cosas. Hay otros momentos en lo que se necesita es la sonrisa, se necesita la ternura. Uno quisiera, yo por lo menos quisiera que todas las conversiones sucedieran con la mirada y con la ternura, yo sería feliz con que bastara simplemente, simplemente mostrar a este Jesús. Pero yo creo que el Señor ha permitido lo que nos acaba de suceder en el momento de alabanza, para mostrar a todos y a mi en primer lugar que ese no es el único modo, si yo no estoy equivocado en mis presentimientos, en lo que sentí de parte del Señor, efectivamente si había una persona que tenia esa alabanza, una persona que se detuvo por respeto humano, que se detuvo porque se sintió rara, sola, difícil. Y yo decía para mis adentros “¡Ay Dios mio pero que edad tan difícil!”. Si hay una edad en la que resuklta difícil hacer una alabanza en un lugar publico, es precisamente esa edad, porque es la edad en la que la mujer, la niña no sabe que hacer si la estas mirando, cómo me van a mirar, qué van a pensar.

Yo quisiera que la sola ternura de Cristo y que la sola presencia en el Espíritu lograran esa palabras, se acordarán de mi después de los años, después de los golpes; esa misma boca se abrirá para decir :”Jesús te necesito”.

O sea es lo que nos ha presentado la Palabra de Dios. ¡Qué hermoso fuera, qué lindo fuera ¡ que todas las vidas con solo decirles: “Mira, el Espíritu quiere que tú le bendigas, despertar a la alabanza” ¡Qué lindo que eso fuera así!. Pero seamos realistas, ¿así no es en nuestro caso? Hemos sido personas que simplemente nos han dicho :”Oye si sabes que Dios ama muchísimo” y de una vez hemos dicho pues vamos a bendecirle, ¿ hemos sido de esos corazones? No es cierto que también con nosotros Dios ha tenido que utilizar las mismas estrategias que nos cuenta el profeta Amós: “Llegará un tiempo en el que harás casa la Palabra hasta que te toque levantarte a buscarla”.

Amigos míos, Dios tiene que utilizar estos dos caminos con todas las vidas. A uno le da pesar el por qué tantas vidas como la del hijo pródigo, vidas que se le dan todos los tesoros, pero tienen que perderlos para saber qué era lo que tenían, parece que así tiene que ser en cada uno de nosotros.

Hay unos pocos santos en la historia de la Iglesia que parece que llevan un esquema distinto, si miramos la vida de Thomas de Aquino, de santo Domingo de Guzmán, especialmente recuerdo esos dos, uno dice son personas que en cierto modo fueron como preparados, como cuidados, parece que no fue necesario darles demasiado Amós, y que bastó el corazón y la sonrisa de Cristo para que se realizara en ellos, ese abrirse a la gracia y al Espíritu.

Pero esos son muy contaditos, la mayoría de nosotros tenemos que pasar por la lejanía para descubrir que siempre Él ha estado muy cerca; la mayoría de nosotros tenemos que pasar hambre y comer algarrobas y decir: “Dios por qué te me escondiste, qué te hiciste, te escondiste de mi”. Para un día acordarse, “Era verdad, yo iba con mi papá, e iba con mi mamá, por allá a un grupo de oración y bendecíamos e íbamos a desenterrar a Dios…”. Y efectivamente de eso se trata de desenterrar a Dios, es decir, que Dios resucite en nuestras vidas.

Entonces la primera enseñanza que debemos tomar hoy es: Dios utiliza la derecha y la izquierda, la derecha es por las buenas, …mire mijito bendiga a Dios. La izquierda es…mire mijito aprenda a comer tierra, cuando le sepa feo, suplíquele a Dios. Entonces aprenderá a suplicarle a Dios sí tú le preguntas al Padre Celestial, Él qué estrategia quiere utilizar – yo no lo dudo conociendo un poquito a Papá Dios- Él no quisiera sino utilizar la primera, pero eso funciona con tan poquitos santos…que la Virgen María, que Santo Domingo, que Santo Tomás de Aquino, Santa Inés virgen, San José, Santa Catalina tuvo su quiebre pequeño, claro que cuando lloraba su pecado, así fuera una tontería, indudablemente no pudio ser un pecado mortal, pero lo lloraba incansablemente.

Es muy difícil y Dios quisiera utilizar su mano derecha solamente, pero esta visto que no le funciona solo la derecha, esta visto también que le toca utilizar la izquierda. Yo quiero repetir aquí un testimonio que tuvimos hace unos días: una vecina nuestra que es muy querida esta muy enferma, su estado es gravísimo, padece un cáncer que por lo menos en lo que pueden ver nuestros ojos es definitivo, pues bien ella hace unos días, quería venir a como diera lugar a este grupo, llorando ella y haciendo llorar y suscitando lágrimas de sus amigos mas queridos, decía ella: “Yo un día renegué de Dios, así sea a rastras tengo que volver donde Él”.

¿Le gusta a Dios que uno llegue a rastras? Yo estaba acordándome de muchos campesinos que hacen la entrada allá a la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, se arrodillan y desde la entrada hasta el altar de rodillas. ¿Es que a Dios le gustan esas humillaciones?¿A Dios le gusta que uno esté arrodillado y humillado? ¿A Dios le gusta eso? ¿ Es que Él es feliz llevándolo a uno hasta el extremo? ¡No! No y seguramente lo ha intentado todo con usted, como intento todo conmigo.

Dios el Señor intento muchísimas otras cosas, pinto el Cielo de todos los colores, de pronto este muchacho viendo el Cielo descubre ahí que yo le amo y nada no sirvió pintarle el Cielo, entonces halla su encuentro por las paginas de los libros, de la ciencia, de la literatura de pronto ahí en los misterios de la ciencia del cosmos y de lo muy grande y de lo muy pequeño, este muchacho se va a fascinar y va a descubrir que todo lo hicieron mis manos…¡Nada!.

Bueno voy a abrirle templos, voy a presentarle imágenes, crear vida en esas imágenes que nos invitar a querer, que nos invitan a amar, en esas imágenes de maría, en esas imágenes del Salvador, a través de los templos yo lo voy a invitar para que él descubra que es verdad que lo amo … nada. Voy a dejarle unas cuantas biblias por ahí cerquita, de pronto atina a abrir alguna de esas biblias…nada, le toca al de al lado, al del otro lado, pero no coge la bendita Biblia.

¿Qué hacemos con este muchacho? ¿Qué hacemos con esta niña? Mira, Dios no es ningún torturador, pero Dios cuando tortura esta amando, Dios no es ningún torturador, pero cuando ya tiene que empezar a llamar, utilizar las clavijas para llamar a conversión a las personas, créanme que lo hace porque está amando, créanme que descubre que es lo único que sirve para eso, para ese caso, para esa persona.

Esto significa dos cosas: en primer lugar significa, que tenemos que darle gracias a Dios por todo, por todo, porque Él todo lo hizo con amor. Les voy a dar un ejemplo que me parece hermosísimo, tomado de la Sagrada Escritura: usted recuerda que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso y un ángel que había en la puerta del Paraíso con una espada de fuego para evitar que Adán y Eva se devolvieran…eso es lo que cuenta la Sagrada Escritura. ¿Cuál es la lectura que la mayoría de nosotros hacemos a esa lectura? Muchos de nosotros decimos: “Claro Dios se puso bravo, si ve que Dios si se pone bravo, Dios se puso bravo porque no le hicieron caso, entonces Dios ahí se desquitó, como quien dice: ´Ustedes querían seguir aquí en el Paraíso, nada para afuera, quedaron castigados´”.

Nosotros le aplicamos nuestro modelo de papá y de mamá el que nos hicieron nuestros papás o lo que hacemos como papás a Dios. Así como el papá dice:” Con que no hizo las tareas, no hay televisión. Con estas calificaciones que usted me esta entregando olvídese de paseo, usted no va a ir de paseo el próximo fin de semana”. Y entonces el niño siente en ese momento que le han tocado sus intereses, que se hubieran metido con lo que sea, pero con el paseo…Entonces uno le aplica el mismo modelo a Dios, uno cree que Dios hace mas o menos lo mismo, es decir, Adán y Eva, como quién dice: “NO coman de ese árbol, coman de lo que quieran, pero ese arbolito no”, pero Adán y Eva comieron del arbolito, entonces dice uno Dios se puso bravo, ah con que no hicieron caso, ¡Para afuera! .

Uno mira el “para afuera”, como “Dios esta bravo”. Esa es una calumnia mis amigos . dios no disfruta, - fíjense lo que les voy a decir- no le aprovecha a Él, nada de lo que hizo porque nada de lo que hizo lo necesita ¡Nada!. Y por consiguiente, Dios no es de los que sacan a patadas a Adán y a Eva del Paraíso para quedarse ahí jugando. ¿Qué era lo que pretendía entonces? ¿Quedarse Él solo en el Paraíso?. Miara Dios no disfruta ni del paraíso del que nos habla la Sagrada Escritura, ni de la luna, ni de la Tierra, ni de nada, la única alegría de Dios Padre, es Dios Hijo, y la única alegría de Dios Hijo, es Dios Padre, en el Espíritu, esa es la única alegría de Dios, ese es el único amor de Dios.

La ventaja para nosotros es que por el misterio de la Encarnación del Verbo, en esa mirada del Hijo están todas nuestras miradas; y por eso Dios se besa en los cristianos y por eso los crsitianos contemplaremos la gracia, el rostro de Dios.

Pero Dios no es de los que saca “ se salen de mi jardín y ahora yo juego solo, entonces…” No, eso no es así. Entonces si Dios saco del paraíso a Adán y a Eva ¿Por qué los saco? Por amor, si Dios no se estaba vengando ¿Por qué los sacó? Por amor. Pero ¿Cuál es el amor ahí? Muy sencillo y lo explica la Sagrada Escritura, para el hombre que está en pecado lo peor que le puede suceder es el Paraíso, y analice usted la vida humana y es así.

Lo peor que le puede suceder a una persona que está en pecado es que las cosas le salgan bien, lo peor que le puede suceder al que esta metido en el pecado es que no encuentre sino placer, lo peor que le puede suceder al hombre que esta en pecado es que sienta que tiene vida, salud, juventud, plata, suerte; eso es lo peor que el puede suceder a un hombre en pecado. ¿Por qué precisamente para que le van a servir la salud, el dinero y el tiempo, para qué le van a servir, para mas pecados, para mas desgracias suyas.

¿Usted no cree que en parte eso es lo que sucede en nuestro tiempo sobre todo en esas sociedades que llamamos muy desarrolladas? ¿Usted no cree qu en esa sociedades a veces llamadas más desarrolladas que la muestra, no hubiera tantísimo bienestar no se acordarán de que no es bueno eso de andar matando a los niños?, ¿usted no cree que si las cosas le salieran un poquito mal a esas sociedades que llamamos superdesarrolladas de pronto caerían en la cuanta de que se han olvidado de Dios?.

Entonces sí Dios sacó a Adán y a Eva del Paraíso, y sí Dios ha querido, no que ha permitido, ha querido desgracias en nuestra vida, pues Dios jamás suelta el mando de la creación, Dios jamás delega su soberanía ni su majestad en nadie, y es simplemente que Él mismo ha querido que se realicen todas y cada una de las cosas de nuestra vida, Él mismo las ha querido.

Con esta diferencia: que Él las quiere con una intención distinta a la de aquellos que fueron instrumento suyo para que se realizaran. Entonces por ejemplo una persona tien una quiebra económica espantosa, entonces “Dios hizo que yo tuviera esa quiebra”…Sí, pero con una diferencia: tu socio, el que te robo, el que te hizo daño, el que te echo a perder la vida, también quiso ese daño, pero el que te robo, el que te quebró, el no pensaba como Dios en tu bien. Dios si quiso tu mal pero Dios lo quiso para tu bien. Dios que lo permitió, Dios que quiso que me pasara todo eso en mi vida, Dios lo quiso; pero no lo quiso de la misma manera ni con la misma intención que lo quisieron aquellos que mi hicieron daño.

A mí me han insultado, a mi Fray Nelson Medina, a mi me han calumniado, a mi me han robado, conmigo ha habido bastante injusticia en muchos aspectos. Las personas que me han atacado o que han cometido injusticia contra mi, han tenido sus propias intenciones, en esas intenciones no comulga Dios. Pero el que a mi me sucedieran esas cosas, todas y cada una de ellas en cada una y en todas ellas, Dios ha querido que eso se así, y esto es esencial mis amigos para lograr la paz interior; mientras uno este peliando con el maldito que me robo, y con la voluntad de ese maldito que me insultó y con la voluntad de ese maldito que me violo, y la voluntad de ese maldito que me estafo.

Mientras uno este echando maldiciones a esos que me hicieron esto o lo otro, jamás, jamás encontrará la paz, nunca habrá paz en un corazón así. La única manera de logar la paz es caer en la cuenta de aquello que nos revela la Escritura, que efectivamente que todas y cada una de las cosas que pasaron en mi vida, todas y cada una, Dios las quiso, pero no los quiso por los motivos de aquellos que en ese momento obraron contra mí. Y esto es un tributo a la majestad divina.

Entonces la primera parte de nuestra enseñanza, la primera consecuencia que sacamos de la enseñanza es: Dios todo lo que hizo en mi vida y en toda mi vida, todo lo hizo por amor, todo absolutamente todo lo hizo por amor. Dios me amaba en el momento en el que me estaban robando, Dios me amaba en el momento en el que me estaban insultando, Dios estaba ahí en el momento escandaloso en el que fui calumniado, en el momento escandaloso en el que fui humillado en el que fui abandonado, en el que fui violado. En ese momento estaba Dios ahí y quería eso.

Dios estaba cuando este señor se estaba muriendo y Dios quería la muerte, la muerte de ese inocente la quería Dios, y eso es peor que cualquier violación. Qué es el problema, que a mi me violaron, que a mi me abandonaron, todo eso es muy duro para mi, pues si es durísimo para usted porque todo duele y a mi me duele también lo que me ha pasado, y a cada uno le ha pasado distinto. Pero hermanos, Dios quería esta muerte pero no lo quería por los motivos de Pilato, ni la quería por los motivos de Caifás, no la quería por los motivos de Anás, la quería por sus propios motivos.

Entonces es fundamental que nosotros le digamos un SI rotundo a todas y a cada una de las cosas que han pasado en nuestra vida y sepamos confesar la gloria de Jesucristo en cada una de las cosas que nos han pasado en nuestra vida.

Yo ya hice el experimento de tomar a la persona traumatizada porque la acaban de robar…miren me acaban de robar ocho millones de pesos, y comienza usted a explicarle, lo que sucedes es que Dios a veces permite algunas cosas. Entonces se para la persona robada y dice:” Si Dios es el Señor de todos por qué permite esas cosas”. Entonces yo contesto: “ES que mira, Dios respeta la voluntad humana, en realidad Él no quería que te robaran, pero te robaron”. Y dice la persona: “ y SI Él es todo poderoso y no quería que me robaran, hubiera podido hacer algo”.

Esas explicaciones y oya me convencí que no sirven para nada. Entonces cuando la persona comenta que le robaron ocho millones de pesos lo primero que digo: “Mira, no pongas lo que te ha sucedido como quien dice que eso se le salió de las manos a Dios, a Dios nunca se le sale nada de las manos. Al gobierno sí, por eso hay una crisis de gobernabilidad en nuestro país (Colombia), al gobierno si el país se le sale de las manos. A Dios ningún embarazo lo coge por sorpresa, a las personas quizás si, y los difuntos nunca lo cogen por sorpresa, para Dios nunca nadie muere de repente afortunadamente. Dios es el Señor a todas horas, en todos los momentos de nuestra vida.

Entonces la primera consecuencia de nuestra enseñanza es darle gracias por todas las cosas asi como han sucedido; Dios no esta en la ultima oficina del edificio y da permisos, ese dios es muy difícil conciliar con el Evangelio. Dios quiso cada una de las cosas de mi vida, pero no las quiso por los motivos de las personas que estaba allí involucradas, eso también hay que decirlo; no los quiso por los motivos de esas personas. Si no los quiso por sus motivos, el ejemplo para mí mas claro para no escandalizar los oídos con las violaciones y los robos, el ejemplo más claro es la Santísima Cruz de Nuestro Señor Jesucristo. Dios quería esto, Dios lo quería no por los motivos de nadie de los que estaban allí, o si por los motivos de una sola, de María, la única que si tenia el corazón en la dirección precisa, la única es la Santísima Virgen María, Ella si sabia por donde iba la cosa, presentía por donde iba la cosa, decir sabia es muy difícil, muy difícil decirlo. por lo menos presentía por donde tenia que ir la cosa. De modo pues, mis queridos amigos que esta aceptación es una consecuencia importantísima.

La segunda consecuencia: la primera es para el pasado, la segunda es para el futuro, para el futuro no le de muchas clases al Espíritu Santo, es decir, dejemos que el Espíritu Santo obre como Señor. El Credo dice: “Señor, creador de vida”. Entonces dejemos que el Espíritu Santo obre ¿Cómo? Como Señor. Pero ahora ustedes dirán que ya entendieron que la cosa es por las buenas y por las malas ¡Jesús! Vamos a entender de ahora en adelante por las buenas..Procure no darle clases al Espíritu Santo, el hecho de que usted le de esta explicación no es seguro de vida para usted, de manera que usted saliendo de aquí puede suceder cualquier cosa, e incluso sin salir de aquí, puede suceder cualquier cosa.

Si he dicho estas palabras no es para que digamos :¡”Ah bueno eso explica todas las desgracias que me pasaron, de aquí en adelante llevaremos un camino de bendición, tú Jesús delante de mi, yo detrás de ti, tu serás mi escudo!”. Y uno va a ver y el escudo esta roto, esta agujereado, miren lo que le paso al escudo, Jesús le dice a Mateo “sígueme”, y sígueme es que te pase a ti lo que me paso a mí. Sígueme, es eso.

Cuando últimamente me piden que bendiga algún Cristo, la gente se me pone seria, porque cuando yo bendigo el Cristo , digo más o menos estas palabras: “Te pido Señor que ha esta señora le pase esto mismo…En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

Nosotros los cristianos no tenemos seguro de vida alguno. Pero hay esta diferencia y esta es la tercera consecuencia, que prácticamente es una diferencia entre lo que se llama primera generación y lo que llamamos tercera generación. Cuando la persona sufre y ese sufrimiento la atrae la acerca hacia Dios, normalmente sufre mal y sufre sin entender, y sufre pataleando y sufre con berrinche y sufre con alegato, y discute y da vueltas y no se resigna, y dice que Dios es injusto. Y alega y alega y alega, finalmente recoge toda la babaza y se da cuenta que no era por allí; entonces se arrepiente y le da gracias a Dios y lo que sea.

Los sufrimientos que vienen y este es un llamado a llegar a la plenitud en la vida espiritual, los sufrimientos que llegan sobre todo en eso que llamamos tercera generación, son sufrimientos bienvenidos, son sufrimientos aceptados, son sufrimientos a los que se mira a la cara; porque son sufrimientos que entendemos que nos están cosiendo, que nos están uniendo a la cruz de Nuestro Señor Jesucristo. Nuestra querida Catalina de Siena, cuando pasaban algunos días que no intentaban matarla, ni la insultaban, ni se enfermaba, ni le pasaba nada, le decía a Jesús: “Bueno, qué esta pasando Jesús?”haber. "estamos como mal tu y yo, Qué es lo que está pasando"?.

Entonces la tercera consecuencia es: Dios seguirá utilizando su derecha y su izquierda, pero a medida que vayamos madurando, esa derecha y esa izquierda sucederán cada vez más en la comprensión profunda de un corazón que ama.

Démosle gracias al Señor por sus beneficios, démosle gracias a Dios, porque en todo tiempo y en todo lugar, siempre está pensando lo mejor para nosotros. Cuando saco a Adán y a Eva del paraíso, los sacó por amor. Cuándo llamó a Abraham lo llamó por amor, Cuando le dijo a Moisés "tu no entras a la tierra prometida" se lo dijo por amor.

Dios no sabe obrar de otra manera, Dios no sabe ni entiende de otra obra que no sea la obra de su amor, esa es la única obra que Él sabe hacer, lo que sucede es que aprender lo que quiere decir la palabra amor requiere tanto tiempo como aprender lo que quiere decir el nombre de Dios. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos Amén.