Loading

MENU
PARA HOY:

Inicio
Conoce mi convento de Santo Domingo, y sus servicios de iglesia, hospedería, auditorio, biblioteca...
EVANGELIZACION BASICA - El ABC de tu Fe Cristiana
¡Conoce AMIGOS EN LA FE!
Hacer una donación
Lectura Espiritual
Laudes - Oración de la mañana
Vísperas - Oración de la tarde
Completas - Oración de la noche
Rosario de las Semanas
Homilía de hoy
Calendario
Diario
Estamos en Facebook!
Estamos en Twitter!
ESCUCHAR:

Homilía de hoy
Ultimas 15 Homilías
Conferencias
Orar con el Corazón
Rosario de las Semanas
Cantos
LEER:

Lecturas de la Misa de Hoy
La homilía de Hoy
Otras homilías
Boletines Anteriores
Alimento del Alma
Rosario de las Semanas
Imprenta (PDF)
Preguntas y Respuestas
Chiste de Hoy
Qué dicen de nosotros
VER:

Foto del Dia
Video del Dia
Videos
Canal en Youtube
CONOCER:

Padres Dominicos
Santuario Mariano Nacional
Quién es Fray Nelson Medina
Teología para todos
PARTICIPAR:

¡Encuentra AMIGOS EN LA FE!
Boletín Diario
¡Apoyar esta obra!
Oración Compartida
Wiki -
Transcripciones
Dar un testimonio
Esta es tu casa!

Homilías de Fr. Nelson Medina, O.P.

Derechos Reservados © 1997-2017

La reproducción de estos textos y archivos de audio, para uso privado o público,
está permitida, aunque solamente sin fines de lucro y citando la fuente:
http://fraynelson.com/homilias.html.

< Mayo 2017 >
 Dom  Lun  Mar  Mié  Jue  Vie  Sáb 
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
* El tiempo es de Dios *
[Volver al mes actual]

Viernes, Mayo 19 de 2017

Para tu oración en este día:

Clasificación del Evento

Referencia

- santo

Pedro Celestino, Papa (1215-1296)

¿Puede dimitir un Papa? A esta pregunta con aires de sensacionalismo periodístico actual, ya contestaron en el siglo XIII los expertos en la Curia del Papa Celestino V.

Era tan desastroso el estado de la Iglesia y se sabía tan extremadamente incapaz para su gobierno aquel Papa, que pensó en conciencia dejar en mejores manos y más aptas, el timón de la Barca de Pedro.

Le dijeron los que sabían que sí, que el Papa no es más que el Obispo de Roma, que la aceptación y permanencia en su puesto depende de su voluntad, y que una grave necesidad de la Iglesia puede postular la decisión de la renuncia.

Y así lo hizo ante los Cardenales el día 13 de diciembre de 1294, proclamando una bula de renuncia a su puesto de gobierno.

Había nacido en el seno de una familia numerosa, en el año 1215, en Isernia, Italia. Angelérico y María eran sus progenitores. Al undécimo de sus retoños le pusieron por nombre Pedro.

Los principios cristianos de los padres eran buenos: «Ambos justos a los ojos de Dios y muy alabados por los hombres, daban limosna y acogían a los pobres de muy buena gana en su casa. Tuvieron doce hijos, a semejanza del Patriarca Jacob, y siempre pedían al Señor que alguno de ellos sirviese a Dios». Esos datos se leen en la autobiografía del Papa Celestino V.

Pedro se preparó con estudios para ser ese servidor de Dios en exclusiva, que pedían sus padres. Ya era benedictino con 17 años.

Luego, lo vemos por tres años eremita solitario en los montes cercanos a Castelsangro. Ya ordenado sacerdote, surgen unos escrúpulos que cada día se agigantan por la celebración de la Misa, que, -piensa él-, le traerá gente, perderá su soledad, le darán dinero y estropeará su vida de anacoreta.

Después serán los montes y cuevas de Monte Murrone, por cinco años, y Monte Maiella, muchos más, los que presenciarán su vida de penitencia y oración.

Lo de la soledad es otra cosa. Porque, no se sabe qué es lo que irradia aquel hombre, ni qué aliciente tiene aquella vida austera cuando se le acerca cada vez más y más gente para oírle, abrirle el alma y pedirle consejo.

Algunos hasta están dispuestos a aprender a vivir como él. Son «los celestinos», aprobados por Gregorio X en 1274, con dieciséis Monasterios.

Estando en Monte Murrone visitando sus Casas, sucedió el hecho insólito de llegar una comitiva, presidida por el Arzobispo de Lyon, con séquito de Cardenales y personajes del Cónclave, para comunicarle la noticia de haber sido elegido Papa, a sus ochenta años. Suplican su aceptación.

Y es que todos estaban más que hartos por la situación de la Iglesia desde que murió Nicolás IV el 4 de abril de 1292. Ya son dos años de interregno, y en el Sacro Colegio, tanto los Orsinis como los Colonnas, muestran posturas irreconciliables a la hora de elegir Sumo Pontífice.

Están enredados por las ingerencias de Francia en el Pontificado desde la ruptura con la Casa Hohenstaufen. Por eso, pensaron en la santidad del monje para salir del atolladero.

Pedro Celestino no quiere Roma. Se instala en el palacio real de Nápoles, donde está Carlos II, segundón de los Anjou. Manda construir una choza dentro de sus habitaciones, donde poder pasar sus largas horas de oración.

Se pone de manifiesto la ineptitud para desempeñar las funciones papales: insociable, excéntrico, extremadamente sencillo, basto en las cosas humanas y desconocedor de los asuntos de gobierno.

Las tareas de la Curia van de mal en peor. El Papa está supeditado al rey de Nápoles, y en el colmo de su imprudencia, nombra inmediatamente siete Cardenales franceses y tres napolitanos.

Cinco meses de Papa fueron suficientes. Dimitió por el convencimiento personal de que era un mal para la Iglesia su continuidad. Y como era humilde y desprendido, lo hizo con valentía y decisión.

Diez días más tarde había nuevo Papa. Bonifacio VIII, su sucesor, tomó las medidas que a él le parecieron prudentes en la coyuntura: ratificó la dimisión e incorporó al corpus jurídico canónico la bula con que Celestino V dimitió.

Le pareció correcto recoger a Celestino, presto a pasar a Dalmacia por la costa adriática, y recluirlo en el Castillo de Monte Fumone, en Anagni, donde estuvo hasta su muerte en el 1296.

Con esta medida pensó que conseguía prevenir cualquier intento desestabilizador, y darle al monje que fue Papa, la ocasión de dedicarse a sus rezos, soledad tan amada y penitencia.

Clemente V elevó a Celestino a los altares en el año 1313. Había empezado el cautiverio de Avignon, triunfando la sumisión del Papado a Francia, terminada la heroica oposición de Bonifacio VIII.

Sólo queda hacer un acto de fe. A pesar de las ineptitudes, torpezas, intrigas e intereses de los hombres, la Iglesia tiene una promesa indefectible del amor.

- cumple

Andrés Duque
Virgina, USA

- cumple

María Lucía Velásquez
Bogotá, Colombia

- cumple

Fray Carlos Mario Alzate Montes, O.P.
Colombia

- cumple

Fray César Orlando Urazán García, O.P.
Colombia

- cumple

Luz Amparo Giraldo
Cali, Colombia

- cumple

Padre Diego Jaramillo
Yarumal-Antioquia, Colombia (1932) - Dios lo bendiga Padre

- cumple

Marisin
Miami, USA - Feliz cumpleaños desde Panamá, que Dios derrame muchas bendiciones sobre ti y tu familia en este día tan especial. Beba

- cumple

Padre Marino Marin Marmolejo
Bogotá, Colombia - El Señor le conceda muchos años de vida y santidad, para que siga guiando a sus ovejas, como el buen pastor con la fuerza del Espíritu Santo. Dios lo bendiga y le conceda la gracia de su Voluntad. Feliz Cumpleaños

- matri

Manolo y Flori
Lima, Perú - Bendiciones en nuestro 25 aniversario de matrimonio consagrado por el Señor.

- orden

Padre Jaime Hostios
Orden Sacerdotal. Bogotá, Colombia (2007) - New Jersey, USA. Diocesis de Cambell

- orden

Rev. Yamid José Blanco Ariza
Ordenación Sacerdotal. Milwaukee, Wisconsin, Estado Unidos (2012) - Que Dios le muestre el camino con fidelidad a tu tí y a tú iglesia, fortaleza, alegria, salud, persevrancia y concentre toda su voluntad en la adhesión a tu nombre. Salmo 86:11. Envíale tu Espirítu Santo que le llene de amor su corazón y luz su entendimiento. Amén.

Tiempo de Pascua,
Semana No. 5, Viernes


Lecturas del Día

Lectura

Texto:

1a.

Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables (Hechos 15,22-31)

En aquellos días, los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y les entregaron esta carta: "Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos del paganismo. Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alarmado e inquietado con sus palabras. Hemos decidido, por unanimidad, elegir algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. En vista de esto, mandamos a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Haréis bien en apartaros de todo esto. Salud."

Los despidieron, y ellos bajaron a Antioquía, donde reunieron a la Iglesia y entregaron la carta. Al leer aquellas palabras alentadoras, se alegraron mucho.

Salmo

Te daré gracias ante los pueblos, Señor. (Salmo 56)

Mi corazón está firme, Dios mío, / mi corazón está firme. / Voy a cantar y a tocar: / despierta, gloria mía; / despertad, cítara y arpa; / despertaré a la aurora. R.

Te daré gracias ante los pueblos, Señor; / tocaré para ti ante las naciones: / por tu bondad, que es más grande que los cielos; / por tu fidelidad, que alcanza a las nubes. / Elévate sobre el cielo, Dios mío, / y llene la tierra tu gloria. R.

Evang.

Esto os mando: que os améis unos a otros (Juan15,12-17)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros."


Homilías de viva voz...
[¿Qué necesito para escuchar?]

Núm.

Datos

Escuchar

Más...

1

1997/05/02
5 min. 51 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

2

1997/05/02
21 min. 53 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

3

1999/05/07
20 min. 41 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

4

2000/05/26
24 min. 25 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

5

2003/05/23
6 min. 25 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

6

2010/05/07
34 min. 11 seg.

Link permanente a esta homilía Click derecho, para grabar en versión Real Audio Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

7

2011/05/27

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

8

2011/05/27

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

9

2012/05/11

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

10

2014/05/23

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

11

2015/05/08

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

12

2016/04/29

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

13

2017/05/19

Link permanente a esta homilía Click derecho para grabar en versión MP3 Click normal para ir a la transcripción Publicar en Facebook

Haz una donación
para que esta obra continúe, y llegue a más personas!
O lee algunos testimonios
de lo que mi Dios está haciendo a través de nuestra página. ¡Gloria a su Nombre!


Homilías escritas

Versión

Homilía para leer:

1

1. Lo que estaba prohibido y... sigue prohibido

1.1 En un tiempo estuvo como de moda en los medios académicos teológicos hacer este planteamiento, que trajo bastantes confusiones: “la moral cristiana no mira tanto a los actos como a las actitudes; la moral de los actos es propia de la antigua ley, y es lo que se encuentra en los Diez Mandamientos; la moral de las actitudes mira al amor y a la intención, y es la propia de nosotros, los que vivimos en el régimen nuevo y en el Nuevo Testamento”.

1.2 Ese planteamiento tiene como aspectos positivos que marca el avance entre una legislación que se queda en lo realizado, es decir, en el solo acto, y lo ubica en una perspectiva más integral, sobre todo tomando en cuenta ese factor básico que es la intención. Además, con este planteamiento la vida moral adquiere una jerarquización clara, en la que el amor tiene el primer puesto que le corresponde.

1.3 Las dificultades vienen cuando tratamos de darle un rostro específico a ese “amor”. Porque el amor es una palabra que cada uno puede acomodar a su gusto o conveniencia. Amor se llama a veces a la más tormentosa y ciega de las pasiones; amor se dice a veces de la más sublime y generosa caridad por los pobres. Dejar a la palabra amor sin un contenido específico, que es el que dan los actos específicos, es terriblemente engañoso.

1.4 De otra parte, la actitud que descalifica a los Diez Mandamientos deja sin oficio a la razón humana en la búsqueda del bien moral. En efecto, como lo ha enseñado muchas veces el Magisterio, los Mandamientos son como la expresión de la Ley Natural, es decir, de aquel bien humano que la razón puede descubrir al examinar las condiciones en que se desenvuelve nuestra vida. Sin los Mandamientos la propuesta moral cristiana se reduce a un deseo vago de bondad en el que finalmente todo cabe. Una postura tan inocua como esta aparenta ser un lugar de encuentro y diálogo entre las diversas religiones, pero en realidad no dice nada porque termina aprobando todo.

1.5 La primera lectura de hoy trae toda esta temática a nuestra consideración porque no era distinto el problema que tenían que enfrentar los apóstoles, reunidos en Concilio en Jerusalén, cuando estudiaban el espinoso asunto del alcance de la ley judía en la predicación del Evangelio a los paganos.

1.6 Las determinaciones de esta reunión de los apóstoles, a la que usualmente se le considera como el Primer Concilio Ecuménico de la Iglesia, nos muestran varias cosas. En primer lugar, observemos que lo mandado no es un amor genérico ni una “moral de actitudes” sino preceptos específicos que atienden a las circunstancias concretas en que viven los destinatarios de tal legislación cristiana.

1.7 En segundo lugar, notemos el aspecto limitado, en espacio y tiempo, de lo allí establecido. Así como es un extremo afirmar que la nueva ley equivale al capricho de lo que cada quien llame “amor”, así también es extremista pensar que toda legislación tiene un valor máximo y una validez eterna. Las prescripciones de los apóstoles tienen un contexto particular, que es el de aquellas comunidades que, si bien nacen del paganismo, se hallan en un contexto de conocimiento de la Ley de Moisés. Lo prescrito, pues, quiere ser respetuoso de esa Ley, para no poner obstáculos al Evangelio, sin por ello poner en ella el centro de nuestra fe ni la fuente de nuestra salvación.

2. Nos han ordenado amar

2.1 Cristo nos ha enseñado el amor y nos ha ordenado amar. En ese orden son las cosas: aprender qué es amar y vivir en el amor.

2.2 La medida es alta y su mandato es exigente. ¡Lo que pide no es menos que lo que pedía la ley antigua! Cristo pone como medida del amor nada menos que “dar la vida”. Tanto no pedía la Ley de Moisés. Pero la Ley Antigua tampoco daba tanto, tampoco nos transformaba tanto, tampoco construía tanto en nosotros.

2.3 De aquí podemos aprender dos cosas: primera, que es falso que la Nueva Ley sea menos o menor que la Antigua. Pide más, infinitamente más. Pero, en segundo lugar, la Ley Nueva es superior a la Antigua porque trae en sí el vigor para ser cumplida.

2.4 Tal es, en efecto, la maravillosa ley del amor: que tanto ilumina cuanto impulsa y tanto mueve cuanto esclarece. La ley mosaica podía ayudarnos a encontrar lo malo pero no a sentir repulsión hacia ello; podía enseñarnos el camino del bien pero nos dejaba inermes ante el atractivo del mal. La Ley Nueva, por el contrario, nos hace fuertes interiormente, a través de la experiencia de ser amados, y luego nos dirige hacia el bien, a través del llamado a amar.


[volver arriba]


* Para escuchar los archivos de Real Audio necesitas tener instalado en tu computador el programa Real Player. Hay una versión gratuita aquí.

* Los errores en archivos para grabar son reportados automáticamente por el sistema. Disculpa cualquier inconveniente causado.

[Versión nueva de esta página] [Buscar otra Homilía]

-Fr. Nelson Medina, OP

Google Groups
Suscríbete gratis a mi Boletín de Evangelización Católica
Email:


LO ULTIMO: