Tres Flores para Maria

1. Detalles de hijos

Este rato de conversación delante del Señor, en el que hemos meditado sobre la devoción y el cariño a la Madre suya y nuestra, puede, pues, terminar reavivando nuestra fe. Está comenzando el mes de mayo. El Señor quiere de nosotros que no desaprovechemos esta ocasión de crecer en su Amor a través del trato con su Madre. Que cada día sepamos tener con Ella esos detalles de hijos —cosas pequeñas, atenciones delicadas—, que se van haciendo grandes realidades de santidad personal y de apostolado, es decir, de empeño constante por contribuir a la salvación que Cristo ha venido a traer al mundo. (Es Cristo que pasa, 149, 5)

2. Nos enseña a ser hijos

Porque María es Madre, su devoción nos enseña a ser hijos: a querer de verdad, sin medida; a ser sencillos, sin esas complicaciones que nacen del egoísmo de pensar sólo en nosotros; a estar alegres, sabiendo que nada puede destruir nuestra esperanza. El principio del camino que lleva a la locura del amor de Dios es un confiado amor a María Santísima. Así lo escribí hace ya muchos años, en el prólogo a unos comentarios al santo rosario, y desde entonces he vuelto a comprobar muchas veces la verdad de esas palabras. No voy a hacer aquí muchos razonamiento, con el fin de glosar esa idea: os invito más bien a que hagáis la experiencia, a que lo descubráis por vosotros mismos, tratando amorosamente a María, abriéndole vuestro corazón, confiándole vuestras alegrías y vuestra penas, pidiéndole que os ayude a conocer y a seguir a Jesús. (Es Cristo que pasa, 143)

3. Rosario de amores

En nuestras relaciones con Nuestra Madre del Cielo hay también esas normas de piedad filial, que son el cauce de nuestro comportamiento habitual con Ella. Muchos cristianos hacen propia la costumbre antigua del escapulario; o han adquirido el hábito de saludar —no hace falta la palabra, el pensamiento basta— las imágenes de María que hay en todo hogar cristiano o que adornan las calles de tantas ciudades; o viven esa oración maravillosa que es el santo rosario, en el que el alma no se cansa de decir siempre las mismas cosas, como no se cansan los enamorados cuando se quieren, y en el que se aprende a revivir los momentos centrales de la vida del Señor; o acostumbran dedicar a la Señora un día de la semana —precisamente este mismo en que estamos ahora reunidos: el sábado—, ofreciéndole alguna pequeña delicadeza y meditando más especialmente en su maternidad. (Es Cristo que pasa, 142, 6)

Por: San José María Escrivá de Balaguer

Un Poquito

Un poquito,
sólo un poquito,
de dolor yo he conocido.

Y he visto
por ese poquito,
que del dolor sabe bien Cristo.

He oído
del día bendito
que murió nuestro Corderillo.

Y he visto
por ese sitio
que la Sangre llegó a ser río.

¡Oh Cristo!
Te canto y digo:
¡Dolor es Amor si estoy contigo!

Fr. Nelson Medina F., O.P.

Conocer a Jesús

Una bellísima petición

Me has pedido conocer a Jesús. Es la petición más bella que nadie ha podido hacerme. Me hace recordar un texto del Evangelio de Juan: “Había algunos griegos de los que subían a adorar en la fiesta. Estos se dirigieron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le rogaron: Señor, queremos ver a Jesús”. (Juan 12,20-21).

¿Qué hizo Felipe? Sigamos leyendo: “Felipe fue a decírselo a Andrés; Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús”(Juan 12,22). Felipe le dijo a Jesús que querían verlo. Fue como un mensajero, como un intermediario. Algo así debo y quiero ser yo. Le digo a Jesús: “Mira, Lunabella quiere conocerte”. Yo sé que Jesús no dejará de responder a esa petición.

Además, no pienses, por favor, que tu deseo ha nacido simplemente de ti. Hay otro pasaje que nos orienta sobre esta materia, allí donde Jesús dice: “Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae” (Juan 6,44). Eso me hace entender que si tú quieres saber de Jesús es porque “Alguien” obrando en ti te ha empujado, haciendo atractivo el mensaje y la persona de Jesucristo.

Por eso hemos de empezar este camino con gratitud y amor, con fe y humildad, con esperanza y paso firme. Porque Dios está detrás de nosotros empujándonos y delante de nosotros atrayéndonos.

Primero los hechos

Jesucristo no es una idea. No es tampoco un personaje de fantasía al que podamos ponerle las características, cualidades o defectos que a nosotros nos parezcan. Conocer a Jesús no es enterarse de un grupo de ideas, de una colección de anécdotas o de las aventuras de algún personaje extraño y más o menos simpático.

Conocer a Jesús es acercarnos a una vida. Él pertenece a nuestra historia. Mira cómo empieza Lucas su testimonio sobre Jesús y su Evangelio: “Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra, he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido”(Lucas 1,1-4).

Aquí se nos habla de “testigos oculares”, de una “narración ordenada” y sobre todo de un propósito: “para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido”. La imaginación puede ser bella, pero no es sólida. Tratándose de Jesús, los hechos tienen la primera y definitiva palabra.

Algo parecido aprendemos de otro evangelista: “Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida… os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros” (1 Juan 1,1.3).

¡Qué bello ese lenguaje: “lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de vida…”! Jesús, la “Palabra de Vida”, se ha dejado y se deja contemplar; es visible, y es posible tocarlo.

¿Quedó todo esto reservado para las gentes del siglo primero y está ya prohibido para nosotros? No nos precipitemos en dar una respuesta. Por ahora una cosa debe quedarnos muy en claro: Jesucristo existe en la historia humana.

Jesucristo en acción

El Evangelio de Marcos es tal vez el texto bíblico que mejor nos acerca en primer plano al actuar de Jesús. Si hubiera que buscar un subtítulo para este Evangelio, un buen candidato sería “Jesucristo en acción”. Marcos nos ofrece palabras de Jesús, pero indudablemente su gran énfasis son los hechos. Parece que este evangelista quisiera decirnos: “no hablemos tanto sobre Jesús, simplemente acerquémonos, vamos a mirar quién es, cómo obra, con quiénes se trata, qué hace en la gente…”

Podemos decir que Jesús, en este evangelio, es aquel que “hace una diferencia” en la vida de la gente. Leamos algunos de los primeros versículos:

Después que Juan había sido encarcelado, Jesús vino a Galilea proclamando el evangelio de Dios, y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio. Mientras caminaba junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano de Simón, echando una red en el mar, porque eran pescadores. Y Jesús les dijo: Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando al instante las redes, le siguieron. Yendo un poco más adelante vio a Santiago, el hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, los cuales estaban también en la barca, remendando las redes. Y al instante los llamó; y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras El. (Mc 1,14-20)

Es Jesús predicando, pero es también cambiando la vida de personas concretas, en este caso Simón, Andrés, Santiago y Juan. El poder de su palabra va junto con la elocuencia de su hechos.

De aquí podemos sacar una primera enseñanza: nadie se encuentra “impunemente” con Jesucristo. Su modo de hablar ilumina una verdad, marca un rumbo, destruye una enfermedad, devela una mentira, en fin: hace de cada persona otra persona.

Sin embargo, esta transformación no sucede de cualquier modo ni en cualquier dirección. Jesús no es remolino que revuelve la corriente de la vida al azar. Su actuar tiene una dirección, precisamente la que indican sus palabras: que Dios reine. Si examinamos bien todas, literalmente todas sus acciones, siempre encontraremos ese sello: el reino de Dios, el anhelo y el anuncio de que Dios reina.

Los enfermos curados, los posesos exorcizados, los engaños desenmascarados, el consuelo para los pobres y el llamado a los discípulos, todas son acciones con un solo propósito: que Dios reine.

Salir de Nuestros Complejos Católicos…

En América Latina la predicación de la mayor parte de los evangelicos y otros cristianos no católicos, se ha concentrado en recoger historias verdaderas o falsas pero en todo caso turbias que ayuden a los ex-católicos a no volver a la Iglesia, y ayuden a los protestantes latinos a llenarse de argumentos en sus procesos proselitistas. Es un asunto comprensible.

Pero hay también otras realidades ante las cuales ya no debemos ni podemos tener los ojos cerrados. Cuando un cristiano invita a un católico a dejar de adorar imágenes, olvidarse de los curas, jamás idolatrar hostias, y otros temas usuales en este tipo de predicación, todo parece muy claro. Se supone que en la mente del posible converso debería quedar una idea definida del “verdadero” Cristo y del “verdadero” Evangelio.

Nada más lejos de la realidad.

Si el converso mantiene los ojos abiertos, pronto se dará cuenta de una diversidad doctrinal impresionante, de una división irreconciliable llena de acusaciones y excomuniones, y sobre todo: de una montaña de problemas graves sobre los cuales en realidad no hay más luz que la opinión de cada pastor o pastorcillo. Doy ejemplos concretos.

Un ejemplo es el cristianismo norteamericano. Recorra iglesias, hable con los fieles, hágales las mismas preguntas a gente que dice que todo está en la Biblia y que la Biblia se interpreta sola. En el mejor de los casos encontrará grupos de gente que condena a todos los demás menos a su propio grupo. ¿Se imagina lo que es eso? No se lo imagine: compruébelo. Con seguridad no es distinto en el país en que Usted vive.

Pero hay otro ejemplo más interesante y menos “visceral”. ¿Sabe Ud. qué problemas REALES se cuecen en las iglesias protestantes hoy? Es posible que no lo sepa. Al fin y al cabo ellos hablan tanto de nosotros los católicos, que es fácil creer que sólo hay suciedad y preguntas en el patio católico. No es así. Le invito a que visite foros protestantes libres de obsesión anticatólica. Es un ejercicio interesante y sumamente ilustrativo. No hablo de problemas de pederastia, homosexualismo, nudismo o cosas así que pasan donde hay seres humanos. Me refiero a inquietudes como la traducción de la Biblia. Asómese a este link por favor (quizá necesite inscribirse en los foros de delfi, cosa de un minuto y gratuita):

http://forums.delphiforums.com/Jesus7/messages?msg=10787.1

De hecho ese foro es apasionante. ¡Ellos ya superaron la obsesión anticatólica!

Mire por ejemplo este otro estilo comparado con lo que abunda en nuestras latitudes:

http://forums.delphiforums.com/Jesus7/messages?msg=10721.1

Allí hay que hablar de cosas que los protestantes latinos nunca tocan; por ejemplo, el aborto:

http://forums.delphiforums.com/Jesus7/messages?msg=10819.1

¡Es otro aire! Claro, siempre queda el recurso sectario-paranoico de decir: “todos esos son unos malditos”, como dijeron ciertamente los fariseos (Juan 7,49), pero sé que es tiempo de abrir los ojos. Y dejar nuestros complejos.

Fr. Nelson Medina F., O.P.