Las Pequeñas Cosas

Aprende a escuchar el valor de las pequeñas cosas, de los acontecimientos. Verás que todo habla, todo se comunica contigo.Con cada falta de delicadeza, hiero un poco a aquellos que me aman.

Con cada mirada de desprecio, alguien resulta golpeado.

Con cada perdón que niego, va un pedazo de mi egoísmo.

Con cada palabra áspera que digo, pierdo un pedazo de cielo.

Con cada omisión que practico, rasgo una hoja del Evangelio.

Seguir leyendo “Las Pequeñas Cosas”

Las Personas Buenas

Saben madrugar con el Sol y saludan con Amor cada amanecer, están alegres, activas y optimistas; hablan poco y con sencillez; no hablan mal de nadie; elogian, estimulan y sirven sin interés, tienen para los demás un buen deseo; no hablan de sí mismos, saben perdonar, no maldicen, no mienten, no engañan, ni exageran, ni tergiversan. Seguir leyendo “Las Personas Buenas”

¿Sabes Por Qué Levantamos La Voz?

Un día un hombre sabio preguntó a sus estudiantes lo siguiente:

¿Por qué la gente se grita cuando está enojada? Los estudiantes pensaron unos momentos: Porque perdemos la calma – dijo uno – por eso gritamos. Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? preguntó el hombre sabio.

¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?. Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al sabio.

Seguir leyendo “¿Sabes Por Qué Levantamos La Voz?”

Propósito Santo

Procuraré Señor, en mis momentos de angustia y amargura, recordar tu nombre y alabarlo por ponerme a prueba.

Procuraré Señor, a la hora de pedirte, tener más fe que el día anterior.

Procuraré Señor, al encontrarme en crisis, pedirte de la mejor forma la luz para encontrar la solución.

Procuraré Señor, recordar que en el desaliento, tú eres el consuelo y el impulso para seguir viviendo en medio de injusticias y sinsabores.

Seguir leyendo “Propósito Santo”