Medio Millón de Cámaras

Un informe reciente habla de Londres, la ciudad capital más extensa de Europa, y su medio millón de cámaras de circuito cerrado de televisión.

En promedio, un turista que llega a Londres es visto por más de 300 cámaras de vigilancia en un solo día, desde el aeropuerto hasta los lugares de compras o los lugares más comunes. Las cifras son diferentes desde luego en otras partes del mundo, pero en todas partes están creciendo.

Seguir leyendo “Medio Millón de Cámaras”

Más humor

No sé si ya comenté lo del letrero en aquel restaurante dublinés de comida “rápida”:

Si su pedido no llega en 5 minutos… llegará en 7, o en 8, o tal vez en 12.

Conversación entre frailes por estas fechas, con su toque de sal.

–¡Que alegría verte! ¡Qué bueno que volviste! –Gracias, hombre. –Tanto nos alegra recibirte, que sería bueno que te fueras más a menudo.

Otra conversación:

–Llego apenas de la Misa. No había muchos. –¿Personas o euros?

Claro que a medida que se van dando cuenta que les entiendo los chistes se ven más recatados para decir ciertos apuntes. ¡Ay, Dios, qué risas les habré causado, me imagino! Todo va en la vida fraterna… 🙂

No siempre tan solemne, por favor…

Quiero empezar agradeciendo tantas manifestación de afecto y amistad que he recibido estos días, con motivo de la Navidad y el Nuevo Año.

Por distintas razones, sobre todo de evangelización, en otras oportunidades, he pasado estas fechas en un contexto que no es el de la mayoría de las personas. Por ejemplo, con la celebración de la misa a medianoche en algún monasterio o convento. Esa costumbre, y recibir tanto amor a través de “cables” (sobre todo el teléfono e Internet) me han dado una gran paz y un sentimiento de inmensa gratitud a estas horas… con Dios, con mi familia, con mi patria, con la Orden de Predicadores, con tantos amigos y amigas… ¿Cómo no cantar agradecido?

Seguir leyendo “No siempre tan solemne, por favor…”