Juan Pablo II y Edith Zirer

Un acontecimiento especialmente impactante fue el discurso en el Memorial del holocausto Yad Vashem. Esta es la historia extraordinaria que había guardado en su corazón desde los 13 años Edith Zirer:

“…Edith era una pequeña judía de origen polaco liberada el 28 de enero de 1945. Estaba enferma, delgada, exhausta. La vida no le importaba nada. Deambuló varios días sin rumbo, hasta llegar a una estación ferroviaria cerca de Cracovia. Echada en un rincón, estaba convencida de que había llegado su hora de morir…

…Acertó pasar por allí un joven que le preguntó su nombre. Una brisa de aire oxigenó su alma, porque hacía tiempo que nadie le preguntaba el nombre. Llevaba tanto tiempo siendo sólo un número. Ese joven se compadeció de la niña y le trajo una gran taza de té caliente. Hacía mucho tiempo que no tomaba una bebida caliente. Después la llevó un bocadillo de queso, que suavemente la obligó a comer…

…Luego ,dice ella, me tomó en sus brazos, y a cuestas me llevó unos 4 kilómetros, a pesar de que nevaba. Recuerdo su chaqueta marrón, la voz tranquila que me reveló la muerte de sus padres, de su hermano, la soledad en que se encontraba, y la necesidad de no dejarse llevar por el dolor y de combatirlo para vivir…

…El joven era un seminarista a punto de ser ordenado sacerdote. Su nombre se quedó grabado indeleblemente en su memoria: Karol Wojtyla. Con el tiempo comprendió que lo único que quería hacer era ayudarme…

…Edith Zirer, casada hoy y con 2 hijos, que vive en Haifa, en una colina del Monte Carmelo, quiso estar con el Papa en su histórico viaje a Tierra Santa para darle personalmente las gracias justamente en el Memorial del Holocausto Yad Vashem. Fue un día inolvidable para ella y para toda la población judía, así como una lección universal de humanidad…”

Hablar de Dios

Un capellán, cuentan, se aproximó a un herido en medio del fragor de la batalla y le preguntó: – ¿Quieres que te lea la Biblia?

– Primero dame agua que tengo sed, dijo el herido.

El capellán le convidó el último trago de su cantimplora, aunque sabía que no había más agua en kilómetros a la redonda.

– ¿Ahora?, preguntó de nuevo.

– Primero dame de comer, suplicó el herido.

El capellán le dió el último mendrugo de pan que atesoraba en su mochila.

– Tengo frío, fue el siguiente clamor, y el hombre de Dios se despojó de su abrigo de campaña pese al frío que calaba y cubrió al lesionado.

– Ahora sí, le dijo al capellán. Habla de ese Dios que te hizo darme tu última agua, tu último mendrugo, y tu único abrigo. Quiero conocerlo en su bondad.

Jim Caviezel revela detalles de su encuentro con el Papa

El actor que interpreta a Jesús en “La pasión” agradeció la Carta a los Artistas

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 16 marzo 2004 (ZENIT.org).- Jim Caviezel, el actor que interpreta el papel de Jesús en la película “La Pasión de Cristo” de Mel Gibson ha agradecido a Juan Pablo II su testimonio, que según afirmó, ha sido de profunda inspiración para su vida.

Caviezel reveló este martes a un grupo de periodistas que, en el encuentro que mantuvo el lunes con el Papa, hablaron –entre otras cosas– de la Carta que el Santo Padre escribió a los artistas, pues, según dijo, ha sido un escrito que le ha ayudado en su vida de actor y católico.

El resto es “privado”, afirmó Caviezel, en una larga conversación que mantuvo con varios corresponsales en el Vaticano, entre los que se encontraba un enviado de Zenit.

La audiencia tuvo lugar en la biblioteca privada del Papa. “No sabría decir cuánto duró”, reconoció Caviezel, pues confesó que en ese momento no prestaba atención al reloj, sino que estaba absorto en las palabras del Santo Padre.

Según ha podido comprobar Zenit por alguna de las fotos tomadas durante el encuentro, Juan Pablo II regaló a Jim Caviezel un Rosario. Caviezel se encontraba sentado en frente del escritorio del Papa, al lado de su esposa.

“Juan Pablo II es un hombre muy especial para un mundo muy especial. Es el Papa de Fátima”, afirmó Caviezel en referencia a la explicación dada por la Santa Sede al así llamado tercer secreto de la Virgen confiado a los tres pastorcillos portugueses. “El Papa es un místico. Ama a Cristo”;por lo que se refiere al director de la película, Caviezel dijo: “Mel Gibson es muy católico. Conozco a muchos famosos; se dicen católicos pero no siguen al Vaticano, en cuestiones como la vida, o la pena capital”, constata.

Cuando usted ve la película de Mel Gibston. ¿Es protestante? ¿Es musulmana? ¿Es católica? ¿Qué ves? Es muy católica, muy universal. Es una gran manera para introducir a la gente en lo que significa “católico”: es universal, para todas las personas, de todos los tiempos.

Para Caviezel rodar la película fue una “auténtica experiencia espiritual. No puedes ver lo que se representa y quedar indiferente”, reconoció. Mucho menos, dijo, si como actor penetras en el personaje para dar lo mejor de tí mismo.

Al interpretar a Cristo, Caviezel se decía en su interior “No quiero que me vean a mí, yo sólo quiero que vean a Jesús”. Para llegar a esta experiencia, añadió, “comencé con el Rosario. El Rosario me llevó a la Confesión, la Confesión me llevó a la Eucaristía diaria, y cuando llevaba la Eucaristía en mi cuerpo, sentía que era más como Cristo”.

El actor también respondió a las acusaciones que algunos grupos habían hecho a la película de antisemitismo. En cuanto creyente, dijo, “soy semita. Es mi linaje. Procedo de la casa de David y de Abraham”, y revela que ha propuesto a compatriotas judíos hacer una película sobre Moisés, o sobre David. Si alguien dice que la película es antisemita, también la Biblia debería ser antisemita, dijo.

Jim Caviezel presentó este lunes la proyección de la película “La Pasión de Cristo” a algunos eclesiásticos que viven en Roma en el Ateneo Pontificio “Regina Apostolorum”.