79. Hueles a Cristo

Cristo y el Cáliz79.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

79.2. En alguna ocasión en que acababas de confesarte te dije que olías a Jesucristo; hoy que también te has confesado te lo repito, pero quiero comentarte un poco qué significa esta expresión.

79.3. El olor o aroma de una persona es la señal de su presencia próxima. Nota cómo Dios hizo que por el mismo órgano que recibe el aire vital llegan los olores y fragancias. Así lo quiso el Creador porque a menudo un mal olor es señal de un peligro mortal, como cuando un alimento descompuesto impide con su hedor que alguien lo coma.

Continuar leyendo “79. Hueles a Cristo”

Sentido de un Retiro Espiritual

Un retiro espiritual es como un espejo en que queremos mirarnos en la Palabra de Dios; es un tiempo de descanso junto a Jesús y d emirar hacia el futuro, buscando el criterio de Dios en la propia vida.

Ciencia y Cientificismo

ClipLo que hoy conocemos como ciencia quizás debería ser visto más como un fenómeno social que otra cosa. Este enfoque debe unirse a otros dos posibles y más frecuentes, a saber, aquel que mira a la ciencia como un cuerpo de conocimientos y aquel que juzga de la ciencia como un método de acceso a la realidad, el ser o la verdad.

Continuar leyendo “Ciencia y Cientificismo”

Ministerios de Musica como Evangelizacion

Desde los primeros tiempos los cristianos descubrieron el poder maravilloso de aquello que luego san Agustín sintetizó bellamente: “el que canta, ora dos veces.” Sin embargo, hay avisos prácticos necesarios, si de veras queremos que la música lleva hacia Cristo y no que distraiga de él.

Respuestas a Rodolfo Llinás

Revista Cambio 16: ¿Alguna vez ha sospechado la existencia de un más allá?

Rodolfo Llinás: Ya de niño no me sonaban esas cosas. No entendía la religión y tenía unas peleas tan fuertes con un cura, que escandalizaban a la gente del bus. Yo preguntaba: ¿Por qué Dios es tan desgraciado que deja que nazca gente a sabiendas de que se irá al infierno? ¿Si Dios sabe todo lo que yo necesito, por qué me pide que le rece? ¿No debería decirme: “Yo sé lo que necesita, no moleste más”? ¿O por qué me obliga a decirle todos los días que él es el mejor, el más bonito, y si no lo hago se calienta? Dios es muy humano, vengativo, nuestra imagen y semejanza. No comprendí nada de religión y no me explico cómo la gente entiende esas vainas.

Continuar leyendo “Respuestas a Rodolfo Llinás”

Salmos de Suplica

Pareciera que nadie necesita que le enseñen a pedir, y sin embargo los Salmos son una escuela también en la oración de petición.

78. El Oficio de Santificar

Comienzo de una Misa78.1. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

78.2. “¡Santifica!”: he aquí un extraño imperativo que sin embargo es propio e irrenunciable de tu vocación sacerdotal. Estás llamado no sólo a ser santo, cual corresponde a todo bautizado, sino a santificar. Ser sacerdote quiere decir santificarse santificando. Tu modo propio de ser fecundo es creando un entorno de santidad y belleza alrededor de ti, pues, así como lo propio de un padre de familia es engendrar y formar unos hijos, y pastorear con su palabra el pequeño rebaño de su hogar, así lo propio tuyo, lo que Dios espera de ti, es que hagas un hogar de santidad, o mejor aún: que le des hogar a la santidad.

78.3. En efecto, es la santidad como una pobre huérfana a quien pocos quieren hospedar. Lleva en sí las riquezas de la comunión con Dios, y sin embargo, no encuentra quien la acoja con gusto y cariño. Para los vicios se preparan grandes casas, mansiones y hoteles de lujo. Para la santidad poco se construye físicamente y menos aún moralmente. Dime, ¿cuántos sacerdotes consideren como deber suyo, amable deber de su estado, santificar?

Continuar leyendo “78. El Oficio de Santificar”