voluntad_de_dios

¿Dios castiga o no castiga?

“La idea se ha difundido tanto entre el pueblo católico, que muchos quedaron perplejos cuando el Papa Benedicto XVI afirmó que el mundo podría ser castigado por su alejamiento de Dios en su homilía durante la inauguración de la XII Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos el 5 de Octubre del 2008[1]. El Papa sin embargo no decía nada nuevo, pues la noción de que Dios puede castigar es constante… Leer más »¿Dios castiga o no castiga?

Ponte a buscar y seguir en serio la voluntad de Dios

Pregúntate muchas veces al día: ¿hago en este momento lo que debo hacer? Jesús, lo que tú “quieras”… yo lo amo. Escalones: Resignarse con la Voluntad de Dios: Conformarse con la Voluntad de Dios: Querer la Voluntad de Dios: Amar la Voluntad de Dios. Señor, si es tu Voluntad, haz de mi pobre carne un Crucifijo. No caigas en un círculo vicioso: tú piensas: cuando se arregle esto así o… Leer más »Ponte a buscar y seguir en serio la voluntad de Dios

Sólo ganas cuando te rindes (a Dios)

La aceptación rendida de la Voluntad de Dios trae necesariamente el gozo y la paz: la felicidad en la Cruz. -Entonces se ve que el yugo de Cristo es suave y que su carga no es pesada. Un razonamiento que lleva a la paz y que el Espíritu Santo da hecho a los que quieren la Voluntad de Dios: “Dominus regit me, et nihil mihi deerit” -el Señor me gobierna,… Leer más »Sólo ganas cuando te rindes (a Dios)

Invitación a la docilidad

Esta es la llave para abrir la puerta y entrar en el Reino de los Cielos: “qui facit voluntatem Patris mei qui in coelis est, ipse intrabit in regnum coelorum” -el que hace la voluntad de mi Padre…, ¡ése entrará! De que tú y yo nos portemos como Dios quiere -no lo olvides- dependen muchas cosas. Nosotros somos piedras, sillares, que se mueven, que sienten, que tienen una libérrima voluntad.… Leer más »Invitación a la docilidad

Entrar en el plan de Dios

Escuela de Vida Interior, Tema 10: Cerramos el primer ciclo de la Escuela mirando qué implica entrar en el plan de Dios. Los fundamentos son tres: (1) Aprender a invocar el Santo Nombre de Dios, es decir, jamás volver a excluirlo de nuestras decisiones importantes. (2) Arrepentirnos de corazón, sabiendo que la experiencia del arrepentimiento es hermana de la experiencia de la gracia perdonadora y restauradora de Dios. (3) Sobre… Leer más »Entrar en el plan de Dios