Un regalo para religiosos y religiosas

El nombre de este retiro, especial para consagrados y consagradas, es: Nuestra vida religiosa.

Son 16 predicaciones que tratan: Encuentro con Jesucristo; Llamado a la santidad; Votos religiosos (pobreza, castidad y obediencia); Vida comunitaria; Desafíos particulares en nuestra vida apostólica.

El acceso es gratuito. El retiro ya ha sido visto por miles de personas. El enlace es este.

Invitación Especial – sólo para Religiosas

RETIRO ESPIRITUAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Este es un retiro para volver a las bases de la consagración religiosa, en tiempos de dificultad e incertidumbre.

El acceso a este retiro de Fray Nelson Medina, nunca antes publicado en Internet, es completamente gratuito para las comunidades religiosas femeninas que se inscriban oportunamente; esto gracias a la generosa iniciativa de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José.

El formulario de inscripción para el retiro debe ser diligenciado antes de las 10:00 PM (hora de Colombia) del Miércoles 12 de Agosto de 2020, por las Superioras locales, provinciales o generales. Los datos de acceso al retiro, mediante YouTube, se enviarán únicamente a los correos electrónicos indicados en los formularios de inscripción. Cada una de las 16 charlas tendrá “chat” abierto a las religiosas participantes, y únicamente a ellas. Sin embargo, el uso del chat es completamente voluntario.

El siguiente es el formulario único de inscripción a este retiro, que se ofrece del 15 al 22 de agosto de 2020: CLIC AQUÍ.

¿Qué es un “capítulo” de una comunidad religiosa?

Padre Nelson, estos últimos días he visto que ha pedido algunas oraciones por el Capítulo Provincial de los Dominicos de Colombia. Me llama la atención la palabra “capítulo.” Uno entiende por el contexto que es una especie de reunión de ustedes pero, ¿por qué se llama así? Dios lo bendiga en su evangelización. — K.H.

* * *

El origen de esa palabra es bien interesante. Proviene del mundo de los monjes. Para renovar el fervor de los monjes se hizo costumbre hacer reuniones periódicas en las que se leía un capítulo de la Biblia o de la Regla del respectivo monasterio. Claramente la intención era evitar el olvido y el declive del amor a la vocación, cosa que fácil y frecuentemente nos pasa a los seres humanos. Luego esas reuniones se extendían con algún comentario o amonestación por parte del superior, usualmente el abad: algo así como una homilía a partir del texto leído, tratando de hacerlo más cercano y aplicable a la realidad de esa comunidad concreta.

El siguiente paso fue pasar de las reuniones con fines puramente espirituales y vocacionales a las reuniones con mayor participación, por ejemplo, para discutir con el Consejo del Monasterio qué acciones debían tomarse en determinadas circunstancias. La idea era que la luz del texto leído (del “capítulo” leído) sirviera de guía e iluminación sobre las resoluciones que hubiera que tomar en comunidad.

Y así llegamos a la situación actual: un capítulo de una comunidad religiosa es una reunión de consagrados o consagradas de una misma comunidad, en la que es necesario discernir sobre distintas cuestiones y también decidir qué es lo mejor para la comunidad, a la luz del Señor.

San Francisco Solano: ejemplar Maestro de novicios y Guardián

A los veintisiete años, en 1576, aquel fraile «no hermoso de rostro, enjuto y moreno», como le describe un testigo, canta en Loreto su primera misa, y comienza diversos ministerios como predicador y confesor, catequista y maestro de novicios. En 1580 ha de regresar al convento de San Laurencio de Montilla, pues su madre, viuda desde el año anterior, que estaba ciega, necesitaba de su proximidad. Allí sigue predicando, pidiendo limosna y haciendo de enfermero en una peste. Poco después, ha de ir como vicario y maestro de novicios al famoso convento de Arrizafa, marcado por la memoria de San Diego de Alcalá.

Allí pudo enseñar a los novicios, entonces dados a franciscanas penitencias, que la mortificación más grata a Dios era «tener paciencia en los trabajos y adversidades, y mayormente cuando eran de parientes, amigos o religiosos, porque ésta venía permitida de la mano de Dios». Y allí ejercitó también su amor a los enfermos. Si a los enfermos les enseñaba que «la oración engorda el alma», también les hacía ver que «estar con los enfermos y servirlos era precepto de la Regla; y que más quería estar por la obediencia con los enfermos que por su voluntad en la oración».

El paso siguiente nos lo muestra de guardián en Montoro, villa cordobesa, agarrada en 1583 por la peste y el pánico colectivo de la muerte. En aquella ocasión, Francisco y fray Buenaventura Núñez se entregan con una caridad heroica, cuidando enfermos, consolando y enterrando. Buenaventura muere apestado a las pocas semanas, y Francisco contrae las landres. Por eso cuando uno le saluda: «¿Dónde va bueno, padre Francisco?», él responde con santo humor negro: «A cenar con Cristo, que ya estoy herido de landres». Pero Dios le sana y continúa dándole vida.

En ese año, 1583, se crea la provincia franciscana de Granada, cuyo corazón va a estar en el venerable oratorio de San Francisco del Monte. Y allí va Solano, como primer maestro de novicios de la nueva provincia. En aquel nido de águilas famoso, santificado por el recuerdo de los mártires Juan de Cetina y Pedro de Dueñas, y de tantos otros santos frailes, fray Francisco, orante y penitente, predicador y amigo de los niños, cantor y poeta, educa en el amor de Cristo a sus novicios, y trata con los vecinos amigablemente.

En 1586 le nombran guardián de este noviciado, y algunos pintores, amigos suyos, decoran gratuitamente los claustros del convento. No es el padre Francisco un guardián imponente y formalista. Él es un hombre sencillo y alegre, y la santidad no cambia su modo de ser, sino que lo purifica, libera y perfecciona. Es sencillo: «Hacía todos los oficios de casa, tal como lo hacen los demás frailes, sin tener consideración a que era guardián o prelado». Y es alegre, siempre alegre: «Siendo guardián, danzaba en el coro y a la canturía mayor y menor, lo que no hacen los guardianes». Obviamente.

En todo caso, aún han de ser requeridos sus peculiares servicios en la vega de Granada, en San Luis de Zubia. Pero ya se va acercando el momento de su partida. Tiene fray Francisco cuarenta años, y el Señor lo ha fortalecido e iluminado suficientemente como para enviarlo a evangelizar en las Indias. Ahora comienza lo mejor de su vida.


El autor de esta obra es el sacerdote español José Ma. Iraburu, a quien expresamos nuestra gratitud. Aquí la obra se publica íntegra, por entregas. Lo ya publicado puede consultarse aquí.

LA GRACIA del Viernes 2 de Febrero de 2018

FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

Demos gracias a Dios por la vida consagrada y oremos por las familias cristianas porque son la gran esperanza para que de ellas salgan nuevas vocaciones.

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA – Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Consagración

Quizás se ala pregunta más corta que reciba este año, padre: ¿Qué es exactamente una consagración y por qué hay tantas consagraciones en la Iglesia? — S.G.

* * *

En sentido general, consagrar es “hacer sagrado” a algo o a alguien. Y sagrado es aquello que está en unión o estrecha relación con lo que es santo y sobre con Aquel que es el Santo. Por eso la idea de toda consagración es “reservar para Dios, o praa servicio de Dios” a una persona o una cosa.

Puesto que Dios es el único Creador de todo cuanto existe, es lógica la pregunta: ¿No está ya todo dedicado a Él puesto que le pertenece de modo radical hasta el punto de que no subsistiría si Él no lo sostuviera?

La respuesta es que hay algo que Dios ha querido no poder por fuerza de ley natural: la voluntad de las creaturas que ha creado libres, es decir, los ángeles, que son solo espíritu, y nosotros los seres humanos, que somos alma y cuerpo. El corazón humano no es algo que Dios posea inmediatamente y como de manera forzada, pues por su propio y libre designio Dios ha querido que sea nuestra respuesta libre de amor la que acepte o tal vez rechace el llamado de su amor.

El mal uso de la libertad, sea en el caso de los ángeles o en el caso nuestro de los hombres, produce una especie de espacio falso, una especie de mentira permanente, que es el pecado. Y en aquello y en aquellos en los que gobierna el pecado ya no puede hablarse plenamente de pertenencia a Dios ni de darle la gloria a Dios. Por eso el sentido de la consagración es el de una “recuperación” para Dios de aquello que en justicia le pertenece.

Esa recuperación se ha realizado fundamentalmente en la obra redentora de Cristo. Por eso la consagración primera y fundamental, base de toda otra consagración, es el ser de Cristo, lo cual sucede a través de la fe. En efecto, aceptando con obediencia de fe la predicación del Evangelio llegamos a ser posesión de Cristo, y así somos recuperados para Dios y genuina y realmente “consagrados.”

Esta consagración se realiza de modo visible, pleno y comunitario gracias a la sacramento del bautismo. esa es nuestra consagración esencial. En cierto sentido, es la única verdadera consagración nuestra.

Por analogía y extensión se aplica la palabra “consagración” a otros aspectos de la vida de la Iglesia, entre los cuales destaca la consagración de la Eucaristía. Este uso, completamente único del término, alude al acto central de la celebración de la Misa, en el cual Jesucristo se hace real y verdaderamente presente en las especies de pan y vino. Claramente, estamos hablando de la misma transubstanciación: la respuesta a la pregunta: “¿Qué es?” cambia, y por eso hablamos de un cambio de sustancia: ya no es pan sino el Cuerpo de Cristo; ya no es vino, sino la Sangre de Cristo.

Pero la consagración en la Eucaristía es a la vez modelo perfectísimo de toda consagración, y superación de toda otra consagración. Porque lo sagrado nos aproxima al que es Santo mientras que presencia de Cristo en la Eucaristía no nos aproxima a Él sino que nos lo ofrece como alimento, para que, unidos a Él, podamos ser ofrenda de amor a Dios, nuestro Padre.

Aparte del bautismo y la eucaristía, nos damos cuenta que tanto la confirmación como sobre todo el Orden Sagrado, hablan de un modo nuevo de servicio al Evangelio, por lo tanto de presencia de la acción redentora de Cristo. Por eso cabe llamar consagrados a los confirmados y sobre todo a quienes reciben el sacramento del orden.

Otros usos de la misma palabra son analogías cada vez más distantes. Consagrarse “a la Virgen” o a algún santo, es como un modo de expresar una alianza particular de amor y obediencia que finalmente redunda en nuestro servicio de fidelidad al Señor. Si bien hay actos sinceros de piedad en ese modo de hablar, conviene ser prudentes y no exagerar en su importancia o uso porque entonces los sentidos principales, a saber, del bautismo y la eucaristía, podrían quedar oscurecidos o poco apreciados.

La vida del eremita: oración y silencio

“Su hábito de felpa de color claro, su amplia capa con la que se resguarda del frío –«aunque no me la suelo poner», asegura–, y su larga y poblada barba blanca, confieren al padre Pablo un aspecto más propio de la célebre obra de Umberto Eco. Pero no, lejos de lo que pudiera parecer, su vida eremita, donde la oración y el silencio soportan toda la jornada, se ha convertido en un atractivo para muchos jóvenes, hasta el punto de que actualmente hay cuatro postulantes «en lista de espera»…”

Haz clic aquí!

Cuatro tipos de felicidad

Según Santo Tomás, la aspiración más propia y común de los seres humanos es la felicidad. Y aunque hay muchos engaños en esta tierra, es admirable que el genuino bien mayor, esto es, la felicidad que trae la plenitud humana, es también la plenitud de la obra del amor divino: aquello que llamamos santidad. Hay varios tipos de felicidad. La NATURAL, que tuvo su máxima expresión en el paraíso del Edén, corresponde a la satisfacción de aquellas necesidades o el acceso a aquellos placeres que son propios de nuestra naturaleza humana, considerada en su integralidad y jerarquía. Fácilmente los bienes de esta felicidad conducen a la FALSA felicidad, que consiste en reemplazar los bienes mayores, según razón, por bienes menores pero más sensibles o inmediatos. Es este el espacio en que el demonio utiliza su estrategia “D & D,” o sea: llevarnos distraídos por la vida para atraparnos en la desesperación con la muerte. Por eso la grandeza de la felicidad PARADÓJICA, la de la Cruz: la que nadie nos puede quitar y que está a salvo de los engaños del enemigo. Es ella ciertamente el camino cierto a la felicidad ETERNA.

Fecundidad: llamados a dar mucho fruto

Nuestra FECUNDIDAD es deseo expresamente manifiesto de Jesucristo, allí donde dice que nos ha destinado para que demos fruto abundante (Juan 15). Y es que es propio de Dios la abundancia y la diversidad, en cuanto en ella se manifiesta una armonía y belleza que está en todo pero lo trasciende todo. Es lo mismo que Él quiere de su creación: “creced y multiplicaos” (Génesis 2). Según aquellas obras que se atribuyen de modo más frecuente a cada una de las Divinas Personas, uno ve la múltiple fecundidad que Dios quiere para su Iglesia. A Dios Padre se atribuye la creación, que nos habla de la fecundidad en términos de hijos. A Dios Hijo se atribuye sobre todo la redención, que nos habla de la fecundidad que se da en cada conversión, que es vida nueva. A Dios Espíritu se atribuye sobre todo la santificación, que nos habla de la fecundidad que se da en cada santo y cada santa: vida plena, vida eterna. No es extraño que el demonio quiera destruye estos modos de fecundidad pero tampoco es extraño que quien está en Dios vence a toda estrategia del enemigo malo.

Propósito en la renovación de las Constituciones

Algunas reflexiones al comienzo de una Jornada de revisión y renovación de las Constituciones de los Misioneros de Cristo Maestro.

1. ¿Por qué se necesitan unas Constituciones en los Institutos de Vida Consagrada? ¿No debería bastar el Evangelio?

2. ¿Qué importancia le da la Iglesia está clase de textos? ¿Qué fuerza de ley tienen?

3. ¿Cuál es la estructura básica de nuestro texto constitucional?

4. ¿Qué novedades trae el nuevo texto?

5. ¿Y qué tareas siguen todavía en este proceso de revisión y renovación de Constituciones?

Recordando algunas indicaciones para la vida contemplativa

El Papa Francisco invitó a los monasterios de las monjas contemplativas a no «dejarse llevar por la tentación del número y de la eficiencia», en la constitución apostólica «Vultum Dei quaerere» (La búsqueda del rostro de Dios), publicada hoy, 22 de julio, eligiendo con cuidado las vocaciones, evitando ‘reclutar’ candidatas de otros países «con el único fin de salvaguardar la supervivencia del monasterio», reforzando las federaciones (que pueden implicar «intercambios de monjas y la puesta en común de bienes materiales») y la autonomía jurídica (que implica «un número aunque mínimo de hermanas, siempre que la mayoría no sea de avanzada edad» y prevé un «proceso de acompañamiento para revitalizar el monasterio, o para encaminarlo hacia el cierre».

«Cincuenta años después del Concilio Vaticano II, tras las debidas consultas y un atento discernimiento», escribió Francisco en el documento de 38 páginas, fechado el pasado 29 de junio, y que abroga las normas anteriores, «he considerado necesario ofrecer a la Iglesia la presente Constitución Apostólica que tuviera en cuenta tanto el intenso y fecundo camino que la Iglesia misma ha recorrido en las últimas décadas a la luz de las enseñanzas del Concilio Ecuménico Vaticano II, como también las nuevas condiciones socio- culturales. Este tiempo ha visto un rápido avance de la historia humana con la que es oportuno entablar un diálogo que salvaguarde siempre los valores fundamentales sobre los que se funda la vida contemplativa que, a través de sus instancias de silencio, de escucha, de llamada a la interioridad, de estabilidad, puede y debe constituir un desafío para la mentalidad de hoy». Además del documento, que fue presentado en la Sala de Prensa vaticana por el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el franciscano mons. José Rodríguez Carballo, habrá una Instrucción que el mismo dicasterio vaticano emitirá en los próximos días sobre los mismos argumentos.

Con la constitución apostólica, Francisco invita a «reflexionar y discernir sobre los siguientes doce temas de la vida consagrada en general y, en particular, de la tradición monástica: formación, oración, Palabra de Dios, Eucaristía y Reconciliación, vida fraterna en comunidad, autonomía, federaciones, clausura, trabajo, silencio, medios de comunicación y ascesis». El texto concluye con una «conclusión dispositiva» más ‘operativa’ en 14 artículos.

En relación con la formación, «considerando el actual contexto sociocultural y religioso, los monasterios presten mucha atención al discernimiento vocacional y espiritual, sin dejarse llevar por la tentación del número y de la eficiencia», escribe el Papa. Además, se debe asegurar «un acompañamiento personalizado de las candidatas y promuevan itinerarios formativos adecuados». A la necesaria autonomía jurídica de los monasterios de vida contemplativa (es decir las monjas de clausura, pero no solo ellas), «ha de corresponder una real autonomía de vida, lo cual significa: un número aunque mínimo de hermanas, siempre que la mayoría no sea de avanzada edad; la necesaria vitalidad a la hora de vivir y transmitir el carisma; la capacidad real de formación y de gobierno; la dignidad y la calidad de la vida litúrgica, fraterna y espiritual; el significado y la inserción en la Iglesia local; la posibilidad de subsistencia; una conveniente estructura del edificio monástico». Si no existen estos requisitos, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica «estudiará la oportunidad de constituir una comisión ad hoc», y, como sea, dicha intervención debe tener como objetivo «actuar un proceso de acompañamiento para revitalizar el monasterio, o para encaminarlo hacia el cierre».

«En principio —establece el documento, que también se dirige a los monasterios ya federados como a los que todavía no lo son—, todos los monasterios han de formar parte de una federación. Si por razones especiales un monasterio no pudiera ser federado, con el voto del capítulo, pídase permiso a la Santa Sede, a la que corresponde realizar el oportuno discernimiento, para consentir al monasterio no pertenecer a una federación». En este sentido, se garantizará «la ayuda en la formación y en las necesidades concretas por medio de intercambios de monjas y la puesta en común de bienes materiales, según como disponga la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que además establecerá las competencias de la Presidente y del Consejo de Federación». Y también se favorecerá «la asociación, también jurídica, de los monasterios con la Orden masculina correspondiente».

La constitución apostólica además indica que «aunque algunas comunidades monásticas pueden tener rentas, según el derecho propio, sin embargo no se eximan del deber de trabajar», y «para las comunidades dedicadas a la contemplación, que el fruto del trabajo no sea sólo para asegurar un sustento digno, sino que también y en la medida de lo posible tenga como fin socorrer las necesidades de los pobres y de los monasterios necesitados». El trabajo, en general, se debe levar a cabo «con devoción y fidelidad, y fidelidad, sin dejarse condicionar por la mentalidad de la eficiencia y del activismo de la cultura contemporánea».

En un nivel espiritual, el Papa advierte sobre algunas tentaciones y subraya particularmente que «Entre las tentaciones más insidiosas para un contemplativo, recordamos la que los padres del desierto llamaban ‘demonio meridiano’: la tentación que desemboca en la apatía, en la rutina, en la desmotivación, en la desidia paralizadora. Como he escrito en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium, lentamente esto conduce a la ‘psicología de la tumba, que poco a poco convierte a los cristianos en momias de museo. Desilusionados con la realidad, con la Iglesia o consigo mismos, viven la constante tentación de apegarse a una tristeza dulzona, sin esperanza, que se apodera del corazón ‘como el más preciado de los elixires del demonio’».«¡La Iglesia os necesita!», escribe Papa Francisco a las monjas contemplativas. «No es fácil que este mundo, por lo menos aquella amplia parte del mismo que obedece a lógicas de poder, de economía y de consumo, entienda vuestra especial vocación y vuestra misión escondida, y sin embargo la necesita inmensamente. Como el marinero en alta mar necesita el faro que indique la ruta para llegar al puerto, así el mundo os necesita a vosotras. Sed faros, para los cercanos y sobre todo para los lejanos. Sed antorchas que acompañan el camino de los hombres y de las mujeres en la noche oscura del tiempo. Sed centinelas de la aurora que anuncian la salida del sol. Con vuestra vida transfigurada y con palabras sencillas, rumiadas en el silencio, indicadnos a Aquel que es camino, verdad y vida, al único Señor que ofrece plenitud a nuestra existencia y da vida en abundancia. Como Andrés a Simón, gritadnos: ‘Hemos encontrado al Señor’; como María de Magdala la mañana de la resurrección, anunciad: ‘He visto al Señor’. Mantened viva la profecía de vuestra existencia entregada. No temáis vivir el gozo de la vida evangélica según vuestro carisma».