Héroes y Ejemplos

Un testimonio sobre el Papa

Me han pedido que escriba un poco sobre el Papa, con la excusa de que encontrándome relativamente cerca, puedo tener una apreciación más “objetiva” (que la del periodismo internacional, supongo…). En realidad, una cierta distancia me ha permitido comparar las noticias que se dan en Argentina respecto a las de Europa sobre el tema, y comprobar que las mismas se manejan y trasmiten allá con menos consideración y sentido de… Leer más »Un testimonio sobre el Papa

Un Ciego Con Luz

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna, como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira, y de pronto lo reconoce.

Leer más »Un Ciego Con Luz

Pausa necesaria (5)

Sí, ya sé que esto ya no parece una “pausa.” Pero sigue siendo necesaria. Los hechos de los últimos días, en el horror que causan, como los citados ayer y anteayer, o en la admiración que despiertan, como el de hoy, merecen ser reseñados en su debido momento.

Leer más »Pausa necesaria (5)

Como Francisco, como Jacinta

Hay quienes piensan que Francisco y Jacinta fueron beatificados porque se les apareció la Virgen. La realidad es más compleja, y más interesante también.

Cuando vemos a este niño que dice: “Ya no puedo agacharme para adorar pero por lo menos me pongo de rodillas y adoro como el ángel nos enseñó,” un niño que se está muriendo, entendemos que la presencia de la Virgen fue un comienzo, un apoyo, una fuerza extraordinaria, pero ellos, lo mismo que nosotros y que todos, tuvieron que recorrer el camino duro de las tentaciones, la incomprensión, la soledad, el dolor, la búsqueda de fuerzas en la única fuente que no engaña: la oración.

Leer más »Como Francisco, como Jacinta

Feliz Día Papá!

Roberto Orozco dedica este mensaje a su propio padre Mi padre es un hombre callado, mesurado, amable. Es un hombre bueno como el pan, como la lluvia, como el amanecer. Es un hombre fuerte como el trueno, como el diamante, como una montaña. Mi padre ha sido ejemplo de bondad para su familia: cuando éramos pequeños nos llevaba a pasear, a comer, nos invitaba pastel o gelatina, nos cuidaba. Mamá,… Leer más »Feliz Día Papá!

El Jesús de Teresa de Calcuta

Para mí, Jesús es El Verbo hecho carne. El Pan de la vida. La víctima sacrificada en la cruz por nuestros pecados. El Sacrificio ofrecido en la Santa Misa por los pecados del mundo y por los míos propios. La Palabra, para ser dicha. La Verdad, para ser proclamada. El Camino, para ser recorrido. La Luz, para ser encendida. La Vida, para ser vivida. El Amor, para ser amado. La… Leer más »El Jesús de Teresa de Calcuta

Bienaventurada Laura Montoya

Siendo yo todavía un niño, ciertamente rollizo, encontré en casa de mis abuelos, en Barranquilla, una biografía de la Madre Laura. Ella y San Martín de Porres, un humilde hermano dominico, fueron los dos únicos santos por cuya vida me interesé a esas edades. Y hoy puedo hablar públicamente de la santidad de la M. Laura, porque gracias a Dios, este mismo domingo será beatificada por el Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro. De la página del Vaticano tomo lo que sigue. ¡Laus Deo!

Madre Laura Montoya Upegui

Laura Montoya (1874-1949)

La Madre Laura Montoya Upegui, estando en la Basílica de San Pedro en el mes de noviembre del año 1930, después de una viva oración eucarística escribe: «Tuve fuerte deseo de tener tres largas vidas: La una para dedicarla a la adoración, la otra para pasarla en las humillaciones y la tercera para las misiones; pero al ofrecerle al Señor estos imposibles deseos, me pareció demasiado poco una vida para las misiones y le ofrecí el deseo de tener un millón de vidas para sacrificarlas en las misiones entre infieles! Mas, ¡he quedado muy triste! y le he repetido mucho al Señor de mi alma esta saetilla: ¡Ay! Que yo me muero al ver que nada soy y que te quiero!».

Leer más »Bienaventurada Laura Montoya