Teología Espiritual

Invitados a trabajar para el Señor

Por todos los caminos honestos de la tierra quiere el Señor a sus hijos, echando la semilla de la comprensión, del perdón, de la convivencia, de la caridad, de la paz. -Tú, ¿qué haces? La Redención se está haciendo, todavía en este momento…, y tú eres -¡has de ser!- corredentor. Ser cristiano en el mundo no significa aislarse, ¡al contrario! -Significa amar a todas las gentes, y desear encenderlas con… Leer más »Invitados a trabajar para el Señor

Un mensaje de vida

¿Quieres un secreto para ser feliz?: date y sirve a los demás, sin esperar que te lo agradezcan. Si actúas -vives y trabajas- cara a Dios, por razones de amor y de servicio, con alma sacerdotal, aunque no seas sacerdote, toda tu acción cobra un genuino sentido sobrenatural, que mantiene unida tu vida entera a la fuente de todas las gracias. Ante el inmenso panorama de almas que nos espera,… Leer más »Un mensaje de vida

Toma hoy la mejor decisión de tu vida

Si has sido elegido, llamado por el Amor de Dios, para seguirle, tienes obligación de responderle…, y tienes también el deber, no menos fuerte, de conducir, de contribuir a la santidad y al buen caminar de tus hermanos los hombres. ¡Cuándo te decidirás…! Muchos, a tu alrededor, llevan una vida sacrificada por un motivo simplemente humano; no se acuerdan esas pobres criaturas de que son hijos de Dios, y se… Leer más »Toma hoy la mejor decisión de tu vida

Otro modo de ver la infancia espiritual

Hagamos presente a Jesús que somos niños. Y los niños, los niños chiquitines y sencillos, ¡cuánto sufren para subir un escalón! Están allí, al parecer, perdiendo el tiempo. Por fin, han subido. Ahora, otro escalón. Con las manos y los pies, y con el impulso de todo el cuerpo, logran un nuevo triunfo: otro escalón. Y vuelta a empezar. ¡Qué esfuerzos! Ya faltan pocos…, pero, entonces, un traspiés… y ¡hala!…… Leer más »Otro modo de ver la infancia espiritual

Moral de victoria

Si tienes presencia de Dios, por encima de la tempestad que ensordece, en tu mirada brillará siempre el sol; y, por debajo del oleaje tumultuoso y devastador, reinarán en tu alma la calma y la serenidad. Para un hijo de Dios, cada jornada ha de ser ocasión de renovarse, con la seguridad de que, ayudado por la gracia, llegará al fin del camino, que es el Amor. Por eso, si… Leer más »Moral de victoria

Obedecer a Dios y ver las maravillas de Dios

Déjate conducir por Dios. Te llevará por “su camino”, sirviéndose de adversidades sin cuento…, y quizá hasta de tu haraganería, para que se vea que la tarea tuya la realiza El. Pídele sin miedo, insiste. Acuérdate de la escena que nos relata el Evangelio sobre la multiplicación de los panes. -Mira con qué magnanimidad responde a los Apóstoles: ¿cuántos panes tenéis?, ¿cinco?… ¿Qué me pedís?… Y El da seis, cien,… Leer más »Obedecer a Dios y ver las maravillas de Dios

Conciencia de ser hijos

Si Dios te da la carga, Dios te dará la fuerza. Descansa en la filiación divina. Dios es un Padre -¡tu Padre!- lleno de ternura, de infinito amor. -Llámale Padre muchas veces, y dile -a solas- que le quieres, ¡que le quieres muchísimo!: que sientes el orgullo y la fuerza de ser hijo suyo. La alegría es consecuencia necesaria de la filiación divina, de sabernos queridos con predilección por nuestro… Leer más »Conciencia de ser hijos

Dos elogios sobre la gracia

Hoy, en tu oración, te confirmaste en el propósito de hacerte santo. Te entiendo cuando añades, concretando: sé que lo lograré: no porque esté seguro de mí, Jesús, sino porque… estoy seguro de Ti. Tú, solo, sin contar con la gracia, no podrás nada de provecho, porque habrás cortado el camino de las relaciones con Dios. -Con la gracia, en cambio, lo puedes todo. Más pensamientos de San Josemaría.

Lucha y victoria en la pureza

Para custodiar la santa pureza, la limpieza de vida, has de amar y de practicar la mortificación diaria. Ponte cada día delante del Señor y, como aquel hombre necesitado del Evangelio, dile despacio, con todo el afán de tu corazón: »Domine, ut videam!» -¡Señor, que vea!; que vea lo que Tú esperas de mí y luche para serte fiel. Dios mío, ¡qué fácil es perseverar, sabiendo que Tú eres el… Leer más »Lucha y victoria en la pureza

Palabras de sabiduría sobre el combate espiritual

Parece que hay calma. Pero el enemigo de Dios no duerme… -¡También el Corazón de Jesús vela! Esa es mi esperanza. ¡Gracias Señor, porque -al permitir la tentación- nos das también la hermosura y la fortaleza de tu gracia, para que seamos vencedores! ¡Gracias, Señor, por las tentaciones, que permites para que seamos humildes! No se puede llevar una vida limpia sin la ayuda divina. Dios quiere nuestra humildad, quiere… Leer más »Palabras de sabiduría sobre el combate espiritual

Dos palabras para ponerte en movimiento

Reza seguro con el Salmista: “¡Señor, Tú eres mi refugio y mi fortaleza, confío en Ti!” Te garantizo que El te preservará de las insidias del “demonio meridiano” -en las tentaciones y… ¡en las caídas!-, cuando la edad y las virtudes tendrían que ser maduras, cuando deberías saber de memoria que sólo El es la Fortaleza. ¿Tú piensas que en la vida se agradece un servicio prestado de mala gana?… Leer más »Dos palabras para ponerte en movimiento

Actos sencillos de amor a Jesús

Siempre que entro en el oratorio, le digo al Señor -he vuelto a ser niño- que le quiero más que nadie. Si aquellos hombres, por un trozo de pan -aun cuando el milagro de la multiplicación sea muy grande-, se entusiasman y te aclaman, ¿qué deberemos hacer nosotros por los muchos dones que nos has concedido, y especialmente porque te nos entregas sin reserva en la Eucaristía? Asoma muchas veces… Leer más »Actos sencillos de amor a Jesús

Sobre el Corazón de Cristo y su amor por nosotros

Mi Señor Jesús tiene un Corazón más sensible que todos los corazones de todos los hombres buenos juntos. Si un hombre bueno (medianamente bueno) sabe que una determinada persona le quiere, sin esperar satisfacción o premio alguno (ama por amar); y conoce también que esta persona sólo desea que él no se oponga a ser amado, aunque sea de lejos…, no tardará en corresponder a un amor tan desinteresado. -Si… Leer más »Sobre el Corazón de Cristo y su amor por nosotros

Sin oración, nada

El sistema, el método, el procedimiento, la única manera de que tengamos vida -abundante y fecunda en frutos sobrenaturales- es seguir el consejo del Espíritu Santo, que nos llega a través de los Hechos de los Apóstoles: «omnes erant perseverantes unanimiter in oratione» -todos perseveraban unánimemente en la oración. -Sin oración, ¡nada! Más pensamientos de San Josemaría.

Todo tiempo es tiempo de gracia

Cualquier momento es propicio para hacer un propósito eficaz, para decir creo, para decir espero, para decir amo. Aprende a alabar al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Aprende a tener una especial devoción a la Santísima Trinidad: creo en Dios Padre, creo en Dios Hijo, creo en Dios Espíritu Santo; espero en Dios Padre, espero en Dios Hijo, espero en Dios Espíritu Santo; amo a Dios Padre,… Leer más »Todo tiempo es tiempo de gracia