Ven, Señor Jesús: Predicación 1 de 3: Obstáculos a la sanación y la conversión

[Predicación en la Parroquia de la Inmaculada Concepción, en Hialeah, Florida. Julio de 2014.]

Obstáculos a la sanación
(Apuntes de Semper Fiat)

I. La soberbia

1. La soberbia es un obstáculo para la sanación que da DIOS, porque el soberbio apela a sí mismo como su propio médico. Algunos ejemplos sencillos de soberbia:

- El varón que siempre quiere tener el control, y nadie le puede decir que algo hace mal. Y si por acaso reconoce el mal, él dice que él lo arregla. Es decir, se cree en cierto modo omnipotente.

- La mujer que viendo la cantidad de vicios y pecados de su novio, piensa que en el matrimonio lo va a cambiar. Es decir, también se siente en cierta manera omnipotente.

¡Evidentemente quien se siente omnipotente coloca la acción del verdaderamente omnipotente, es decir, de DIOS, en segundo plano!

3. El poder de la soberbia está en que se adhiere al bien. Ejemplos:

- Eres inteligente (es algo bueno)… luego la soberbia hace creerte que tu inteligencia lo puede todo.
- Eres bella (es algo bueno)… luego la soberbia hace creerte que tu belleza lo puede todo.

4. Finalmente, la soberbia te impermeabiliza contra la acción de DIOS. De ahí vienen frases como:

“Yo esos de los retiros no los necesito” [Como si ya conocieras todo lo que DIOS es capaz de dar]
“Yo no necesito que me sanen de nada porque no estoy enfermo” [Como si conocieras todas tus heridas emocionales y espirituales]
“Yo no me confieso con un sacerdote que es igual o más pecador que yo” [Como si el perdón que DIOS da en el sacramento dependiera de la dignidad del sacerdote, y no de su gracia y misericordia], etc…

5. El soberbio no sana porque no reconoce la enfermedad, o reconociéndola no se deja ayudar.

II. La vanidad

La Vanidad es la hija mayor de la soberbia porque también nos retiene ante la ayuda que necesitamos, pero la diferencia está en que la Vanidad lo hace por vía de comparación. Ejemplo: Un matrimonio que participa de una oración de sanación y de liberación. Los dos los toca profundamente el ESPÍRITU SANTO, al grado que la mujer comienza a derramar abundantes lágrimas. El esposo, está a punto de lo mismo, pero al ver que su esposa -¡una mujer!- llora, y ser un machista, retiene las lágrimas por vanidad, porque no quiere hacer el “ridículo”. Y es precisamente mediante ese llanto humilde y totalmente rendido al poder de la gracia, que DIOS quería sanarle. Recomiendo hacer la oración de Santa Catalina de Siena: “¡Señor, dame la gracia del conocimiento de mí misma!” Porque la Vanidad por vía de comparación, siempre termina dándonos una definición falsa de nosotros mismos.

III. El soborno del pecado

1. El tercer obstáculo que impide la sanación de DIOS es nosotros es ¡el soborno!

2. Fray Nelson explica cómo el primero en sobornar es el pecado a través de ciertas ventajas que nos mantienen ciegos a nuestra realidad. Efectivamente el pecado ofrece ciertad ventajas, especialmente al principio, pero sus deseventajas y sus frutos son infinitamente más grandes y terribles. Cuando decía esto me recordaba de la frase de San Juan de Ávila: “¡Oh, pecado! ¿por qué nunca nos dices en qué vamos a terminar?”

3. Uno de los ejemplos que puso Fray Nelson: Sin mencionar su nombre, y pidiendo que no se mencione, hizo referencia a una cantante compatriota suya, es decir, colombiana, que para no dejar de ser relevante cada vez se degrada más en sus letras, vídeos y producciones. Es decir, por mantenerse relevante para que nadie le quite el puesto de fama que ha logrado al principio de forma decente, se deja sobornar y cae en la indecencia del pecado, y termina ciega ante la realidad de su enfermedad.

4. Finalmente mencionaba Fray Nelson que el que se deja sobornar por el pecado al final cae en la prostitución, porque se vende por unas ventajas temporales y engañosas, no sólo por dinero, sino por fama, aprecio, compañía, etc… Y esto le impide escuchar las ventajas de la gracia y sanación de DIOS.

IV. La venganza

1. El cuarto obstáculo que evita que recibamos cualquier tipo de sanación de DIOS es: ¡La venganza o el ajuste de cuentas!

2. Fray Nelson hacía notar que muchos son conscientes de que deben sanar, pero están dispuestos a ser sanados después de saldar cuentas pendientes. El peligro de este comportamiento, es que se condiciona el proceso de sanación a una voluntad ajena, que puede cambiar o no, y que no sólo puede retardar el comienzo de mi sanación, sino hasta puede definitivamente truncar mi sanación porque yo no sé cuánto tiempo más de vida me queda.

3. También Fray Nelson tocó brevemente el dato de cómo este tipo de comportamiento hasta puede ser causa de enfermedades físicas.

4. En conclusión, el que condiciona su conversión a la conversión del otro, ya no se mira así mismo, y terminará ignorando o justificando las propias faltas.

V. La autocompasión

1. El quinto y último obstáculo que mencionó Fray Nelson para evitar recibir cualquier tipo de sanación por parte de DIOS es: ¡La Autocompasión!

2. Hay gente que no sólo no quiere sanar, sino le gusta estar enfermo, porque así recibe un régimen especial, llama la atención y sobretodo, se quita de la responsabilidad de ser un miembro activo de la sanación de DIOS para otros, pues al final se autoconvence de que no hay nadie que sufra más que él; es la víctima por excelencia.

3. En conclusión, el autocompasivo reconoce su enfermedad [aunque algunas las inventa] pero no sale al encuentro de la sanación de DIOS, y mucho menos se pone a disposición de ella, pues le conviene ser el centro de atención y vivir ensimismado.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Catequesis básica sobre sanación interior, 3 de 3

[Guía sobre la sanación interior, con énfasis sobre la famlia. Enseñanzas en una reunión de Pequeñas Comunidades de la Parroquia de San Juan de Ávila, en Bogotá.]

Tema 3: Aspectos prácticos de la sanación

* ¿Cómo podemos acercarnos de un modo más fructuoso al amor de Cristo? ¿Qué podemos hacer en concreo ara facilitar un encuentro más pleno con Él y con su gracia?

Que las potencias del alma se encuentren con el poder de Dios

* Las potencias son posibilidades de acción en las que desarrollamos nuestro ser. Son tres: inteligencia, voluntad y memoria.

* El apetito de la inteligencia es la verdad (conocimiento, certeza, sentido); el apetito de la voluntad en el bien (bondad, belleza, acogida); el apetito de la memoria es el ser (autoposesión, ubicación, poder).

* El uso de la inteligencia es clave para situar en un marco de realidad el problema que tengo en su justa dimensión. Es también clave para acoger con toda su fuerza la Palabra de Dios, por ejemplo, en el hecho importantísimo de que Cristo no tiene asco del pecador ni del enfermo.

* A partir de la verdad así revelada, se da paso al amor de gratitud y el deseo de un bien semejante al bien revelado para nuestra propia vida. En un paso ulterior, la memoria abre generoso espacio a la verdad aprendido y al afecto que ha quedado bien impreso en el alma. De ese modo, todo nuestro ser aprende a adherirse a Cristo

Algunas composiciones de lugar útiles

* ¿Qué son las composiciones de lugar? Son estrategias o maneras de utilizar con sabiduría nuestra imaginación para ser más dóciles a la Palabra y la voluntad del Señor.

* Ejemplos de esas composiciones son: imaginarse la entrega de cada día, o de las propias heridas; o también situarse en pasajes del Evangelio.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Catequesis básica sobre sanación interior, 2 de 3

[Guía sobre la sanación interior, con énfasis sobre la famlia. Enseñanzas en una reunión de Pequeñas Comunidades de la Parroquia de San Juan de Ávila, en Bogotá.]

Tema 2: Pasos de sanación

* La necesidad de sanación no es un pecado pero sí puede ser un factor que propicia, acelera o agrava el pecado.

* El camino de la sanación es eso: un proceso, un recorrido que tiene etapas y por tanto, de manera usual, demanda tiempo. Tratar de acelerar esos procesos o pretender que se ha logrado mucho con poco tiempo fácilmente lleva a un modo de auto-engaño que luego dará paso a una crisis o dolor más grave.

* Los pasos típicos de la sanación son cuatro: (1) reconocer el problema; (2) dimensionarlo, en el contexto de otras necesidades propias y ajenas; (3) recibir AMOR: sólo el amor de verdad, e amor que brota del Corazón Sagrado del Dios hecho hombre, tiene capacidad de sanar, esto es: reconstruir; (4) definir un camino: la sanación es como ser elegido de nuevo y de un modo peculiar, y en la Biblia toda elección orienta hacia una misión.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Catequesis básica sobre sanación interior, 1 de 3

[Guía sobre la sanación interior, con énfasis sobre la famlia. Enseñanzas en una reunión de Pequeñas Comunidades de la Parroquia de San Juan de Ávila, en Bogotá.]

Tema 1: Introducción al concepto y los síntomas

Concepto de sanación interior

* Hay algo que debe ser curado. Usamos un lenguaje metafórico tomado de la realidad física para aplicarlo a otras realidades menos visibles pero no menos reales.

* Hablamos de heridas, como en el caso de los traumas afectivos; enfermedades, que pueden ser contagiosas; graves carencias, al modo de la desnutrición, como falta de afecto o de apoyo; incluso puede hablarse de componentes genéticos que tienen repercusiones como predisposiciones para algunas formas de comportamiento, que pueden ser dañinas.

Síntomas de necesidad de sanación

* Se nota la necesidad de sanación por el examen de una lista de deficiencias, o de anhelos permanente insatisfechos y como inalcanzables: faltas de alegría, paz, fecundidad, resiliencia y de mirada al futuro.

* Daños principales: (1) Con respecto a Dios, la persona no se siente amado como hijo, y no le interesa el reinado de Dios; (3) Con respecto al prójimo, la persona se concentra en sí mismo; el prójimo es visto con indiferencia, o como competencia o como una herramienta; (3) Con respecto a sí mismo, la persona queda encerrada en una tristeza egoísta y estéril.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Sanando el corazón de la familia

[Predicación para la Comunidad Horeb del Minuto de Dios, en Bogotá. Mayo 31 de 2014.]

* Al utilizar la expresión: “el” corazón, tenemos un recordatorio del ideal familiar de unidad y de un sólo amor, en el amor de Dios.

* Por contraste, vivimos tiempos de división: a menudo cada cónyuge intenta asegurar “su” espacio, “sus” derechos, “sus” amistades. Pasa también que los hijos hacen de sus alcobas pequeños imperios en donde se supone que nadie tiene derecho a entrar sin permiso.

* Manejamos muchas máscaras y muchas imágenes falsas: queremos presentarnos como “el hombre de acero,” o como “la eterna víctima.” Otras imágenes frecuentes pero no menos falsas son la del sabelotodo y la de la impecable.

* ¿Por qué usamos esas imágenes y máscaras? Básicamente porque tienen ventajas en términos de controlar situaciones y de manipular personas. Pero esas falsedades son una trampa que nos deja prisioneros de lo que pretendemos ser. Sucede a veces que, cuando se acerca la hora de la muerte, unos y otros sienten que queda muy poco tiempo para decir las palabras sinceras y para reconstruir puentes que derribamos hace mucho tiempo.

* Jesucristo es experto en quitarnos esas máscaras, sobre todo a través de tres caminos:

(1) Hay poder de sanación en su voz, en sus manos, en el fuego de su Amor. En general, los enfermos se arriesgan a mostrar sus heridas si saben que van a ser curadas.

(2) Su palabra y su ejemplo nos atraen a la santidad (en la verdad) y nos llaman a la conversión de nuestros pecados.

(3) A menudo, Él mismo nos interpela y denuncia nuestras incongruencias, arrogancias y mentiras. No confundamos sin embargo la acusación, que es lo propio del diablo, y que pretende hundirlo a uno en la culpa, con la denuncia, que es lo propio de Cristo y los profetas, y que quiere liberarlo a uno del lastre del pecado.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Qué es ser cristiano, 07 de 16, Descripción general de los procesos de sanación

[Serie de catequesis para las Monjas Dominicas del Monasterio de la Madre de Dios, en Baeron, Jenchen, Corea del Sur. Cada predicación fue traducida del español al coreano frase por frase, lo cual da un ritmo diferente a esta serie.]

Tema 7 de 16: Descripción general de los procesos de sanación

* Debilidad, dolor y decaimiento: tres señales propias de la enfermedad física. Las encontramos también en la sanación interior.

* ¿Qué cosas producen daño interior? Traumas, injusticias, inseguridad; sentirse no-valorado; no encontrar un propósito en la vida; percibir que la propia palabra u opinión no importa.

* ¿Cuál es el camino ordinario de la sanación? Empieza por el encuentro con la verdad, es decir, el reconocimiento de que hay un problema y de que necesitamos ayuda. A partir de ese comienzo viene un proceso que implica dejarse iluminar por la Palabra, y recibir con gratitud y apertura el Amor de Dios. Necesitamos luego ser acompañados, y tomar resoluciones que nos permitan mirar más hacia el futuro y menos hacia el pasado.

* Cristo hace brillar este ministerio sobre todo para aquellos que están en lo que el Papa Francisco llama las “periferias existenciales”: pobres, niños, leprosos, mujeres, publicanos, extranjeros.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Qué es ser cristiano, 06 de 16, La sanación: su importancia y sus límites

[Serie de catequesis para las Monjas Dominicas del Monasterio de la Madre de Dios, en Baeron, Jenchen, Corea del Sur. Cada predicación fue traducida del español al coreano frase por frase, lo cual da un ritmo diferente a esta serie.]

Tema 6 de 16: La sanación, su importancia y sus límites

* El conocimiento de sí mismo ante Dios implica el reconocimiento del propio pecado, frente a la santidad de Dios. Tal experiencia puede ser abrumadora y generar desaliento frente a la propia nada.

* La santidad de Dios abruma y a la vez, su misericordia nos atrae. La propuesta de Dios es demasiado para mí pero la compasión de Dios es todo lo que necesito. Esta compasión se hace particularmente evidente en la sanación.

* VENTAJAS o BIENES que trae el ministerio de la sanación a la evangelización:

1. La sanación atrae multitudes.
2. Hace que sepamos que sí le importamos a Dios.
3. La certeza interior que deja el ser curado es irrebatible: el bien es más fuerte que el mal.
4. Revela el amor preferencial de Dios por los excluidos de este mundo.
5. La sanación, en fin, es símbolo de la realidad interior que Dios quiere sanar.

* Se presentan también LÍMITES e incluso DESVENTAJAS en cuanto al ministerio de la sanación, sobre todo dos:

1. La gente quiere sanarse pero no necesariamente convertirse.
2. Hay una especie de “adicción” a saberse atendido e importante, y por ello hay gente que está siempre sanándose.

* Requerimos, entonces, de una postura equilibrada, reconociendo la realidad y el poder de la sanación para la extensión del Evangelio, sin caer sin embargo en la idea de que la evangelización entera se reduce a la sanación.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Doctrina Espiritual de Santa Catalina, 06 de 10: Conocimiento de sí, parte 2 de 4

[Serie de reflexiones para la Asociación de Vírgenes Seglares Dominicas, en Colombia.]

Tema 6 de 10: Conocimiento de sí, parte 2 de 4

* Hay una especie de anillo exterior de maleza que rodea la casa del conocimiento de sí. Pero una vez dentro de la casa, hay también obstáculos interiores, sobre todo máscaras y prejuicios. Estos obstáculos suelen venir de nuestro pasado. Son comportamientos a los que nos hemos acostumbrado por la presión de situaciones o personas, y que luego se han quedado a vivir en nuestra casa interior.

* Este tipo de comportamientos asumen el control sobre una parte o mucho de lo hacemos, pensamos o decimos. Son como tiranos que frenan el señorío de Cristo en la propia vida. Son como piezas de absurdo que se instalan como contradicciones permanentes de nuestros mejores propósitos.

* Sin pretender hacer una lista exhaustiva, deben contarse entre los obstáculos interiores los siguientes:

(1) Desquites: Tendencias a hacer justicia en la propia vida de las carencias o injusticias padecidas.

(2) “Inversiones”: Conjunto de actos y comportamientos con los que uno intenta “comprar” la atención, el cariño o la aprobación de otros.

(3) Temores: Heridas permanentes que el miedo dejó en la propia vida.

(4) “Demostraciones”: Actitudes y comportamientos que intentan probarle a alguien, incluso ya ausente o difunto, que uno no era lo que ellos pensaban de uno.

(5) “Urgencias”: Dependencias, de tipo orgánico o emocional, que generan deseos irreprimibles e ingobernables.

(6) Inseguridades: Marcas profundas que la duda o la desaprobación dejaron en la vida.

* A medida que estos obstáculos, que son como un “anillo interior,” van siendo desenmascarados y superados, se despeja el camino hacia el verdadero conocimiento de sí mismo.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

LA GRACIA del Miércoles 15 de Enero de 2014

Sanando nuestros cuerpos, Cristo muestra qué quiere hacer en nuestras vidas.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

[REPRODUCCIÓN PERMITIDA - Ayúdanos a divulgar este archivo de audio en las redes sociales, blogs, emisoras de radio, y otros medios.]

Teología de la Sanación, 4 de 4, Contagio de Vida

[Retiro para la Comunidad Parroquial de "El Señor de los Milagros" en Santa Marta.]

Tema 4 de 4: Contagio de vida

* Ejercicio de “Lectio Divina” a partir del texto del encuentro entre Jesús y el leproso que le suplica: “Si quieres, puedes sanarme.”

* La Ley de Moisés prohibía que el enfermo tocara al sano, porque el enfermo contagiaría de su mal al sano. Jesús muestra que existe el contagio del bien: su salud contagia al leproso, es decir, lo sana.

* Y contagiados por el bien de Cristo, somos capacitados para contagiar a otros: eso se llama evangelización.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window

Teología de la Sanación, 3 de 4, Comienzo de un lenguaje entre Dios y el hombre

[Retiro para la Comunidad Parroquial de "El Señor de los Milagros" en Santa Marta.]

Tema 3 de 4: Comienzo de un lenguaje entre Dios y el hombre

* Para mucha gente la sanación es como el culmen de su relación con Dios. Sentirse libres de sus limitaciones y enfermedades es lo que más anhelan y por eso, si Cristo les concede esa deseada curación, ello parece como la cumbre y el máximo de su experiencia del amor divino.

* Lo que leemos en la Escritura es muy diferente. Sanarse, sentir la caricia de Dios Padre, poder asirnos a su mano extendida y amorosa, es sólo el comienzo. Cristo no quiere solamente reparar el barco: quiere darle luz y salud al piloto.

* Cabe suponer, incluso, que en su providencia, Dios retrasa algunas de las peticiones que le hacemos porque no nos ve listos para administrar los bienes que Él mismo quiere darnos.

* Avanzar en la sanación consiste, entonces, en no interrumpir la obra divina: al curarnos, él estaba renovando nuestro ser; que esa renovación llegue hasta lo profundo de nuestra alma y de cada una de nuestras decisiones.

 

Para descargar este archivo, haz click derecho aqui, y escoge: Guardar como... | Open Player in New Window