Sabia Cristo sobre su forma de muerte?

Estoy recibiendo un curso de Cristología, me gusta mucho… Ayer debatíamos sobre algunas cosas, tengo mi opinión, pero me gustaría saber que piensa al respecto:

1. Sabía Jesús que iba a morir?
2. Sino es así, cuándo se enteró?
3. Sabía cómo iba a morir?
4. La Cruz ya estaba destinada por Dios padre para la muerte de Jesús?

Espero me pueda orientar, he leído ya algunos numerales del CIC y también otro libro de Cristología aparte del que estamos leyendo en el curso. Pero aun no tengo seguridad acerca de las respuestas… Mil gracias, saludos desde Guatemala!

* * *

Saber que uno muere es algo que sucede relativamente pronto en la infancia. La afirmación de la verdadera humanidad de Cristo y lo que dice San Lucas, que él creí en edad, sabiduría y gracia, hace suponer que tuvo esa conciencia en algún momento de su edad consciente.

No es ilógico suponer que Cristo vio venir la muerte de Cruz. Era la muerte reservada para los rebeldes al imperio, y como aquellas autoridades judías no podían dar muerte por sí mismos, era lógico que mataran por mano de los romanos, y eso apuntaba hacia la Cruz.

La palabra “destino” tiene muy poco lugar en una perspectiva genuinamente bíblica y de fe cristiana. “destino” suena a alguien que ya vio la película y que cuenta el final, o que manipula las cosas para que acontezca algo. La manera como Dios obra no es esa. pero hay algo que podemos asegurar: de esa manera de muerte vino gran gloria para el Hijo y para Dios, su Padre; y vino gran bien para nosotros.

La fe de Jesus

Siempre escucho su predicación por Internet. En mis reflexiones sobre la fe, he caído en cuenta que las predicaciones o escritos nos hablan de la fe en muchas personas de la Biblia, (en una cartilla que sacó la conferencia episcopal de Colombia); la fe de Nuestra Señora, la fe de los apóstoles… pero nunca he oído ni leído de la fe de Nuestro Señor Jesucristo. Mi pregunta: ¿Jesús tuvo fe al estilo nuestro? Muchas gracias, Fray Nelson. Bendiciones en su predicación itinerante. –Berta G. Acero Gutiérrez op.

* * *

La respuesta breve es: no.

La fe sucede en nosotros por la acción iluminativa y persuasiva del Espíritu Santo a partir del testimonio exterior que dan la creación, la palabra de predicación y las vidas de los santos. Ahora bien, el modo de unión del Espíritu a nuestra mente y corazón es sublime pero de ningún modo comparable con la unión perfectísima que se da en la Persona de Cristo, que por eso es llamada unión hipostática, es decir, en un solo sujeto. El modo de nuestro conocimiento en la fe no puede entonces compararse de ninguna forma con el modo de conocimiento que Cristo tenía de Dios y lo divino. Por eso en Cristo no hubo propiamente fe. Esto no implica ningún detrimento a su naturaleza humana de Cristo porque lo único que se afirma es que esa naturaleza, por su unión hipostática con la naturaleza divina, conoce y quiere de un modo humano a una escala divina.

Por otro lado, debe recordarse que en la fe hay una dimensión existencial que suele expresarse con la palabra “confianza.” Creer no es solamente saber sino también entregarse, confiar. Y esa confianza, precisamente como perfecto abandono en Dios Padre, está plenamente presente en Cristo. Esta dimensión existencial hace que Cristo sea verdaderamente modelo, referencia y líder en nuestra manera de creer, no por lo que conoce ni como lo conoce, sino por la donación de sí mismo en absoluta confianza de amor y obediencia al Padre.

¿Es libre el que no puede pecar?

“Si Jesús no podía pecar no era auténticamente libre, ya que no podía elegir con libertad hacer el bien o el mal” ¿Cómo se responde a eso? Gracias. J.B.

* * *

Esa noción de libertad implica que todas las opciones deben estar en pie de igualdad para que uno sea libre. Es fácil ver que tal noción es errónea. Si un papá no ha sentido ganas de violar a su bebé, ¿diremos que no es libre porque esa opción nunca la ha considerado ni nunca le ha atraído? Los que nunca hemos pensado y deseado matar al presidente tampoco somos libres porque esa opción no la hemos tenido. ¡Absurdo! La libertad no consiste en tener muchas opciones, ni en considerar muchas opciones, ni en desear muchas opciones. Llamamos libre al que busca caminos para un bien porque si alguien está pensando cómo encadenarse a un vicio lo consideramos esclavo de ese vicio y no persona libre. por eso nadie más libre que Cristo: libre para el máximo bien de la mejor manera.

Es el relato del Genesis un mito?

Fr. Nelson, el relato del Génesis puede entenderse como un mito? – M. Ceballos.

* * *

La palabra “mito” suele entenderse como fábula o aún peor, como engaño. Ninguna de las dos cosas es el Génesis. Es un relato que enseña verdades profundas en un lenguaje que no tiene aspecto ni presunciones de científico. Para aprovechar el texto del Génesis, como en realidad sucede con toda forma de literatura. Si yo leo que un poeta le escribe a su amada y le dice “las perlas de tu dientes…”, y me pongo a burlarme porque afirmo que ese poeta es un tonto que no sabe que los dientes no están hechos de perlas, lo único que estoy demostrando es mi torpeza al leer poesía.

En el mismo sentido, el Génesis, concretamente en sus capítulos iniciales del 1 al 11, es una narración que quiere dejarnos una buena cantidad de enseñanzas profundas: sólo hay un Dios, único creador; el mal surge del abuso de la libertad, primero en los ángeles y luego en los hombres; la rebeldía contra Dios produce hostilidad en nuestra manera de relacionarnos con la naturaleza y sobre todo engendra división y odio entre las personas. Este es el tipo de enseñanzas que a través de un lenguaje hermoso, sencillo y a la vez sugerente trae el Génesis, y por eso mismo, tal es su espacio de verdad, lejos de fábulas y de engaños.