La Caída de Luzbel

Estimado Fray Nelson: Tendría la caridad de explicar cuál es el origen de la enseñanza sobre la caída de Luzbel y su ejército de ángeles (ahora demonios)… es decir, existe un documento escrito sobre el tema, o es mas bien parte de nuestra tradición Católica? Yo lo he escuchado algunas veces, pero nadie ha aclarado, por ejemplo, según san… o esto está escrito en tal parte. Le agradezco mucho! Muchas bendiciones, fray Nelson! — A.L.

* * *

Un buen punto de partida es lo que nos enseña el Catecismo, que es tan claro en tantos temas, y que adem´s demuestra que la base es completamente escriturística: Esta es la ubicación del tema:

PRIMERA PARTE: LA PROFESIÓN DE LA FE / SEGUNDA SECCIÓN: LA PROFESIÓN DE LA FE CRISTIANA / CAPÍTULO PRIMERO: CREO EN DIOS PADRE / ARTÍCULO 1: «CREO EN DIOS, PADRE TODOPODEROSO, CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA» / Párrafo 7: LA CAÍDA / II La caída de los ángeles

La pregunta planteada se encuentra expresamente en los numerales 391 a 394; sobre todo el 392:

391 Detrás de la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf. Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf. Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado Satán o diablo (cf. Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios. Diabolus enim et alii daemones a Deo quidem natura creati sunt boni, sed ipsi per se facti sunt mali (“El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos”) (Concilio de Letrán IV, año 1215: DS, 800).

392 La Escritura habla de un pecado de estos ángeles (2 P 2,4). Esta “caída” consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: “Seréis como dioses” (Gn 3,5). El diablo es “pecador desde el principio” (1 Jn 3,8), “padre de la mentira” (Jn 8,44).

393 Es el carácter irrevocable de su elección, y no un defecto de la infinita misericordia divina lo que hace que el pecado de los ángeles no pueda ser perdonado. “No hay arrepentimiento para ellos después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte” (San Juan Damasceno, De fide orthodoxa, 2,4: PG 94, 877C).

394 La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama “homicida desde el principio” (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre (cf. Mt 4,1-11). “El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo” (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.

¿Cómo se construye confianza?

Fray, ¿Qué dirías ante esta pregunta : cómo se construye la confianza? — L.V.

* * *

Quizás lo mejor es partir de una base: lo primero que hacemos al llegar a esta vida–y tampoco es que tengamos otra opción–lo primero es siempre CONFIAR. La condición de necesidad, en realidad, de absoluta indigencia, del bebé sólo deja la opción de entregarse confiadamente a sus padres, y en particular, a la mamá. Esa confianza inicial es la que va a establecer los códigos iniciales y básicos de comunicación entre madre e hijo: en el intercambio de cariño y cuidado, el bebé descubre progresivamente, junto con los bienes recibidos, el sentido del lenguaje hablado. Y así se inicia su sentido sobre lo que es bueno y lo que es malo. No es extraño entonces que Jesús nos haya dicho que tenemos que ser “como niños” para entrar en el Reino de los Cielos (Mateo 18,3) : el modelo de nuestra relación con Dios ha de estar marcado por una confianza sin restricciones.

Observemos que lo que da origen a la confianza, a más largo plazo, es el encuentro entre una necesidad y una ayuda oportuna y sin engaño. Dicho de otro modo: es la combinación de bondad y verdad. Cuando recibimos algo bueno, y cuando vemos que hay transparencia y en este sentido verdad en la intención de quien lo da, sentimos que podemos confiar un poco más en esa persona. No es un proceso instantáneo ni automático: es algo que toma tiempo, perseverancia, coherencia interna. Pero sobre todo: es algo que se puede lograr.

Por la misma complejidad y duración del proceso de creación de confianza uno ve qué fácil es destruir lo que con tanto esfuerzo se ha conseguido. Cuando lo que uno recibe no es bondad sino daño, por ejemplo en forma de traición, o cuando uno descubre que no hay verdad sino falsas intenciones, la confianza se agrieta rápidamente. Reconstruirla tardará todavía más tiempo. Y sin embargo también esto es posible.

Una breve palabra sobre la confianza en sí mismo. Es una expresión que hay que saber entender. Tener conciencia humilde, responsable y agradecida de los dones y talentos que uno posee es cosa muy buena. Si por el contrario, llamamos “confianza en uno mismo” a una especie de vanidad, arrogancia, o soberbia enceguecida que niega las inmensas deudas que tenemos con Dios, con nuestros progenitores y maestros, y con la sociedad en general, para instalar un egoísmo craso, esa supuesta confianza es un pretexto que no merece respeto.

La confianza en sí mismo parte de reconocer con VERDAD el BIEN que uno está posibilitado y en cierto sentido obligado a buscar, no como exigencia externa sino como llamado interno, que ciertamente tiende a la plenitud de la realización personal, también de cara a la sociedad. También aquí son la verdad y la bondad las que han de salir a luz y dar pleno fruto.

La Biblia “Inclusiva”

Buen día, fraynelson: ¿es cierto que esta Biblia [la llamada “Inclusiva”] está en el mercado y que ha sido manipulada por la comunidad LGTB? –E.V.

* * *

Primero una anotación al margen: no hagamos el juego a quienes hablan de “comunidad” LGBT como si se tratara de un grupo unido, compacto y con una estructura viva. La realidad es que muchas personas que experimentan deseos homosexuales, bisexuales o parecidos, no sólo NO se identifican con lo que proponen los propagandistas del lobby LGBT sino que ven con claridad que los están utilizando para propósitos políticos y de poder.

En cuanto a la palabra “inclusivo,” es otra traición o trampa al lenguaje. El término sugiere amplitud, tolerancia, mente abierta, tal vez con un matiz de misericordia y acogida. Es una de esas “palabras-bandera” que sirven para hacer propaganda y que tienen la característica social de resultar casi irresisitibles porque, al fin y al cabo, si uno no es “inclusivo” se supone que es “excluyente” y eso significa: intolerante, cargado de odio, prejuicios y capacidad de torturar inocentes.

En el ámbito de la Biblia y la teología se supone que una traducción es “inclusiva” si logra “liberarse” de las limitaciones culturales que se supone tendría la Biblia en cuanto tal. Por ejemplo, ya que habla de Dios como PADRE entonces la traducción inclusiva dirá Dios “Progenitor” o tal vez alterne Madre y Padre, o inventará otra cosa.

Así que la respuesta final es sencilla: No sé si tal Biblia está o no en el mercado. Pero si es una Biblia «inclusiva» no es la Palabra de Dios.

¿Hay algo de veras religioso en el libro del Cantar de los Cantares?

Es extraño por lo menos que se use el Cantar de los Cantares para propósitos religiosos porque en ese libro no se menciona a Dios, ni a Israel y porque sòlo se habla del amor humano, aunque se intenten hacer nterpretaciones del amor de Dios con el humano. ¿Qué decir al respecto? –L.V.

* * *

¿El hecho de que no se mencione a Dios lo excluye? Una cosa es excluir y otra cosa es no mencionar. Si uno en una conversación ni menciona a Pitágoras. ¿Significa eso que uno es anti-pitagórico?

Supongamos que entro a un convento de religiosas. Me siento en la sala. Me quedo mirando un cojín bordado. Observo que el cojín no dice Cristo, ni María ni Iglesia ni Eucaristía en ninguna parte. El bordado es como de unas hojas y ramas. ¿Es lícito sacar la conclusión de que en ese convento hay lugares sin Dios? Ese cojín está en una sala, que está en un corredor, que está en un convento que fue construido para darle la gloria a Dios. Ciertamente importa la ubicación (el “contexto”) del cojín, y de la sala dentro del convento.

Con respecto al Cantar, debemos preguntarnos por qué un pueblo que le da el primer lugar a Dios, hasta el punto de que no exalta a sus propios lideres (como sucede en todos los pueblos), admite un escrito como este? Las únicas respuestas posibles son: porque hay una bondad intrínseca en el amor humano–que tiene su fuente en Dios creador–o porque hay también una comparación hermosa y lícita con el amor entre Dios y su pueblo.

Este último punto tiene más peso cuando nos damos cuenta que en la predicación de los profetas MUCHAS veces se compara el amor de Dios por su pueblo con el de un Amado por su Amada. De modo que las metáforas de amor de pareja son algo MUY frecuente en la Biblia.

En un libro, o colección de libros, como es la Biblia, hay muchos textos que hablan del amor de Dios en términos del amor de un novio o esposo; el Cantar entra en esa lógica sin violencia.

Ahora bien, tampoco es indispensable forzar en cada versículo la interpretación religiosa pero es claro que excluirla por sistema es arbitrario e ideológico. Lo mejor, y es lo que proponen todas las biblias católicas actuales, es reconocer las dos interpretaciones, ver que no se excluyen sino que en cierto sentido se reclaman y complementan.