Ya llega la cuaresma!

La palabra menos simpática pero más necesaria en todo el Evangelio es la que nos saluda y abre la cuaresma: CONVERTÍOS.

Si tan solo recordáramos esa palabra con la frecuencia necesaria, casi todos los males retrocederían y casi todos los bienes abundarían entre nosotros.

Corrupción, injusticia, abuso, bullying, pornografía, violencia… ¿qué son, sino imperio del pecado? ¿Y qué es la conversión sino resolución firme, inspirada y sostenida por Dios, para dejar nuestros caminos retorcidos?

La predicación debe anunciarlo y la vida debe hacerlo patente: solo la conversión trae novedad. Cambiar el nombre al pecado para que no parezca pecado no cambia la realidad ni la crueldad del fruto ponzoñoso que trae inevitablemente el pecado.

Así por ejemplo: llamar “interrupción voluntaria del embarazo” al aborto no ha impedido sino facilitado que se asesinen millones de inocentes. Y ese lenguaje, engañosamente dulce, no ha resucitado a ninguno de los asesinados.

Llamar las cosas por su nombre, y luego: arrepentirnos de nuestras culpas. Ese es el camino. Lo demás es estrategia del demonio. Desventurados los que le hagan caso. felices los que obedezcan en cambio al llamado del amor de Dios.

Preparamos el corazón a la venida del Dios-Hombre

“En el encuentro sacramental con el penitente, en virtud de la propia Encarnación, Muerte y Resurrección, Cristo se hace compañero de cada hombre, se sumerge en las profundidades del pecado y lo derrota de nuevo con el poder de Su Resurrección. En este dulce encuentro de misericordia, el penitente reconoce en la humanidad consagrada del confesor la presencia del misterio; es más ve esta humanidad totalmente definida por Cristo, tanto de buscar con seguridad el confesor, aunque sin conocerlo personalmente; también el penitente se reconoce a sí mismo culpable de la Cruz del Señor, a causa de los propios pecados, que confiesa y entrega a los pies de aquella Cruz; en fin, invoca la Sangre de Cristo Redentor, para que renueve en él la gracia bautismal, haciéndolo “creatura nueva”…”

Haz clic aquí!